A to Z (De la A a la Z) ¿Basta con un piloto cuqui?

2 sep logo

La pasada semana NBC filtró el piloto de A to Z (de la A a la Z) una nueva comedia que reúne para la nueva temporada a Ben Feldman (el irreverente Michael Ginsberg de Mad men) y Cristin Milioti (“la madre” de Cómo conocí a vuestra idem). El showrunner es Ben Queen, y cuenta con la producción de Rashida Jones (oh Ann Perkins, you beautiful tropical fish)

La serie, como explica una voz en off antes de empezar, narra exhaustivamente la relación sentimental entre Andrew y Zelda ( de ahí la A y la Z, desternillante) en sus casi nueve meses de duración. La voz en off es la de Kate Sagal (Sons of anarchy)

El piloto, obviamente, nos cuenta como se conocen, cargándolo todo de luz, colorido y fuegos artificiales. Amor idílico, ideal y muy cuqui. Si lo he escrito bien, cuqui. Este es el mejor adjetivo para describir la serie.

Los protagonistas no son atractivos, son cuquis. Sus trabajos (el trabaja en una web de citas y ella es abogada de las que solo lleva caso buenos) son cuquis. Su amigos están a su alrededor solo para hacer que ellos luzcan mejor, y también son cuquis. Hay que remarcar la excelentísima química entre Ben Feldman y Cristin Milioti.

Todo es ideal pasteloso y requetebonitisimo, como debe ser en toda comedia romática.

beso

Si fuera una peli de este género, sería perfecta. De diez. De las que usas cuando estas deprimida con tu pijama de peluche del Primark, tu bol de palomitas y tu paquete de kleenex.

Pero no es una película, es una serie. La duda que genera entonces es: ¿tiene potencial para ser algo más que un piloto cuqui? Una serie necesita no solo una buena idea inicial, sino la posibilidad de que esa premisa general mantenga dignamente un recorrido a medio, largo plazo. Si tienes éxito la cadena va a querer exprimir la gallina de los huevos de oro y la serie puede quedarse vacía en nada de tiempo (ej. Como conoci a vuestra Cristin Milioti)

Igualmente hay series una fuerte premisa inicial pero que en seguida pierden fuelle porque las tramas secundarias no ayudan lo suficiente a la historia en los capítulos centrales de cada temporada. Creo que este puede ser el caso de esta serie, cuyo universo no esta demasiado bien definido en el piloto. Creo que se puede quedar a medio camino por no tener demasiado que contar; los secundarios son importantes en el éxito de una serie, esto es algo que a veces se pierde de vista y creo que es algo a solucionar en este piloto.

Como siempre necesitaremos tres o cuatros episodios para ver por donde va realmente la serie, y si tiene calidad suficiente para entrar en mi “cartera de comedias”. Sería de agradecer, ya que con todas las canceladas o terminadas tengo pocas series que me hagan reir. En general es una comedia ligera y blanca que puede ser agradable de ver si encuentra su equilibrio.

Recomendable si te gustan las series cuquis y los pijamas de peluche. Abstente si crees que Hank Moody es el mejor.

Nos vemos en tu serie o en la mía

p.d. para aquellos amantes de Mad Men que deseen ver la serie, espero que no les ocurra lo que a mí, que no me arranque las últimas imágenes de Ginsberg y su “regalito a Peggy” de la cabeza. Que horror. (ojo spoiler)

 

Los Emmy bien, gracias. Resumen y crítica a los premios de la TV

27 ago Bryan-Cranston-Breaking-Bad-Kisses-Julia-Louis-Dreyfus-The-Veep-At-The-Primetime-Emmys-2014-660x330

 

Ayer vi la ceremonia de los Emmy; por describirla en tres palabras podríamos decir que fue sosa, previsible e insustancial.

Ya el hecho de celebrarse un lnes le quitó lustre, pero la realización y el presentador tampoco le hicieron un gran favor a la gala.

No hubo momentos excesivamente emotivos, ni el homenaje de Billy Cristal a Robin Williams logró emocionarme) no hubo premios polémicos, no hubo discursos polarizantes, no hubo chistes ofensivos. En resumen, los Emmy bien gracias.

Seth Meyers me pareció aburrido y poco suelto, los chistes quizá fueron demasiado internos para que el yankie medio los cogiese, aunque tuvo sus pequeños momentos.

Los premios fueron previsibles en general, lo más arriesgado de ellos fue poner a Orange is the new black como comedia en vez de drama y a True Detective como drama en vez de miniserie. En ambos casos Netflix y HBO se la jugaron, y en ambos casos perdieron estrepitosamente, a favor de, la ya cansina, Modern Family y sobre todo de Sherlock, que se vio coronada con 3 premios y gracias a Dior que estaba Moffat por allí, que sino se marcan un” Maggie Smith” con todos los premios. Esa flema british. Cómo me pone.

breaking-bad-cast-emmy-reaction-press-room

LO POSITIVO

Me encantó True detective, y sus protas, pero la noche del lunes era para Breaking Bad. Anna Gunn y Aaron Paul (en un más que sospechoso estado) recogieron sus merecidos premios, a la par que lo hizo Brian Cranston con la sala en pie y una (como me gusta esta expresión) cerrada ovación. De igual forma ganaron el Emmy al guión y a mejor drama. Noche redonda y broche de oro para la serie (estoy on fire con las frases hechas)

También ganó Juliannna, si la de de Good Wife, esa. No puedo decir nada, me emociona solo verla (no tanto su vestido de dominatrix) ya que soy fan suya desde que era la enfermera Hathaway en Urgencias (Iaaar para los cultos) y no llevaba peluca sino su pelazo natural. Irrepreochable su premio a una actuación madura y llena de matices, en especial en esta brillantísima temporada.

Mi (otra) actriz favorita Allison Janney, también ganó; pero ella es mejor que elresto y ganó dos Emmy. Uno por actriz invitada (que realmente significa soy lo mejor de la serie) por Masters of sex y otro por actriz secundaria ( que también significa soy lo mejor de la serie) por Mom. La serie es detestable, otra de Chuck Lorre, pero ella salva los muebles. Allison Janney, que ya tiene 6 (si seis) Emmys debería ganar todo a lo que se presente, ya sea esto o la porra de tu oficina. Seguro que si ella ayudase con la quiniela acertábamos más de cinco. Es una grande. Tiene garra, tiene gracia, tiene fuerza uhuhuhuhuh (Jose luis Moreno style)

Y de una pareja de damas a otra, Cathy Bates y Jessica Lange. La segunda representa el glamour del mundo, la segunda nos representa a todas las demás. Maravillosas ambas, cada una en su estilo, divas ambas, merecedoras ambas.

Otro de los premios que más disfrute fue de el mejor guión de comedia para Louis CK. Me molesta que digan que no hace comedia solo porque no sea el humor fácil de Chuck Lorre. La cmedia es ácida, dura realista y a veces hace pupa, y eso es lo que hace Louie, mi comedia favorita junto con Parks and Recreation. En especial me emocionó que ganase el premio por el episodio “ So did the fat lady” cuyo plano secuencia final es de lo mejor de este año, más aún teniendo en cuenta el hecho de que uno de los más sinceros momentos de un personaje femenino en televisión de los últimos años, lo ha escrito un hombre. Im-presionante.

También me gustó que los estrellitos de Hollywood no se llevaron nada, ni la Roberts, ni Rufallo, ni demás coleguillas…estos premios son de la tele, no vengan a abusar.

Ah el beso de Cranston a Louis-Dreyfus fue enorme, enorme…

modern

 

LO NEGATIVO

El aburrimiento general de la gala, el horrible, horrible número musical, Andy Samberg haciendo el canelo (reconozco que me hizo gracia al llorar a Lena Headley) pueden ser los peores momentos. Ah y Lena Dunham, en si misma. Su vestido, su pelo, su maquillaje y sí, su serie. No la soporto.

Y Mad Men un año más sin premios, quizás con suerte en su última temporada, se recompense a esta gran serie, tan denostada en los últimos años. Y al pobre John Hamm. Solo me queda la esperanza.

El discurso del presidente de la academia, normalmente aburrido, fue lo más polémico al subir a Sofia Vergara a una plataforma vibratoria, para que la gente no cambiase de canal mientras hablaba; conforme lo estaba viendo imagine la oleada de críticas feministas al mismo. Creo que erró en no subir a Mathew McConaughey con ella a la plataforma, o a Manganiello. Todos hubiésemos disfrutado y no hubiese pasado nada. Quizá con la crisis cmpraron la plataforma pequeña, y solo les cabía uno.

worst-dressed-emmys-2014-600x450

Los premios de comedia no fueron malos, fueron más de lo mismo; como cada año ganaron uno de Modern Family (van rotando) y Sheldon. Como siempre. Para que cambiar. Sheldon es un personaje enorme, carga a su espalda la serie entera y la levanta, pero parece que no hay más gente en el mundo. Pero no seamos hipócritas, si Cranston ganó un pilón de Emmy, Jim Parsons también tiene derecho. Aunque a mí me guste Louis CK. Igual sucedió con la ganadora a protagonista de comedia. Nadie puede batir a la Louis-Dreyfuss, menos ahora que es una super woman besada por Brian Cranston. Me da igual, querida Julia tendrás un Emmy pero no molas como Amy. Poehler. O Beyoncé, como le llaman sus amigos.

También en mejor comedia ganó Modern Family, adiós Emmy para Orange is the new black, y The Normal Heart se llevo el de Tv Movie.

Un triste premio a mejor dirección para True Detective, al que se reprendió por errar la categoría, terminó hundiendo el, para mi mejor estreno del año. Aunque tampoco mi segundo mejor estreno Fargo se llevó todo lo que merecía, aunque los premios de mejor guión y mejor miniserie no supieron tan a poco después de todo (una pena Alison Tollman, un respiro que no ganase Colin Hanks)

january

En el apartado moda y complementos hubo, as always, mucho glamour, ellos muy guapos (McConaughey el mejor), ellas algunas monísimas, como January Jones o Lena Headley, otras como Lena Dunham, Sarah Paulson o Christina Hendricks podrían haberse mirado al espejo antes de salir de casa. Mi madre no se lo hubiese permitido. Eso ni que obligasen a Alison Janney a dar un premio junto a Octavia Jones. Eso es de desalmados cabrones. Ah perdón, que olvidaba que habla de la industria televisiva

 

Nos vemos en tu serie o en la mía.

Cansancio seriéfilo: Un verano de series de garrafón

21 ago 25LEFTOVER1-master1050-v2

Recién retornada de unas largas, y merecidas, vacaciones, os escribo este breve post para sacarme una espinita que tengo clavada hace meses.

Con el final de temporada allá por junio, una vez terminados los post de Revenge y Mad Men para Series de Bolsillo, me di cuenta del enorme agotamiento en el que había caído respecto a las series.

Cierto es que las series de verano no suelen llegar al nivel de las de invierno, pero el nivel era tan ínfimo que me descubrí sin ganas de hablar de ninguna de las series que se encontraban en parrilla. Comenté el inicio de Leftovers y poco más y decidí darme unas largas vacaciones blogueras porque, si hay que escribir se escribe, pero escribir pa ná es tontería.

Como en el resto de facetas, los bloggers en verano vivimos obsesionados por ver nuevas series o tener noticias sobre las producciones de las nuevas temporadas de series veteranas que nos llegarán en septiembre. Creo que al final lo único que hacemos es caer en el puntillismo comentístico (toma palabro inventado) al no tener realmente nada jugoso que contar.

Por ello decidí hacer objeción de conciencia y contaros todo lo que podía haber inflado con paja, en un solo post.

En base a ello os contaré mi verano de series en pocos titulares:

NOVEDADES

-Halt and Catch Fire: serie nueva de AMC sobre la revolución informática de los 80. Lenta, guión magnético, música brutal, producción preciosista. Personajes apasionantes e intensísimos. Recién renovada para una segunda temporada. Me encantó, pero no es apta para todos los paladares.

-The Leftovers: Caótica e irregular. La mitad de la trama es basura, la otra mitad es intimista, cruda y descorazonadoramente brillante. Pensé que la abandonaría al tercer episodio. Ahora espero los lunes para verla. Para saber más de ella leed mi crítica del piloto.

-The Strain: Una especie de Helix, pero con un virus que convierte a la gente en vampiros, por lo visto. El piloto me pareció excesivamente largo. Odiar a Corey Stoll y su peluca hizo que no siguiese adelante. No sé si mola o no. Punto favorable, sale David Bradley.

-Manhattan: Sobre los científicos que desarrollaron la bomba atómica en un campamento militar en el desierto. Producción cuidada. Buenos actores y personajes. Demasiado angustiosa, triste y oscura para lo que me apetece en verano. La guardo para otro momento aunque creo que es de estas series que siempre da pereza ver por lo requeteintensísimas que son. Como diría Alaska, no quiero más dramas en mi vida.

-Tyrant: sobre un médico americano que vuelve con su familia a su país de origen, en Oriente Medio, donde resulta ser un príncipe. No penséis en Aladdin, es más bien Dinastia o Scandal cargadas del polvo del desierto. Solo soporté el piloto. Madrecita que horror.

Tengo cosillas pendientes como Extant, The Knick o You are the worst, espero echarles un ojo antes de la avalancha de pilotos de septiembre.

SERIES VETERANAS DE VERANO

-Masters of sex: ha caído en picado, in my opinión. Ha cargado demasiado las tintas en la parte culebrón y le ha llevado a bajar de intensidad, tanto narrativa como de personajes. Continuo con ella pero ya no tengo prisa por ver los epsiodios.

-Suits: De mis favoritas de verano ha perdido gran parte de su chispa. El momento en que estas series se toman en serio a si mismas pierden toda la gracia. Espero que retome su via ligera y se deje de intensidades; para eso tengo The Good Wife que es mil veces mejor.

- Graceland: el año pasado me divirtió, este año aún no pase de segundo capítulo. No se ella perdió la magia o yo el interés.

Como veis pocas series he visto; ¿A que he dedicado mi tiempo? Pues más allá de la playa, la terracitas y el deporte, me he dedicado a revisionar Queer as Folk (US versión) y a zamparme tres temporadas del reality de baile So you think you can dance. No me odiéis por ello.

Bienvenidos al mundo real, lo bueno se acaba y ya sabéis lo que viene después…

WINTER IS COMING BITCHES!!

Nos vemos en tu serie o en la mía

 

Comedias para verano: Ground Floor y Undateable ¿Merece la pena verlas?

23 jul Undateable_GO_1920x1080_pre

 

Como os comento en muchas ocasiones soy una tía difícil en lo que a las comedias se refiere. El humor es muy personal y a mí me cuesta horrores hacer click con una comedia. Y no hablo ya de maravillas de arte y ensayo como Frasier o Louie, me refiero a la comedia de toda la vida, llena de clichés que te pones para comer o cuando no tienes ganas de pensar. Esas de 20 minutos, facilonas, “vaciacocos” como las llama mi querida Cecilia en @averseries.

Pues bien más allá de Brooklyn 99 de la que ya hablamos a principio de temporada tengo un par de muestras más para este tipo de comedias: Ground Floor y Undateable.

2013-11-14_GroundFloor

Ground Floor, emitida por la TBS, narra la típica trama West Side Story del chico rico y formado que tiene el más estresante trabajo del edificio en la última planta, que se enamora de la chica pobre que trabaja en mantenimiento en la planta baja. Más allá de que Brody, el protagonista esta interpretado por Skylar Astin (Pitch Perfect) que es guapo y adorable, lo realmente remarcable de la serie son dos de sus secundarios; el señor Mansfield jefe de Brody, personaje extremo e hipersobreactuado con maestría por el veterano John C Ginley, y Harvard (Rory Scovel) autentico nerd enamorado de Jenny la protagonista femenina del entuerto (Briga Heelan)

Los puntos a favor de la serie es que sabe lo que es, una comedia de oficina con muy buen ritmo y un montón de secundarios que más allá de los dos divertidos, no molestan.

El paternalista y egocéntrico Mr Mansfield y el intensisimo Harvard serán las fuerzas que intenten separar a la pareja protagonista, con todas las situaciones absurdas, clichés y estupideces que podáis imaginar. Lo dicho, una comedia fácil de ver y sin más pretensiones que entretener. Y ¿he mencionado que sale Skylar Astin? Pues eso.

La serie se ha renovado por una segunda temporada que se emitirá en a finales de 2014

GF_fullcast_705x376_101020130207

UNDATEABLE

Por otro lado y enlazando con la actriz Briga Heelan que hace doblete en las dos series, tenemos Undateable, serie de verano de NBC. Serie situada en Detroit (podría ser Detrit o Pekín, porque solo hay interiores) es la historia de un grupo de solteros patológicos, y sus afanes por pillar cacho, con muy distintos resultados. Creada por el veterano Adam Sztykiel Se basa en el libro Undateable: 311 Things Guys Do That Guarantee They Won’t Be Dating or Having Sex  de Ellen Rakieten y Anne Coyle.

En la pareja protagonista el tipo duro es Danny (Chris D´Elia-Whitney) una inquietante mezcla entre Nancho Novo y Santi Millan. Sí, semejante cosa es posible. Danny es el eterno soltero, incapaz de comprometerse ni de mostrar sus sentimientos. El contrapunto es su nuevo mejor amigo y compañero de piso, Justin (Brent Morin). Éste regenta el “Black eyes” un bar, (sí un bar, por supuesto que hay un bar) en el que se reúnen todos los amigos, y es un tipo hipersensible y enamorado de los musicales. Uno de los mejores puntos es cuando se pone a cantar canciones moña de los 90, su “solo” de los Backstreet Boys es para llorar de risa. El dúo dinámico se irá conociendo a lo largo de los capítulos en que ambos intentan sacar lo mejor del otro.

A esta extraña pareja protagonista se unen Leslie, hermana de Danny recién divorciada y tremendamente salida,Nicki (Heelan) interés amoroso de Justin, Shelly un negraco enorme con un dulce corazón, Brett el colega inglés que acaba de salir del armario y nunca estuvo con otro hombre y Burski un hipster que solo sabe hablar lascivamente insultantemente a las mujeres. Ojocuidado a este personaje que podría ser un nuevo Sheldon Cooper. Pero en bestia. Los secundarios están muy bien dibujados e interpretados y dan mucha vivacidad a las tramas secundarias.

undateable-nbc-cast-ron-funches-bianca-kajlich-chris-delia

La serie, una multicámara sin un solo exterior, es de peor factura que la anterior (que tampoco es para tirar cohetes, pero tiene más medios) pero Undateable posee un punto macarra y cafre que mola. Cargada de humor físico y asumiendo que los personajes se rien de sus propias coñas, la serie y sus personajes se vuelven irresistibles y finalmente no quieres que termine. Una de estas pequeñas basurillas que funciona y terminas queriendo ver antes que las series de HBO porque adoras a los personajes y sus brutales diálogos. Y una de las mejores cosas es que las chicas de la serie son todavía más bestias que los chicos. Como en la vida real, vamos.

Reitero que es muy mediocre pero a mí me ha encantado.

 

Nos vemos en tu serie o en la mía

 

p.d. al terminar el post y mirar datos he visto que alguien hizo un post mezclando las dos mismas series. Por lo visto a alguien más le recuerdan.

8 Trucos de Damon Lindelof para que The Leftovers te recuerde a Lost

2 jul Damon-Lindelof

Aquí mi segundo post-desbarre sobre The Leftovers, que no me gustó demasiado (aquí la crítica al piloto) pero que me dio para reflexiones surrealistas conmigo misma, está claro que necesito vacaciones. Ya que todos hablamos de lo que hizo bien y mal Damon Lindelof en Lost, he decidido comparar las tonterías en que se parecen las series:

 

1.-Utiliza una trama interesante pero liala lo suficiente para que la gente piense que encierra un misterio mucho mayor de lo que realmente oculta. Su decepción vendrá al final, pero para entonces ya habrás cogido la pasta y echado a correr. Además podrás ganar una pasta yendo a convenciones frikis a explicar “las claves de…”

2.-Pon un protagonista macizo y lleno de tatuajes, aunque claramente el “entintado”  no pegue con su personalidad o su trabajo. La carne magra gustará a las féminas y si te quedas sin material te dará para un chulo episodio botella sobre cómo nuestro héroe se emborracho y se fue a China a hacérselo. O a Las Vegas. Ambas ciudades son intercambiables.

damon2

3.-En obligatorio añadir al cast un calvo de cincuenta y pico tacos experto en el manejo de algún arma letal, si puede ir en modo cazador, mejor que mejor. Me da igual un cuchillo jamonero, que un AK47 la cuestión es que el tipo tenga un poco de talibán y un mucho de enigmático.

4.-Busca una actriz mona que haya hecho de elfa. Está claro que son el tipo de Damon, que realmente se siente como un Aragorn de la vida, pero sin el pelazo, más aún desde que se liberó del yugo de JJ.

Ahora él es el showrunner, encima en HBO, aunque si sigue así tendrá más de runner que de show. In my opinión, claro.

25LEFTOVER1-master1050-v2

5.- Pon un grupúsculo de gente sospechosa, pero no les permitas hablar durante unos pocos episodios para mantener por más tiempo la intriga. Deja claro que los protagonistas los ven como una amenaza, y si quieres bordarlo crea violencia física entre ellos y los protas para dejar claro que son “el enemigo”.

6.- Añáde un montón de personajes de los que solo enseñas las patita, para demostrar que tienes muchas cosas que contar, aunque luego los dejes a medio desarrollar o simplemente pases de ellos. Sino siempre te los puedes cargar. Preferiblemente que se los cargue el calvo de la Kalashnikkov. O los malos de la ropa blanca que le dan al trujas más que los de Mad Men en un mal día. Me pregunto qué lejía usarán.

poster-de-la-serie-the-leftovers

7.- Corona el cast con un Gurú, igual me sirve un rubio que tarde tres temporadas en aparecer, que un tipo de color que tiene una casa llenar de cachondas en la piscina. Lo importante es que tengan una voz profunda y que quede claro que tienen algún poder mágico/habilidad sobrenatural.

8.- Pon un animal que no pegue ni con cola con el escenario presentado, me sirve un oso polar en una isla o un ciervo en medio de un barrio residencial. Eso mantendrá a parte de la audiencia mosqueada el tiempo suficiente para engancharles sin que tengan tiempo de preguntarse por cuestiones más importantes de la trama.

Si os preguntáis porque esto no es un decálogo es porque me reservé dos para mí, para poner algo que no ha salido pero que mejoraría barbaridad la serie

-Por un tapón de bañera gigante que resuelva todos los problemas o viaja en el tiempo a gogó (aquí tiene a un Doctor Who, así que no lo descarto)

-Que todo sea un sueño de Resines

Ya no desbarro más, pero si tenéis algo que contribuir a esta gran estupidez de post os ruego que lo hagáis.

 

Nos vemos en tu serie o en la mía

The leftovers ¿Es el nuevo Lost, o no? Claves y reflexiones absurdas para averiguarlo

2 jul 25LEFTOVER1-master1050-v2

“The Leftovers” (Los que permanecen, literalmente los dejados atrás, las sobras) es la nueva serie de HBO, de corte paranormal, adaptación de la novela homónima del escritor (y ahora productor ejecutivo) Tom Perrota. El famoso novelista no llegó a HBO solo, sino que se congració para sacar adelante el proyecto nada más y nada menos que con el archivilipendiado co-creador de Lost o Prometheus, Damon Lindelof. La serie se estreno en España en Canal Plus series, y se emitirá los lunes, la noche siguiente a su emisión en USA.

La serie narra las tribulaciones del 98% de la población que quedó en la tierra, tras que el restante 2% se esfumarán de repente y sin explicación alguna. Hombres sin esposas, madres sin hijos, hijos sin padres, y todos sin el Papa Benedicto XVI o Jennifer Lopez que por lo visto estaban entre los que literalmente “se piraron”. Al igual que otras historias basadas en sociedades distópicas, cada cual asume el incidente, sucedido 3 años atrás en el momento en el que arranca el piloto, incluyendo gente deprimida, sectas emergentes y mucha gente cabreada.

Básicamente me olia y me sabía como el piloto de Flashforward pero con menos capacidad de atracción que la difunta serie. No se deciros si la serie de Lindelof será capaz de triunfar donde se hundió la serie de Joseph Fiennes, pero tengo claro que NO es la nueva Lost, por mucho que Lindelof nos haya colado truquitos para que nos recuerde.*

poster-de-la-serie-the-leftovers

El piloto, dirigido por mi adoradísimo Peter Berg, fue largo, injustificadamente pretencioso (sin las partes buenas de este término) y con un ritmo y estilo irregular. Los personajes están hechos a brochazos, pero no por estar esbozando algo que veremos después, sino que simplemente no nos queda claro cual son sus motivaciones. Han querido hacer el piloto tan hermético y misterioso que se han olvidado de crear la conexión necesaria entre espectador y personajes. El resultado fue un capítulo frío y con poca alma.

A la hora y 10 minutos de duración yo le hubiese metido la tijera con ganas, hacia el último cuarto del episodio perdieron totalmente mi atención. O reduces a 50 minutos el episodio, o haces uno doble y metes algo más de trama.

Los larguísimos planos con música, sí, esos que están ahí puestos para que pensemos “umm que intenso, esto debe ser HBO” no cuadran con las escenas, ni reflejan lo que en ese momento quiere contar el capítulo. Personalmente me sacaron bastante de la historia.

Por dar un toque de luz a esto, creo que la trama principal tiene muchísimas posibilidades, pero no tengo claro ni que esta serie sea un producto para HBO, ni que me vaya a convencer pasados un par de episodios, que es la cancha que le daré.

Os dejo cinco reflexiones chorra que me surgieron durante el capítulo:

-Peter Berg, de toda la gente que pudiste traerte de Friday Night Lights, al que recuperas es al tipo más repelente de la serie. Queremos a Sarracen y a Riggins.

-El momento “pene en la piscina” era menos necesario que los desnudos ad nausseam de Lena Dunham en Girls. Una vez más sabemos que es HBO, y sabemos que les dejan enseñan cualquier clase de miembro que quieran, pero… ¿tan terrible era que el rubito se dejase algo para otro episodio?

-Molo mucho tener nuestro propio Doctor Who en el cast. Ese Christopher Eccleston con acento americano fue uno de los alicientes para que siga con la serie.

- La madre de Bill Masters me da muy mal rollito, aquí en True Detective o en cualquier serie. Por favor que la fiche Ryan Murphy para American Horror Story. La mujer lo vale. Creepy.

- ¿Que pintan los gemelos de Lynette Scavo en todo esto? Salvo que la casa de la orgía era suya, no les veo mucha emoción. ¿Serán personajes de usar y tirar o tendrán peso en la trama? ¿Quién de los dos es el gemelo maligno?

Nos vemos en tu serie o en la mía

 

* Este tema da para otro post que haré a continuación. (pincha en este link)

 

 

A dos metros bajo tierra (HBO) ¿Merece la pena?

20 jun logo_six_feet_under_serie_tv

 

A principios de los 2000, que aunque parezca que ha pasado una eternidad no es así, en aquellos años en que todavía veíamos toda nuestra tele en el aparato del salón, La 2 de televisión española empezó a emitir los “jueves en serie”, una programación doble con Las chicas Gilmore y A dos metros bajo tierra.

La primera era una serie amable sobre una madre y una hija con un serio problema de diarrea verbal, que aún hoy me parece deliciosa. Pero el premio gordo venía en la segunda parte de la sesión, con Six Feet Under, serie creada por Alan Ball que venía de ganar el oscar con American Beauty.

¿DE QUÉ VA?

La serie narra la vida de la familia Fisher, dueños de una funeraria, y las vicisitudes de esta profesión, centrándose en cómo afecta a cada personaje el hecho de vivir rodeados de muerte.

La ficción arranca con la muerte de Nathaniel el patriarca, y la herencia del negocio familiar por parte de sus hijos, que deben lidiar con una nueva situación profesional unida al dolor por la pérdida de su padre.

six_feet_under

ESTRUCTURA Y TONO

Ya desde el piloto, todos los episodios se inician con una muerte, más o menos trágica, más o menos absurda (hay auténticas maravillas del surrealismo) a modo de cold open aunque son posteriores a los créditos (que son otra maravilla). El muerto en cuestión será embalsamado y enterrado por los Fisher y las vivencias de las familias del finado incidirán en las propias vidas de los dueños de la funeraria.

La serie mantiene un finísimo humor negro, procura no caer en el victimismo y siempre busca equilibrar lo cómico con lo profundo.

La serie asume la premisa de la muerte como algo natural de lo que se debe hablar abiertamente, una idea lógica pero en directa oposición a la tendencia habitual a esconder el dolor por la pérdida de los seres queridos. La parte que habla de la muerte más directamente no es una comedia, pero tampoco es un dramón. La parte culebronera se acentúa más en las vidas de los personajes, algo excesivo para mí en las temporadas finales, donde cada vez se alejan más de los conflictos episódicos creados por los “clientes” de la funeraria, y se centran más en las tramas personales. La actividad en la funeraria se limita a permanecer como tela de fondo del resto de tramas y en ser fuente de conflictos pero más como negocio que como casa mortuoria.

¿POR QUÉ MERECE LA PENA?

Por la época de su estreno yo ya había visto alguna “serie buena”, como Doctor en Alaska o Expediente X, pero no necesité que pasasen demasiados minutos del piloto para darme cuenta de que aquella serie era algo diferente. Yo no sabía que era HBO, ni falta que me hacía, ni conocía a ninguno de sus actores*. Hasta desconfié de que la serie fuese americana y lo mire en internet, porque mi pensamiento era que “aquellos personajes eran demasiado extraños para ser americanos”.

six-feet-under1

La profundidad de los personajes, sus conflictos interiores, su hiriente sinceridad en las discusiones, hacían que todos ellos pareciesen reales, imperfectos, humanos. Rompían el velo de perfección de las series americanas, de sus actores macizos, de sus actrices anoréxicas, y nos mostraban algo distinto, la televisión como reflejo de la realidad y no como la cueva de las sombras de Platón donde todo parecía más hermoso cuando era televisado.

Pero paralelamente al naturalismo humano que desprendía, la serie juega magistralmente con el mundo del subconsciente, de lo onírico, de la alucinación producida por la droga, o de la inconsciencia, mostrándonos a los muertos como seres que continúan junto a los vivos, comunicándose con ellos y dándoles lecciones de vida, si bien nunca se sabe si las reflexiones vienen del propio finado o del yo interior del personaje.

El juego entre la realidad más cruel y el surrealismo más acuciante la convierten en una de las series más reveladoras de la condición humana de la historia de la televisión.

¿QUÉ ES SIX FEET UNDER PARA MI?

Nunca terminé la serie; me quedé al principio de la tercera temporada, quiero imaginar que alguna contraprogramación de la 2 me dejó en la cuneta, y hasta hace un par de semanas no había sido capaz de retomarla. La razón: tenía demasiado miedo a que se me cayese un mito. La “yo presente” con 10 o 12 años más de visionado de series a la espalda podía odiar una serie que la “yo pasada” adoraba. Pero no fue así. Casualidades del azar compré pack de la serie junto con el de Las chicas Gilmore (coincidencia, no lo creo) y retomé la serie donde la había dejado, viendo las casi tres temporadas restantes en dos semanas. Y me encantó.

Claro que la temporada 3 es muy superior, y que la cuarta y el principio de la quinta se diluyen en tramas estériles, pero los últimos episodios de la serie compensan cualquier lapso previo. Y tiene el mejor final de la historia de las series. El mejor. El más lógico, el más introspectivo, el más sentimental, el más bello formalmente, el más satisfactorio, el que mejor te permite alejarte de la serie con una sonrisa. En una ficción sobre la muerte y el duelo, logran darte justo lo que necesitas para seguir adelante.

Seguramente a los que habéis visto la serie siendo más mayores, o mejor formados podréis tener un concepto más objetivo de Six feet under, pero en mi caso es imposible. Como el primer amor, tras mi flechazo inicial me he pasado la vida comparando al resto de las series con ella.

six_feet_under_contact-0-1080-0-0

 

Repito que no logro ser objetiva con esta serie. No puedo. Para mí siempre tendrá un lugar de honor en el panteón de las series terminadas, porque en mi particular historia seriéfila la edad dorada de la televisión comenzó con Six Feet Under. Más bien mi historia de las series empezó con Six Feet Under y ha influido todo lo que vi y veré y formará parte de mi, porque, cuando acabas esta serie te siente un Fisher más. No en vano cuando mi querido Ernesto Mitre realizó el diseño de este blog solo tuvo un requerimiento por mi parte: “quiero que tenga el color del cielo en los créditos de Six Feet Under”. Porque yo no sería la que soy hoy sin ellos. Los Fisher pusieron el liston en las nubes, por eso yo pinte mi blog como su cielo. Para algún día, alcanzarlos.

 

Nos vemos en tu serie o en la mía.

 

* Los actores de Six Feet under eran desconocidos para mi entonces, pero a todos les fue francamente bien desde el final de la serie, al menos a los Fisher, desde Michael C. Hall, el ya eterno Dexter, Peter Krause que no ha parado de hacer series, las colaboraciones de Lauren Ambrose en Coma o Torchwood, o la deliciosa Frances Conroy que tanta luz dio a American Horror Story.

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Cine-Seriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

Diamantes en serie

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.461 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: