Tag Archives: canal +

Masters of sex 1×12: Análisis del final de la temporada 1

19 Dic

Masters of sex se ha destacado claramente como el mejor estreno del inicio de temporada 2013-2014; aunque esto no es ningún mérito. La mediocridad del resto de series ha hecho que la nueva apuesta de Showtime brillase sin tener ningún otro objeto a su altura que le hiciese sombra. Penica de año, señores.

Pero la serie no es perfecta, ni viene a salvar el detestable nivel de las series de este año, ni va a ser la continuadora de la edad dorada de las series. Es una serie buena, sin más.

Mi termómetro para medir las series es las ganas con las que afronto el siguiente episodio y su orden de prelación en mi visionado. Para el final de temporada Masters of sex , era la primera que veía cada lunes, por delante de la tramposa tercera entrega de Homeland, o la conformista temporada de Downton Abbey.

Considero que es una serie visualmente correcta, pero no novedosa, ni en su recreación de los 50, ni en su forma de plantear las escenas. Para quitarnos el elefante que está en la habitación lo diré sin tapujos. Masters of sex no es Mad Men, no llega a ese nivel ni visual ni conceptualmente. No está aquí para transgredir el mundo de las series, está aquí para contar una historia. Porque si buscaban transgresión, no la han logrado. Ni de lejos.

Lo que si me interesa es la parte dramática, en especial su guión y las estupendas interpretaciones del elenco. En eso si destaca Masters como una serie a tener en cuenta. Me interesa lo que cuenta, me atrapó desde el minuto 1 y me retuvo toda la temporada, terminando el último episodio  sin dejar que me bajase del carro. Y lograr eso no es tarea de pusilánimes.

cast

CONTESTANDO AL “MASTER”

No todos están conmigo en que esta es una buena historia; para el maestro Nahum, Masters no es más que un culebrón vitaminado, pero para mí eso es Revenge, no esto.

Normalmente no leo a otros blogueros antes de escribir porque prefiero hacerlo libre de los prejuicios que me creen las opiniones de otros, pero la controversia que ha generado el artículo de Don Alberto me animó a jugármela. Y aquí va mi réplica/defensa de la serie.

Considero que las intrigas amorosas que se plantean no son el texo, sino el pretexto que genera situaciones dramáticas bien aprovechadas. Es posible que en ocasiones fuercen la máquina más de lo normal, pero creo que en apenas ningún caso tienen impacto directo en la trama principal, además y a riesgo de sonar cínica, en algunas ocasiones que haya amor ayuda a que pueda haber sexo.

Al contrario que en Homeland, donde son los impulsores de la trama, la mayoría de deus ex maquina (casualidades forzadas) utilizados en Masters of sex  solo sirven para recortar  los flecos sueltos de la historia; Vivian Scully no es más que el reflejo de lo que no es Virgina, y la forma de que echen a Ethan del hospital. El encontronazo de la señora Scully con su marido en el hotel no es lo que le hizo ser gay, es lo que empieza a abrirla los ojos.  Aunque más aún se los abre su nuevo amante tras verse en el cine. Mientras estos atajos de guión no impacten en la historia central no me resultan tan sangrantes para el resultado final.

masters and ginny

LA MORAL DE LOS 50 VS LA MORAL ACTUAL

Volviendo a mi crítica, me gusta cómo se desdobla la trama en tres parejas, la joven, la de mediana edad y la madura durante parte de la temporada, en la que vemos muy variados estilos de disfuncionalidad, no solo sexual sino especialmente afectiva. Creo que la moraleja de la historia viene a ser que por muchos datos que recopile el doctor Bill, hay un elemento no medible que es la atracción directa, sea sexual o sentimental entre los sujetos.

Pero la parte que realmente me interesa de Masters of sex es su amplio display de la moral en los 50. Los tabúes, los niveles de censura sobre qué se consideraba indecente, la homosexualidad escondida, la falta de comunicación de las parejas en el dormitorio, las camas separadas, las mujeres de mediana edad que no conocían el orgasmo. Esto es la parte que me interesa de Masters. Una visión obviamente exacerbada en su dramatismo (esto es Showtime, no el canal Historia) seguramente más generosa de lo necesario con la exhibición de “carne”, y mediatizada por haber sido guionizada por alguien que no vivió la época y al que le cuesta comprender estas ideas, lo cual conlleva una cierta censura, pero que en ningún punto veo excesiva.

Se quejaba Nahum de que nos cuentan los 50 desde nuestra óptica moderna donde nos escandaliza su falta de tolerancia. Yo creo que si bien es cierto que serie prejuzga más que Mad Men, esto estaba en su pacto de lectura, que vendría a ser algo como “Os voy a contar como en los 50, unos tipos adelantados a su tiempo intentaron  ser demasiado modernos con su exploración de la ciencia y nadie les apoyaba.”

Sinceramente creo que Bill y Virginia eran en gran medida gente con una mentalidad avanzada de a su tiempo (más ella que él, con sus ataques de homofobía y su preferencia por el misionero) y si son los protagonistas es lógico que nos impongan su óptica respecto al resto de su universo.

Imaginemos como tuvo que ser para Galileo, o para Colón contar a su círculo más íntimo sus ideas. Pues a menor escala es lo que sucede en esta ficción.

Quiero pensar que nuestros protagonistas tenían mentes del Siglo XXI, y quiero pensar que por ahí hay  gente con mentes del Siglo XXII que serán los que hagan esto avanzar. En caso contrario aún estaríamos por inventar la rueda. Pero me voy del tema. Reagrupemos.

masters and ginny

LOS DESLUMBRANTES

Hablemos de los protagonistas de la historia. Respecto a ellos sí coincido con Nahum. A mi me gusta mucho más él que ella. Bueno ella me gusta mucho como persona pero poco como personaje. Me explico.

Cuando comenzó la serie me obsesionaba ver que había tras la cortina de inmaculada perfección con pajarita que era Bill Masters. Mi pensamiento durante el piloto era “ si logran sacar la oscuridad que oculta este tipo, lo bordan”. Y lo hicieron. El hombre que carga a su esposa con la culpa de la infertilidad, que cierra la válvula de su agresividad y frustración vital para parecer un ser humano, que se idolatra sobre todas las cosas. Ese Bill Masters es el tipo al que quería conocer. No necesito que me caiga bien, solo necesito su complejidad para que la serie funcione. Su minimalista y bien traída complejidad. Felicidades Michael Sheen, ya te has sacudido Crepúsculo de tus hombros.

El reverso menos amable es Virginia. La ideal y extremadamente adelantada a su tiempo Ginny, que lo hace todo bien, que no se ata, que no se deja llevar, pero que en ningún momento parece fría ni cerebral. Tiene don de gentes y una gran capacidad para la ciencia, y les vuelve a todos locos, hasta al tío que le deja la leche en la puerta. Quizá sea un ataque de odio femenino, ese instinto que se ha cargado nuestro papel en la historia moderna, pero me cuesta empatizar con Virginia.

Y que conste que me encanta Lizzy Caplan, pero es que su personaje es demasiado “too much” para mí. Y no me gusta como utiliza al “chavalín” cuando todos sabemos imaginamos que terminará con Masters.

final

Lo que si me interesó fue la evolución de su arco conjunto, el “cómo” se fue hilando la relación de ambos a lo largo de toda la temporada.Por ello mi único “pero” fue la escena final; todos sabíamos que Masters estaba loco por ella, hasta tenía visiones con Virginia dándoles sermones, más claro no podía quedar. Por eso esperaba algo más radical que la escena, bastante moña, del doctor declarándose bajo la lluvia. Solo le faltaba haberse mojado el pelo un poco más para ser un Hugh Grant de clase B en Cuatro bodas y un funeral.

Me encantan las pelis románticas pero esto no es la CW por dios, y para mí ha fastidiado el tono del final de temporada. Demasiado pastel, demasiado Katherine Heighl. Demasiado Shonda para mí. Llamadme amargada, lo acepto con orgullo.

LOS DESLUMBRADOS

Por sacudirme el subidón de glucosa de la escena anterior hablemos de los condenados. Ellos son la cruz de la brillante vida de los protas. Son aquellos  que les quieren y apoyan y solo se llevan las migajas. Ellos son los que se quedarán en la cuneta cuando sus brillantes parejas decidan no tolerar más sus mediocres existencias

La pobre Señora Masters, devota aspirante a Florence Henderson, vive pensando que no es suficientemente buena para su maridito. Sé que es una pringada pero me da pena, porque ella juega con las cartas correctas para su tiempo mientras que Virginia es la mujer futurista que deslumbra más que nada porque juega en otra liga. Y más pena aún me da Ethan, el otro deslumbrado que para su horror vive a la sombra del mismo hombre tanto en lo profesional como en lo personal.

Me gusta que se vea el mismo estilo de relación tanto en hombre como en mujer y sus distintas reacciones, como estudio de la conducta humana, revela que la mujer arrastrada pelea más que el hombre. Vi algún destello de rebeldía en Libby que me dio esperanzas de que sea ella la que mande a freír mona a su marido y se redima, a ella y al resto de mujeres floreros de la época.

the suclly

LOS SECUNDARIOS

Obviando a Vivian Scully y su trama-pérdida de tiempo, los secundarios son gloriosos en esta serie. Desde los hijos de Virginia (el niño es genial) hasta su ex marido, pasando por Jane la secretaria de Masters, o los doctores Langham y De Paul, todos dan el do de pecho, si bien hay una trama y dos personajes que se alzan por encima del resto.

Me refiero, of course, a  Mr and Mrs Scully. La historia de un gay encerrado en el armario en plenos años 50 es sugerente por si misma, pero si encima está tan bien traída y con unas interpretaciones tan soberbias como las que aportan Beau Bridges y mi adorada Allison Janney, la convierte en material de premio. Su subtrama es quizás la más desgarradora e íntima de toda la serie. Ellos demuestran que se puede lograr ruborizar más y ser más transgresor con la ropa puesta, y que la intimidad no se mide en la cantidad de carne que se exponga, sino en la desnudez y autenticidad de la relación entre dos sujetos.

Él superviviente nato, roto por dentro, hipócrita, ella descorazonante, tierna, llena de sensibilidad y ganas de vivir, cuando le dejan. Ambos unidos nos dejan una maravillosa historia de fondo muy humana y por ello muy cruel. Ojala la trama de Vivian e Ethan hubiese alcanzado el mismo nivel, pero no podemos pedirlo todo.

Para terminar solo diré que a nivel personal la serie me ha gustado mucho, pero siempre me ha rondado la idea de que no llegaba a ser genial, que le faltaba algo. Para mi una mayor audacia visual y más uniformidad en las historias de fondo ayudarían bastante, pero sobre todo para meterme del todo en la historia me ayudaría que Virginia se soltase la melena. Y con ello no me refiero a llevarse a alguien al catre, en eso ya sabemos que ella es la master.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

P.D. Mi admiración hacia Allison Janney ha crecido aún más si cabe, que papelón, que soberbia interpretación. La serie subió enteros desde su aparición.

p.d.2 en España la serie se emite por Canal+

 

Mad Men crítica al estreno de la 6ª temporada en Series de Bolsillo

9 Abr

Como algunos sabreis comento Mad Men en series de bolsillo, así que os dejo el link del estreno de la sexta temporada que se estreno el día 7 en AMC y el día 8 en canal + donde la podreis ver en version original cada semana.

http://www.seriesdebolsillo.com/2013/04/mad-men-estreno-temporada-6.html

Nos vemos en tu serie o en la mía

Preestreno de Series sin prejuicios de Canal Plus en Madrid

5 Dic

Anoche, aprovechando que servidora está de vacaciones, me pude escapar a Madrid para asistir, en La escalera de Jacob, al preestreno de “Series sin prejuicios” el documental en el que Canal + analiza la evolución moral de las series en los últimos años.

Con guión de Toni Garcia Ramón y realización de Gonzalo Cabrera, la pieza nos habla de cómo las series reflejan de una forma pasmosamente normalizada muchos de los tabúes de nuestra sociedad, como el racismo (Larry David o Ricky Gervais) el incesto (Juego de Tronos) el bestialismo (Black Mirror) las enfermedades letales (Angels in America, The Big C, Breaking Bad) las enfermedades mentales (United Estates of Tara, Homeland) el tráfico de drogas (Weeds, Breaking Bad…otra vez) y un largo etcétera de menciones a cómo la ficción televisiva pone sobre la mesa temas, a veces incómodos, generando reacciones muy diversas en el espectador.

2012-12-04 21.16.46

El documental utiliza como hilo argumental, las menciones a momentos seriefilos que marcan un antes y un después en el tratamiento de determinados tabúes en televisión. Dichas reflexiones son realizadas por un grupo de expertos en distintas materias entre los que destacan los periodistas Mariló García, Alberto Rey o Enric Gonzalez, el realizador Nacho Vigalondo, el teólogo Juan José Tamayo, al que por lo menos yo esperaba más crítico, y la actriz Leticia Dolera que, por las maldades del montaje, termina siendo la parte cómica del documental, ya que la pieza únicamente recoge sus totales menos interesantes o más superficiales. Una pena que no asistiese ayer, me hubiese encantado preguntarle sobre su experiencia en Mad Dogs con mis adorados John Simm, Phillip Glennister y Mark Warren.

Me sorprendió gratamente el formato del documental, una intro visualmente atractica, especialidad de la casa, una estética basada en el blanco, intentando crear una atmosfera de pureza ante lo crudo de algunos de los temas que se trataban, evitando recursos manidos como la voz en Off, o las entradillas eternas sobre series por todos conocidas, y utlizando el montaje como elemento para generar comicidad entre escenas de las series y reacciones de los entrevistados; un estilo directo, a bocajarro, y sin miramientos.

Eso si, mi reproche necesario a la prolongada exposición a escenas de algunas series, que generan, en aquellos que no hayan visto todas las series que se analizan, el temido y siempre evitado spoiler. Yo me comí uno bestial, de A dos metros bajo tierra, pero acepto mi parte de culpa teniendo en cuenta que es una serie que terminó hace 7 años.

El único pesar que nos quedó es que se haya hecho en un solo episodio, por lo que no se puede profundizar demasiado en algunos aspectos que hubiesen merecido más minutos.

SAMSUNG

Posteriormente pasamos al debate, conducido por mi querida Laia Portacelli, que nos permitió charlar con García Ramón y Cabrera así como con el director de contenidos de Canal +, Miguel Salvat.

La conversación derivó al habitual conflicto cable Vs Network, en el que el García Ramón defendió férreamente a los canales de pago como los únicos capaces de crear estas corrientes de opinión, amen de golpear sistemáticamente a programas como Salvamé en cada una de sus intervenciones. A colación esto toda la sala lloró amargamente la falta de valentía que en este sentido, existe en la tele española.

Yo, como siempre, no pude callarme y les pregunté, de forma algo atropellada, si no consideraban que en ocasiones las series no son tanto reflejo exacto de la realidad sino de el lugar hacia donde se quiere que la realidad vaya, es decir, que dan un paso más allá de lo socialmente aceptable y que si esta podía ser la razón de que las productoras españolas no se atrevían a financiar productos de factura “arriesgada.” Toni consideró que la sociedad española estaba, en su gran mayoría preparada para ver algo así, pero que era la falta de valentía de las cadenas y productoras las que impedían que este tipo de materiales llegasen a las parrillas de nuestro país. Cabrera alabó la valentía de la televisión británica para exponer ideas, como las de Black Mirror, que aún hoy puede escandalizar a un teleespectador de mente abierta.

En general la opinión de los bloggers fue muy positiva a la pieza presentada, más allá de las habituales quejas relativas a  “faltaba mencionar tal serie o tal otra” enunciadas por todos nosotros con la misma vehemencia que un padre se quejaría al entrenador al no sacar a su hijo en un partido de futbol; esto es muy normal, los seriéfilos solemos adoptar como propias algunas series y nos duele su ausencia. Para todos los que os pico el gusanillo, podréis ver el estreno de “Series sin prejuicios” el miércoles 5 de diciembre en CANAL+ 1 y CANAL+1 HD (diales 1 y 150) y en los siguientes pases:

JUEVES 6, 21:30h, CANAL+2   VIERNES 8, 00:20h, CANAL+1

MARTES 11, 19:25h, CANAL+2  MIÉRCOLES 12, 17:15, CANAL+1

SÁBADO 15, 10:00, CANAL+2   VIERNES 28, 12:50h, CANAL+1

Ahora solo nos queda esperar al próximo proyecto de Canal + “España en Serie” que nos relatará al estilo “America in Primetime” la evolución de la tele española de los últimos años, aunque no espero encontrar mucha vanguardia en series como medico de familia o los Serrano.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Cine-Seriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en Serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: