Tag Archives: Southland

Un día en un mundo hecho de personajes de series

8 Nov

Buscando ideas para los post especiales por el I Aniversario del blog, el otro día mi colega del Birraseries Asturias @ainhop me sugirió crear mi propia familia de personajes de serie. He querido llevar la idea un poco más alla imaginando como sería vivir rodeados de los roles más carismáticos de la pequeña pantalla. Un pequeño universo al estilo de Los Simpsons donde las caras más conocidas jugasen un papel fundamental. Además podéis jugar a averiguar la serie de cada uno de ellos, pinchando en su nombre un link os lleva a la serie en la que saían. Ni que decir tiene que estáis invitados a añadir personajes.

Suena el despertador, no con unos horribles pitidos, sino con la divertida música de Los Conchords; perezosa salgo de la cama solo atraída por el apetitoso olor que viene de la cocina. Tras cantar a voz en grito el último éxito de Drive Shaft en la ducha, me visto y dejo mi habitación. Sonrío al pasar frente a la puerta de mi hermano Connor, que está cerrada a cal y canto. Imagino que anoche salió y hoy tiene una terrible resaca. Nada nuevo bajo el sol.

En la cocina mi padre, Jack Bristow, prepara huevos revueltos mientras mi madre, Alicia bebe apresuradamente un café mientras prepara su juicio de hoy. En la mesa mi hermana Blair no separa los ojos del móvil mientras escribe compulsivamente, sin tocar la comida, para variar. A veces le soltaría un sopapo a esta cría.

Mi madre levanta la vista del gigantesco dossier que está leyendo para decirme: “no olvides que hoy vienen tu tío Joey y tu tía River a comer”. Con todas mis historias se me había pasado que mis dos tíos solteros favoritos venían hoy a casa. Creo que mi tía tuvo un affair con un tipo extranjero o algo así, pero no terminó bien, por lo visto viajaba demasiado. En cambio a mi tío Joey no hay quien le cace, y eso que es un reputado actor de telenovelas.

Cuando por fin todos salen en tropel de casa, me siento con una taza de “macolate” y enciendo el televisor; aún me queda un rato antes de ir a la facultad. Will McAvoy está dando las noticias del día.

Parece que el presidente Barlet va a conceder muchas becas a estudiantes sin recursos y la alcaldesa de mi ciudad Leslie Knope por fin inauguró el parque que siempre quiso construir. Los agentes de policia John Cooper y John Luther detuvieron un negocio de drogas y atraparon al peligroso criminal Stringer Bell, pero aún no dieron caza al rey de la metanfemina un tal Heisenberg. Por último la buena noticia del día es que encontraron con vida a varios pasajeros de un vuelo que se estrelló hace varios años en su trayecto de Sydney a Los Ángeles. Seguro que estaban divinamente en una isla paradisíaca. Hay gente que se queja de vicio.  

En los deportes Casey McCall y Dan Rydell comentan las grandes trayectorias deportivas del MVP del fútbol americano Matt Saracen y del reciente ganador del anilo de la NBA Nathan Scott. El entrenador de Saracen en el instituto y el hermano de Scott están allí para comentar las imágenes, pero son bastante sosos y no dan mucho juego.

Con la tele se me va el santo al cielo y cuando miro el reloj tengo que salir disparada para la facultad. Mi maravilloso Chevrolet Impala me espera en el garaje y me saluda con un rugido cuando la llave hace contacto con su potente motor. Al encender la radio escucho la familiar voz del Dr. Frasier Crane y su programa de psiquiatría; una tal Liz Lemon le llama para pedir ayuda para su amigo Jack, que por lo visto tiene una insana obsesión con lograr un ascenso. Según el doctor parece un caso perdido.

Otra paciente, bastante alterada, dice haber perdido su boli verde y que si él todo el país está en peligro. Otro hombre llama a quejarse de su depresión porque alguien se comió su bocadillo. Y empieza a gritar ¡mi bocadillo, miii bocadillooooo! por lo que Frasier corta la llamada y pone anuncios. Cuanto loco suelto. Al menos esta publicidad  mola porque suena el jingle de la Pepsi patio, mi favorito, me pregunto quien lo habrá escrito.

Al llegar a  la puerta de la facultad mis amigos me esperan; formamos un grupo de estudio cuando empezamos en Greendale, mi universidad, y ahora somos inseparables. Bueno menos Pierce que murió en extrañas circunstancias. Sigo sin fiarme de Chang el “gorrilla” del parking, creo que tuvo algo que ver.  

Mientras atravesamos el campus tenemos que frenar para no ser arrollados por un grupo de corredores desnudos. Ni que decir tiene que son los pirados de las hermandades entre ellos Capie, Evan y Rusty, compañeros míos de clase, aunque no pisan mucho por allí.

 Me espera una dura mañana, gracias a que mis compañeros de sitio Ted y Seth me contarán miles de anécdotas interesantes durante las clases. Son tipos majos, sino estuviesen siempre lloriqueando uno por no tener novia y el otro porque “su Summer le dejó”. Necesitan un revolcón y rápido. A ver si les busco un ligue.

Al mirar mi horario veo que hoy tengo clase con el profesor Sheldon Cooper que es duro de pelar. Aunque aburrido, al menos el profesor Cooper es inofensivo, temo mucho más las clases de Hank Moody y sus “largas manos”.

Tras varias horas de clase y una genial comida con mis tíos me marcho a trabajar. La matricula no es barata, y desde que mi padre dejó la CIA  y se hizo jardinero hay que echar una mano para pagar las diademas de mi hermana Blair ¿Os dije que no la soporto? Pues eso.

Trabajo en una consulta médica, donde todo el mundo está liado con todo el mundo, menos yo, que le soy fiel a mi novio Cary, un abogado colega de mi madre. Mi jefa Meredith rompió con mi otro jefe Gregory y se llevan a matar, pero ella ahora sale con un congresista algo chungo llamado Francis Underwood y por su lado el Dr. House se acaba de comprometer con Nancy Botwin, una viuda muy agradable pero tremendamente celosa de su intimidad, cada vez que le pregunto a que se dedica se hace la loca y se larga. Curioso.

Hoy todos están agobiados porque llegó un paciente muy famoso a la consulta de la Doctora Melfi, una psiquiatra que comparte oficina con nosotros; por lo visto el tipo gordo y sudoroso que entró en su oficina, parece ser algo más que el dueño de una empresa de recogida de residuos. Miedo me dio cuando Marilyn mi compañera en la recepción le dio un corte de los suyos cuando pregunto de forma grosera por la oficina de la doctora, gracias a que pasó Jackie, una enfermera que siempre está en las nubes, y él se puso a piropearla al más puro estilo albañil. Después ella me comentó que el tipo le sonaba de algo, pero que no recordaba de qué. Esta mujer, parece que vive en otra galaxia.

Tras el trabajo quedo con mis amigos de toda la vida para que me cuenten sus novedades; Michael logró ligarse a su amigo Brian del que lleva colgado desde crío, ya le dije que él que la sigue la consigue. Mónica está encantada porque consiguió una mención al restaurante más limpio de la ciudad.

Kara, mi amiga piloto, cree que su novio Lee se declarará antes de que ella se marche de misión en un nuevo portaviones llamado Battlestar. Al menos será una misión cortita y volverá en poco tiempo. Qué bien nos lo pasaremos preparando su boda. Mónica está encantada con la idea y dice ya tener mucho avanzado. Kara pone gesto de pánico.

Y tras media hora de retraso, llega al Central Perk, mi amiga más hippy y mística, Willow.  Tras su fase pro-brujería ahora le ha dado por el rollo gótico. Creo que tiene mucho más que ver con su nuevo novio Richmond, que con su amor por lo siniestro.

Aún con eso nos convence a todos para ir a un garito llamado Fangtasia. Una vez allí veo de fondo a dos profesores míos, nunca imagine a Koothrappali y Wolowitz dentro de este ambiente. Kara mira de forma desafiante a todos los paisanos del bar, y Michael se agarra a mi como si fuese un Koala, al ver que lo que muchos beben no es vino tinto.

De repente una cuarentona enfundada en un vestido de latex muerde en el cuello a Mónica y deja entrever unos enormes colmillos. La histeria se adueña del bar y en medio del estruendo, la puerta del bar se abre de golpe y dos tipos muy duros empiezan a cortar cabezas, solo se salvan una pelirroja y un tipo rubio muy alto que escapan por la puerta trasera. Los tipos duros nos sacan del bar mientras se insultan el uno al otro y me piden si les puedo dejar mi coche para perseguir a los fugitivos.

Creo que lamentaré haberles dicho que sí. Bastante antes de lo esperado llega la caballería; dos agentes del FBI nada amenazantes la verdad. El primero es un tipo desgarbado pero atractivo con una gabardina gris que empieza a preguntarnos por lo sucedido, mientras su compañera, una pelirroja bajita y algo rechoncha comprueba que nadie sufrió heridas de gravedad.

Por fin nos dejan ir, aunque a Mónica se la llevan a dar puntos a urgencias, espero que allí vea a ese médico tan guapo que la atendió cuando se quemo las manos de tanto limpiar el baño de su restaurante.

Yo entre el susto y el frío que tengo solo quiero volver a casa, así que tras despedirme de mis amigos y tras ver que mi novio no coge el teléfono, llamo un taxi (efectivamente, no me devolvieron el coche). Un gracioso indio llamado Rajid me lleva hasta mi puerta, y al menos allí me espera una alegría.

Mi prima Miranda vino de visita y me trajo un regalo, ¡unas maracas! Esta chica siempre fue rarísima pero la quiero un montón, además es la única con la que comparto talla de zapatos. No es fácil encontrar botines del 44. Somos shopping buddies, y nos reímos de la gente con pies pequeños, como el tío Joey.

Tras despedirme de todos subo a mi habitación, y por el pasillo me cruzo con Connor que sale de fiesta en este momento. Al mirar por la ventana de mi cuarto veo que hay un amigo esperándole…es el tipo rubio del bar de góticos!  El mira hacia arriba sonríe y se pone un dedo en la boca para dejarme claro que debo estar calladita. En ese momento me doy cuenta que nadie puede ayudarme, pero a mi espalda una voz ronca y firme me dice, “Hola Sara soy John y estoy aquí para protegerte”. Incrédula me giro para ver que va acompañado de un tipo bajito con gafas que susurra “¿pensaba que estaba sola en esto? Señorita, usted mejor que nadie debería saber que siempre hay alguien observando.”

Nos vemos en tu serie o en la mía

Unhappy Places en la series: 10 lugares que nunca visitarías

18 Jun

Siempre estamos hablando de cómo nos gustaría vivir en Pawnee, Stars Hollow o Cicely, pero no solemos pararnos a pensar en los unhappy places de las series, esos lugares ingratos que hacen que una vez terminado el capítulo de marras nos alegremos de el lugar donde vivimos, de nuestros amigos o de nuestro trabajo; es decir, por una vez, nosotros somos mejores que los macizos y macizas de la tele.

No había sido realmente consciente de la existencia de estos lugares hasta que, por recomendación de muchos de vosotros empecé mi aventura veraniega con Friday Night Lights, la serie me parece estupenda pero pensé ¿quién demonios querría vivir en este pueblucho de obsesos de Dios y del fútbol? Y me di cuenta de la cantidad de series centradas en lugares o trabajos horripilantes que he visto a lo largo de los años. Os dejo diez cualquiera, espero que unáis las vuestras.

1.- Dillon,Texas (Friday Night Lights) Como decía arriba si todo tu universo se basa en rezar y ver partidos de fútbol americano esta es tu ciudad. Racistas, paletos y crueles, no es un buen lugar para vivir si no eres capaz de lanzar una pelota a 7 yardas de distancia, lo cual sería un problema para una amante del sistema métrico decimal como yo porque ¿alguien sabe cuantos metros es una yarda?

2.-Sunnydale, California ( Buffy caza vampiros)
Este sin duda uno de los más obvios porque ¿quién demonios quiere vivir en la boca del infierno? Se que algunos yankies no son lo más brillante de la faz de la tierra pero creo que es de sentido común que los habitantes de estos pueblo hubiesen hecho las maletas tras observar que sus habitantes caían como moscas ¿no?

3.- Bon Temps, Louisiana (True Blood)

Sirvan las razones esgrimidas en el número 3 además de añadir otra causa añun más importante que la propia vida para no querer poner un pie en ese pueblo: la baja autoestima. Lo más sobrenatural del pueblo no son sus criaturas de la noche, sino los cuerpos esculturales de sus habitantes. No podría competir con ellas, ni viva ni muerta. Prefiero vivir en un lugar donde mantengo mis opciones.

vlcsnap-2012-12-10-19h57m55s180

4.- Ser policia en Los Angeles (Southland)

No se qué tal pagaran pero me queda claro que lo menos que te puede ocurrir es que veas cosas horribles en tu jornada laboral, de ahí de ser expedientado a llevarte un balazo existe todo un rango de malas experiencias laborales. Esta es la serie que consiguió que no me costase tanto venir a trabajar cada día.

5.- El circo de Carnivale

Lo tiene todo, la mugre, la miseria, pero sobre todo la gente extraña. y cuando digo extraña es de verdad, imaginad el nivel si el jefe del cotarro es el enano de twin peaks. Bromas aparte, con lo de extraño no me refiero a su físico sino a lo huraños y secretistas que son todos, no es el mejor lugar para vivir la verdad. Sobre todo si el cura, que podía ser un hombre lleno de amor y paz, es el personaje más siniestro. Bueno eso no es tan raro, sino mirad a Rouco Varela.

vlcsnap-2013-02-02-12h12m04s246

6.- Ser espía (Alias, Spooks, 24, The Americans)

Siempre pensé que esta era una profesional glamourosa a lo James Bond, pero cuantas más series veo más me convenzo de que es un faetón. Al final siempre terminan cargándose a la mitad de tu familia y amigos, te quedas solo y amargado y tu vida se convierte en un infierno. No se si los españoles somos menos patriotas que los ingleses y americanos, pero nosotros no volveríamos al tajo tras ser torturados por nuestros compañeros como haría Jack Bauer, nosotros haríamos un corte de mangas y nos pondríamos tan felices en la cola del INEM.

7.- Westeros (Game of thrones)

Siendo mujer y de clase media las cosas pintarían fatal para mi en Westeros, no existe termino medio o rica o pobre y la oferta laboral para las féminas cuenta con tan solo solo tres profesiones posibles, Khaleesi, ama de casa o prostituta. Y encima allí no hay cola del INEM si la cosa sale mal, ni seguridad social si te achicharra tu dragón. No es para mí.

vlcsnap-2013-04-01-19h35m57s186

8.- Una isla desierta (Lost, Survivor)

 En estas tienes que elegir entre tener comida marca Dharma y que te persiga el humo negro o morirte de hambre y que tus compañeros te eliminen. En ambos casos el sol es fuerte, no tienes aire acondicionado y terminas con ampollas en los pies por correr hacia todos los lados sin sentido bien huyendo de algo bien buscando una ubicación idónea para conspirar.

9.- Harlan County (Justified)

Otro lugar donde las mujeres lo tienen cuanto menos difícil, sobre todo aquellas que no saben disparar un rifle de caza y acertar en la cabeza del adicto a la metanfetamina o rey de la supremacía blanca que se plante frente a tu porche con intenciones deshonrosas. Por muy fan del Bourbon y del pollo frito al estilo Kentucky, y por bien que le queden los vaqueros a Rayland Givens, el aspecto de grimoso y poco higiénico de sus casas y habitantes logran que se cuele con todo el derecho en esta lista.

thewire-rex460

10.-Baltimore (The wire)

Así, la ciudad en general, seguro que los mismos problemas de drogas, corrupción, desgracia escolar y criminalidad existen en otras ciudades de Estados Unidos, pero tras ver The Wire me quedó claro que Baltimore no estará nunca entre las ciudades que quiero visitar antes de morir. Nunca vi una serie en la que nunca le saliese bien a nadie. Que gran tristeza contagiaba, es sin duda el unhappy place por excelencia.

Estos son mis unhappy places, lugares que hacen que mi vida parezca un poco más bonita cada día. ¿Cuál son los vuestros?

Nos vemos en tu serie o en la mía.

Birraseries Asturias Edición Abril: Placeres culpables gastronómicos y seriéfilos

29 Abr

El pasado sábado, con un tiempo de perros, viaje a aviles para asistir al encuentro de Abril del Birraseries Asturias.

Alrededor de una comida que, por decirlo finamente, fue copiosa, nos congregamos fans de las series de Asturias, León y Valladolid, y tra ella, y con serias dificultades para movernos tras el interminable desfile de platos, nos trasladamos a “La bótica del Indiano” para celebrar la parte “oficial” de la jornada.

SAMSUNG

El primer tema del día fueron los guilty pleasures, esas series que aún sabiendo que son malísimas, todos adoramos y seguimos fielmente; a mi pocos me quedan tras el final de Gossip Girl y Eureka, pero aporté mi granito de arena a la larga lista con El mentalista, Bunheads y Leverage.

Aquí salieron a colación series como Pretty Little Liars, Supernatural, Revolution o Glee  aunque la ganadora de la votación fue claramente Smash, que sorprendentemente aún es seguida por mucha gente; yo hace tiempo que la abandoné, justo después de la premiere de la segunda temporada, cuando atestigüé que iba a ser más de lo mismo,

También se acuñó el término “Guilty sin pleasure” dedicado a aquellas series malas que antes nos gustaban pero que han decaido tanto que seguimos viéndolas por inercia, como Revenge o Como conocí a vuestra madre.

Posteriormente se pasó a la lectura de los 12 mandamientos del Birraseries Asturias, porque por lo visto en la zona norte los mandamientos son dos más que en el resto de los lugares. Nótese en este post mi profunda oposición a que se prohíba hablar de Survivor en los birraseries, aunque hablando sobre ella en clave y por lo bajinis, me sentí como la integrante de un movimiento de Resistencia. Podéis llamarnos “los indignados de Survivor”. Me encanta.

Tras los temas oficiales pasamos a la charla y como siempre volaron las recomendaciones; yo manifeste una vez más mi desagrado con Broadchurch y Defiance y recomende Rectify, Southland y Spooks. Me traje apuntadas Borgen y White Collar, una intensa y una ligerita, para incluir en mi internable lista de series pendientes.

Fue un día estupendo, comiendo sin parar y hablando de series. Para mi es un lujo aunque sea tras una paliza de 9 horas de autobús, poder reunirme con gente tan maja y tan loca por las series como yo.

¡Larga vida al birraseries de Asturias!

Nos vemos en tu serie o en la mía

P.D En otro próximo post, os hablaré de los mandamientos del Birraseries Asturias

Birraseries Asturias edición Diciembre: Navidad en serie

19 Dic

Tras la resaca leonesa de Noviembre, el Birraseries Asturias retornó a su alineación original para celebrar la sesión pre-navideña.

Como siempre en el cálido y acogedor ambiente del Bar “Lord Byron” ,sede cuasioficial del encuentro de seriéfilos del norte (y digo del norte porque asistimos también gente de Valladolid y León, no solo de Asturias) nos congregamos un grupo de seriéfilos con ganas de compartir nuestra afición tan difícil de comentar con nuestros entornos más cercanos.

65172_473697706006365_975522915_n

En esta ocasión los deberes de cumplimiento obligatorio (ejem…)  eran elegir nuestro capítulo navideño favorito y recomendar una serie al resto para los días de parón.

Los episodios elegidos fueron de Futurama o Los Simpsons (el de Ayudante de Santa Claus cosecho muchos devotos), el especial navideño de la primera temporada de Gossip Girl, o el episodio sobre “Festivus” la navidad alternativa de George Constanza en Seinfeld.

Mi episodio elegido fue, al igual que el de @ainhop (creadora del blog Capitulos en FF) de mi serie favorita de todos los tiempos, El ala oeste de la Casa Blanca, en concreto yo elegí “In excesis Deo” de la primera temporada sobre un mendigo ex –marine y veterano de guerra que muere congelado y al que Toby Ziegler  busca dar un entierro digno (solo recordarlo se me caen las lagrimillas) mientras que el de Ainhoa era el episodio navideño de la temporada 2 sobre los traumas de uno de los protagonistas (no diré quien para no spoilear) desenmascarados en una conmovedora sesión de terapia la semana previa a navidad; ambos episodios son soberbios y maravillosos, pero es que no soy objetiva, me es imposible hablar mal de esta serie.

Por si alguien tenía alguna duda el capitulo ganador fue el del armadillo navideño de Friends, si otra vez gana Friends, empieza a cansar el tema. Y mucho. En serio gente de las series, hay vida más allá de Lost y Friends (se que me llevaré más de un capón por esta frase)

302794_473697866006349_800043914_n

Tras la comida, entre risas y anécdotas varias se fueron recomendando series a diestro y siniestro, siendo la parte más ivertida del día el toma y daca entre @ainhop y @kiber77 porque la primera acaba abandonando todas las series, y el otro es incapaz de abandonar ninguna, por malísima que sea; sus descripciones y crítica sobre la misma serie diferían tanto que no parecía que hablasen de la misma, y mientras una te contaba sus tres mil defectos, el otro por detrás levantaba sus pulgares diciendo que la serie era de “olé”.

De todas las recomendaciones, dos me convencieron especialmente, Southland (de la que ya os hable) con la que me dí un atracón , y Bron/Broen que acabo de empezar y tiene buena pinta aunque por lo poco que ví me parece lentísima.

399199_473697839339685_1255942548_n

Además de estas dos, me traje unos peculiares deberes seriéfilos; @mobius87 (creador del blog Cartas desde Invernalia) literalmente me “obligó” a ver una temporada de Survivor, en concreto la 16 “Favs Vs Fans “ que se desarrolla en Micronesia. Haré post aparte para relatar mis impresiones, que adelanto son bastante favorables, teniendo en cuenta mi visceral odio a los realities, eso es decir mucho.

Como siempre fue un placer rodearme de tan distinguidos amantes de las series, espero seguir compartiendo con ellos lo peor y lo mejor de las series el próximo 2013.

Nos vemos en tu serie o en la mía

Southland: Mucho más que una serie de polis

10 Dic

Como no solo de productos ingleses vive el adicto a las series, hoy os hablaré de una serie americana, muy americana, tanto como la bandera, el Ketchup o la censura televisiva.

Estoy refiriendome a Southland (2009-actualidad), creada por Ann Biderman y emitida originariamente por NBC; una vez repudiada por la network, justo antes de emitirse su segunda temporada, fue rescatada del infierno de las cancelaciones por TNT.

Antes de comenzar voy a reconocer mi absoluta falta de objetividad con esta serie, y es que señores, me he enamorado; el flechazo ha sido tan brutal que me he visto las tres primeras temporadas en escasamente día y medio. Si, todo seguido, como un pasodoble.

Southland nos cuenta el quehacer cotidiano de un grupo de policías de la zona sur de Los Angeles, alternando la violencia de las bandas con las insignificantes y hasta en ocasiones absurdas exigencias de los habitantes de barrios privilegiados como Bel-Air.

A priori cuando me la recomendaron ilustres expertos como Ernesto Mitre y @ainhop me dio una pereza inmensa; otra serie de policias, pensé; pero nada más lejos de la realidad, ya que ésta es una serie de personajes, de seres humanos, que da la casualidad que son todos policías. Y cada uno de ellos es enormemente especial e interesante.

vlcsnap-2012-12-10-20h00m48s117

Desde el agente Ben Sherman, el poli novato recién salido de la academia, Ben McKenzie (The O.C.), que sigue poniendo aquí sus famosas e intensas miradas cruzadas, hasta el detective Sammy Bryant, brillante policía que puede manejar sus casos pero no a su desquiciante esposa, la serie nos regala una galería de personajes sumamente complejos y apasionantes.

Hay para todos los gustos, el poli que engaña a su mujer, la poli super dura, Lydia Adams, que se implica sentimentalmente en todos los casos (y a la que no me gustaría enfrentarme, porque tiene más músculos que Vin Diesel), el alcohólico profundo que por supuesto es el payaso de la comisaria, interpretado por mi venerado C. Thomas Howell y por supuesto los polis que vienen de ambientes marginales pero que lograron hacerse un hueco en el mundo de los buenos, como el detective Nate Moretta, Kevin Alejandro (Jesús en True Blood)

vlcsnap-2012-12-10-19h54m00s133

Pero si hay un personaje que destaca sobre todos ellos es el agente John Cooper, Michael Cudlitz , una especie de Obi-Wan Kenobi, que ejerce de shenshei para el nuevo poli, y que rodea su buen hacer de máximas y principios morales sobre como ser un buen madero. No quiero descubrir demasiado del personaje, pero es una contradicción andante. De moral impecable, juega con la desfigurada línea entre el bien y el mal, para aplicar su particular ética; no es Harry el sucio, ya que por lo genera actúa de la misma forma que lo haríamos cualquiera de nosotros, si tuviéramos los bemoles de ponernos el reglamento y los protocolos por montera, como él hace en ocasiones. Duro como el acero, pero tremendamente sensible a la injusticia humana, cada una de sus apariciones en cámara son un regalo para el telespectador.

vlcsnap-2012-12-10-19h57m55s180

El otro aspecto interesante de la serie, es su formato; alejado de la imagen perfecta y los planos hechos con tiralíneas, la naturalidad es su quintaesencia; gran parte grabada cámara al hombro, sin preocuparse del impacto visual producido por los agentes exteriores, a veces genera un cierto mareo por la combinación del movimiento de la cámara y los reflejos generados por los focos y las luces (como se ve en la foto superior, los destellos cegadores son marca de la casa)

El estilo llega a asemejarse a una peli “Dogma” creando un resultado mezcla entre una serie convencional y un capitulo del documental-reality policial Cops.

Los casos son interesantes no tanto por el contenido sino por el impacto que genera en los personajes; la trama está genialmente trazada, y consigue desdibujar las férreas líneas de los procedimentales episódicos, realizando a lo largo de toda la serie, alusiones o intervenciones de personajes de casos previos, por lo que genera una sensación de continuidad nada característica de este género.

Tengo un solo pero, y son los continuos pitidos tapando las palabras malsonantes, tengo que pillar la versión sin censura, porque la que tengo taladra los oídos.

Ahora que viene el parón navideño os recomiendo que le deis una oportunidad a esta magnifica serie, cuya quinta temporada se estrena el 14 de febrero en TNT, que es la primera en bastante tiempo que consigue generarme una enganchada tan grande, y cuando uno ha visto tantas series como servidora, os aseguro que este tipo de sorpresas son más que gratamente recibidas.

Nos vemos en tu serie o en la mía

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Los calcetines no tienen glamour

Compendio de cosas sin sentido

Cine-Seriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en Serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: