Tag Archives: Juliana Margulies

The Good Wife: Sombras (con spoilers de la 4ªTemporada)

17 Nov

Hola de nuevo

Si has visto The good wife hasta la fecha (episodio 4×07) te invito a que leas este post, sino alejate rápido CONTIENE SPOILERS!!

Como ya conté todo lo que me gusta de la serie, ahora puedo dedicarme a uno de los grandes placeres del español medio: dar cera.

Por lo general The good wife no es una serie a la que dedicaría un post, me gusta más hablar de series menos conocidas, y con leer las excelentes reviews de Noelia Rodríguez  en Series de Bolsillo y comentarlas me suele bastar, pero es que esta temporada tengo un cabreo monumental con la serie, o lo que queda de ella.

Si os describía en el anterior post el maravilloso entramado de personajes perfilados hasta el exceso era porque lo que hacía que funcionara era el equilibrio entre ellos.

Con la Florrick al frente, la serie era un baile perfectamente sincronizado de los distintos personajes alrededor de una trama procedimental, un par de tramas del episodio y por último una trama general y dos o tres subtramas de temporada, afectando todas ellas de forma equilibrada a los distintos secundarios.

En esta temporada, por alguna razón que se me escapa la serie ha perdido su balance. La trama del auditor y la quiebra, la campaña y la más que tróspida relación entre Kalinda y su exmarido han fagocitado la serie. En algún punto las tramas secundarias se han perdido por el camino y muchos de los secundarios llevan sentados en el banquillo desde la premiere. Nada sabemos de cómo lleva Will el retorno a la abogacia, ni de la lucha de Diane entre su ideología y su amor al dinero, como tampoco pudimos ver las reacciones de Zach y la insufrible Grace respecto a las informaciones que se están vertiendo sobre su padre.

Cary no ha tenido minutos de juego hasta el episodio 7, al igual que David Lee al que dosifican con cuentagotas, algo más hemos visto a Jackie, pero solo en el marco de la campaña, y el mayor problema es que la pérdida de todos estos grandes ha sido en beneficio de la más que predecible conspiración de Maddie Hayward y de las descafeinadas escenas pseudosádicas de Mr and Mrs Savarese.

Como amante de las morbosas tramas de la investigadora, acepté la premisa de Mark Warren como kriptonita de Kalinda, pero esperaba escenas de una muy superior intensidad, mientras que el resultado ha sido la interacción entre dos personajes tan intensos que se anulan mutuamente, resultasen anodinos y en ocasiones incómodos (auí os dejo la foto de la “escena del huevo, que aún hoy considero de lo más absurda) Tanto magnetismo descargó el imán, que ya no pega ni en la puerta de la nevera.

Considero que estas son algunas de las razones del bajón de audiencia de la serie, que empieza a preocupar en los despachos de la CBS; si a ello le sumamos la enorme competencia de los domingos con series tan en forma como Homeland con el espaldarazo recibido en los Emmys o Dexter que ha recuperado el nivel de las primeras temporadas, tenemos la receta para el desastre.

Ni siquiera la avalancha de cameos de esta temporada, que convierte algunos capítulos en el lugar más superpoblado de estrellas del planeta tierra, ha logrado detener la hemorragia de espectadores que poco a poco han abandonado a Alicia Florrick a su suerte, sin dejarle siquiera una botella de vino para que ahogue sus penas en soledad.

Solo nos queda la esperanza de que los guionistas de The Good Wife se pongan las pilas y vuelvan a los orígenes, a hacer eso que solo ellos logran, dar alma a personajes que no la tienen o que si la tuviesen la venderían por un veredicto favorable.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

The Good Wife: luces (sin espoilers)

17 Nov

Soy una gran fan de The good Wife; desde el mismo momento en que la Margulies se calzó la peluca lisa de mujer responsable, yo estuve a su lado.
Como toda jurista que se precie, tengo la sana costumbre de odiar las series de abogados o con cualquier tipo de trasfondo legal. Soy capaz de tragarme las más absurdas fantasías perpetradas por médicos o periodistas, pero cuando tengo que escuchar las barbaridades que se dicen en una serie sobre algo que realmente entiendo, no suelo tolerarlo.
Debo remarcar el especial mérito que tiene que esto no me haya ocurrido aún con la serie de la CBS, que, a día de hoy consigue entretenerme incluso en su parte procedimental, muy bien documentada y con un impecable gusto en lo que a elegir temáticas jurídicas transgresoras se refiere.
Pero si me mantengo fiel a The good Wife no es por sus exquisitos juicios, los rápidos diálogos entre letrados contendientes, ni por el uso de algunos de los casos jurisprudenciales más interesantes y vanguardistas del sistema legal americano, mi devoción por la serie se asienta en el tratamiento de los personajes.
Normalmente una serie suele tener entre cinco y diez personajes entre protagonistas y secundarios para garantizar el mínimo de tres tramas por episodio; por lo general tienes un par de personajes multidimensionales (desarrollados por los guionistas con toda clase de detalles, vicios, virtudes, familia, conexiones…) mientras que el resto van siendo cada vez más planos conforme se alejan de la trama principal.
Esto no ocurre en The Good Wife, donde tenemos más de dos docenas de personajes perfectamente trazados, ya sean un secundario directamente relacionado con la trama madre o un episódico que encarne a un concreto juez, abogado, cliente o contrincante en corte judicial.
Este barroquismo guionístico genera una doble ventaja. Por un lado muchos actores conocidos quieren dar vida a alguno de los caramelos dramáticos que se ofrecen cada semana. No hay papel pequeño, no hay papel desagradecido, todo actor es consciente que recibirá un intrincado personaje que le obligará a dar el 200 % de su capacidad para bordarlo. Y normalmente lo hacen, porque saben que son carne de Emmy.


La segunda consecuencia positiva es el amor-odio que estos personajes generan en la audiencia. Abogados que abusan de la discriminación positiva como Michael J. Fox o Martha Plimpton, jueces pacifistas, egocéntricos o tan viejos que apenas siguen el caso, clientes deslenguados o abogados rivales taimados y poderosos, todos presentan cualidades que les hace únicos e irrepetibles, y que generan familiaridad y empatía en el espectador.
Así cada temporada, esperamos ansiosos ver a nuestro personaje episódico favorito, generando con los “peeks” del siguiente episodio la emoción del espectador, que reconoce a su favorito y generando con ello un cliffhanger externo a la propia trama.
De igual forma ocurre con los secundarios, que toman incluso más protagonismo en ocasiones que la propia Alicia, desde los socios del bufete Diane y Will a los compañeros de batallas, Kalinda, Cary o Eli, y la insoportable familia con Peter Florrick a la cabeza y Jackie en la sombra.


Me reconozco una gran fan de Alicia; siempre he odiado que los personajes femeninos tengan que ser moralmente superiores o sentimentalmente frágiles. Es maravilloso ver por fin una mujer que tiene los bemoles de columpiarse en la delgada línea que delimita lo legal de lo delictivo, con la misma frialdad que un hombre. Alicia se siente cómoda en esa zona borrosa situada entre lo moralmente reprobable y lo correcto; ella no monta pollos, ella es fría y piensa las consecuencias de sus actos, no es impulsiva y emocional, es analítica y practica. Y no por ello es mala o retorcida, es un ser humano con sus contradicciones y pesares, con un fuerte sentido de la justicia, pero comprende aquello que decía Maquiavelo de que a veces cualquier medio es lícito para llegar a un fin. Y un personaje como éste, señores, es algo difícil de ver en una televisión que todavía se asienta en muchas ocasiones en clichés de género, por lo que hay que agradecer a los hermanos, ahora hermano a secas, Scott, y a Robert y Michelle King por regalarnos a la señora Florrick.


Como me parece de rigor os contaré que mi personaje favorito es Cary Agos, por su enorme evolución como personaje. Paralelo a su crecimiento como persona, el abogado va progresivamente mutando del típico chiquillo que sale de la facultad de derecho con instintos de tiburón y ansia de sangre al hombre sereno y equilibrado con un sentido de la moral abrumador. Al contrario de lo que parecería normal, conforme a más palos recibe, más humano se vuelve, y los desatinos de su vida le hacen  comprender que en ocasiones hay que dar un empujón para que lo justo gane sin importar en que lado del tribunal te encuentres, y que el dinero y el poder no es lo único importante. Su cambio ha sido gradual, sutil pero poderoso y si revisionásemos los primeros episodios no le conocería ni la madre que lo parió (Alfonso Guerra dixit).
Quizás existan personajes más brillantes en escena, como Kalinda o Eli Gold, pero ninguno ha crecido como Cary, que es un hijo de esta serie y nosotros hemos estado ahí para verlo crecer y acunarlo.
Estas son algunas de las luces de The good Wife, pero no todo es bueno, en mi próximo post explicaré las sombras, aunque en ellas si habrá spoilers, así que si no viste la serie…¿a que esperas?
Nos vemos en tu serie o en la mía

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Los calcetines no tienen glamour

Compendio de cosas sin sentido

Cine-Seriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en Serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: