Tag Archives: Breaking Bad

Los Emmy bien, gracias. Resumen y crítica a los premios de la TV

27 Ago

 

Ayer vi la ceremonia de los Emmy; por describirla en tres palabras podríamos decir que fue sosa, previsible e insustancial.

Ya el hecho de celebrarse un lnes le quitó lustre, pero la realización y el presentador tampoco le hicieron un gran favor a la gala.

No hubo momentos excesivamente emotivos, ni el homenaje de Billy Cristal a Robin Williams logró emocionarme) no hubo premios polémicos, no hubo discursos polarizantes, no hubo chistes ofensivos. En resumen, los Emmy bien gracias.

Seth Meyers me pareció aburrido y poco suelto, los chistes quizá fueron demasiado internos para que el yankie medio los cogiese, aunque tuvo sus pequeños momentos.

Los premios fueron previsibles en general, lo más arriesgado de ellos fue poner a Orange is the new black como comedia en vez de drama y a True Detective como drama en vez de miniserie. En ambos casos Netflix y HBO se la jugaron, y en ambos casos perdieron estrepitosamente, a favor de, la ya cansina, Modern Family y sobre todo de Sherlock, que se vio coronada con 3 premios y gracias a Dior que estaba Moffat por allí, que sino se marcan un” Maggie Smith” con todos los premios. Esa flema british. Cómo me pone.

breaking-bad-cast-emmy-reaction-press-room

LO POSITIVO

Me encantó True detective, y sus protas, pero la noche del lunes era para Breaking Bad. Anna Gunn y Aaron Paul (en un más que sospechoso estado) recogieron sus merecidos premios, a la par que lo hizo Brian Cranston con la sala en pie y una (como me gusta esta expresión) cerrada ovación. De igual forma ganaron el Emmy al guión y a mejor drama. Noche redonda y broche de oro para la serie (estoy on fire con las frases hechas)

También ganó Juliannna, si la de de Good Wife, esa. No puedo decir nada, me emociona solo verla (no tanto su vestido de dominatrix) ya que soy fan suya desde que era la enfermera Hathaway en Urgencias (Iaaar para los cultos) y no llevaba peluca sino su pelazo natural. Irrepreochable su premio a una actuación madura y llena de matices, en especial en esta brillantísima temporada.

Mi (otra) actriz favorita Allison Janney, también ganó; pero ella es mejor que elresto y ganó dos Emmy. Uno por actriz invitada (que realmente significa soy lo mejor de la serie) por Masters of sex y otro por actriz secundaria ( que también significa soy lo mejor de la serie) por Mom. La serie es detestable, otra de Chuck Lorre, pero ella salva los muebles. Allison Janney, que ya tiene 6 (si seis) Emmys debería ganar todo a lo que se presente, ya sea esto o la porra de tu oficina. Seguro que si ella ayudase con la quiniela acertábamos más de cinco. Es una grande. Tiene garra, tiene gracia, tiene fuerza uhuhuhuhuh (Jose luis Moreno style)

Y de una pareja de damas a otra, Cathy Bates y Jessica Lange. La segunda representa el glamour del mundo, la segunda nos representa a todas las demás. Maravillosas ambas, cada una en su estilo, divas ambas, merecedoras ambas.

Otro de los premios que más disfrute fue de el mejor guión de comedia para Louis CK. Me molesta que digan que no hace comedia solo porque no sea el humor fácil de Chuck Lorre. La cmedia es ácida, dura realista y a veces hace pupa, y eso es lo que hace Louie, mi comedia favorita junto con Parks and Recreation. En especial me emocionó que ganase el premio por el episodio “ So did the fat lady” cuyo plano secuencia final es de lo mejor de este año, más aún teniendo en cuenta el hecho de que uno de los más sinceros momentos de un personaje femenino en televisión de los últimos años, lo ha escrito un hombre. Im-presionante.

También me gustó que los estrellitos de Hollywood no se llevaron nada, ni la Roberts, ni Rufallo, ni demás coleguillas…estos premios son de la tele, no vengan a abusar.

Ah el beso de Cranston a Louis-Dreyfus fue enorme, enorme…

modern

 

LO NEGATIVO

El aburrimiento general de la gala, el horrible, horrible número musical, Andy Samberg haciendo el canelo (reconozco que me hizo gracia al llorar a Lena Headley) pueden ser los peores momentos. Ah y Lena Dunham, en si misma. Su vestido, su pelo, su maquillaje y sí, su serie. No la soporto.

Y Mad Men un año más sin premios, quizás con suerte en su última temporada, se recompense a esta gran serie, tan denostada en los últimos años. Y al pobre John Hamm. Solo me queda la esperanza.

El discurso del presidente de la academia, normalmente aburrido, fue lo más polémico al subir a Sofia Vergara a una plataforma vibratoria, para que la gente no cambiase de canal mientras hablaba; conforme lo estaba viendo imagine la oleada de críticas feministas al mismo. Creo que erró en no subir a Mathew McConaughey con ella a la plataforma, o a Manganiello. Todos hubiésemos disfrutado y no hubiese pasado nada. Quizá con la crisis cmpraron la plataforma pequeña, y solo les cabía uno.

worst-dressed-emmys-2014-600x450

Los premios de comedia no fueron malos, fueron más de lo mismo; como cada año ganaron uno de Modern Family (van rotando) y Sheldon. Como siempre. Para que cambiar. Sheldon es un personaje enorme, carga a su espalda la serie entera y la levanta, pero parece que no hay más gente en el mundo. Pero no seamos hipócritas, si Cranston ganó un pilón de Emmy, Jim Parsons también tiene derecho. Aunque a mí me guste Louis CK. Igual sucedió con la ganadora a protagonista de comedia. Nadie puede batir a la Louis-Dreyfuss, menos ahora que es una super woman besada por Brian Cranston. Me da igual, querida Julia tendrás un Emmy pero no molas como Amy. Poehler. O Beyoncé, como le llaman sus amigos.

También en mejor comedia ganó Modern Family, adiós Emmy para Orange is the new black, y The Normal Heart se llevo el de Tv Movie.

Un triste premio a mejor dirección para True Detective, al que se reprendió por errar la categoría, terminó hundiendo el, para mi mejor estreno del año. Aunque tampoco mi segundo mejor estreno Fargo se llevó todo lo que merecía, aunque los premios de mejor guión y mejor miniserie no supieron tan a poco después de todo (una pena Alison Tollman, un respiro que no ganase Colin Hanks)

january

En el apartado moda y complementos hubo, as always, mucho glamour, ellos muy guapos (McConaughey el mejor), ellas algunas monísimas, como January Jones o Lena Headley, otras como Lena Dunham, Sarah Paulson o Christina Hendricks podrían haberse mirado al espejo antes de salir de casa. Mi madre no se lo hubiese permitido. Eso ni que obligasen a Alison Janney a dar un premio junto a Octavia Jones. Eso es de desalmados cabrones. Ah perdón, que olvidaba que habla de la industria televisiva

 

Nos vemos en tu serie o en la mía.

Un día en un mundo hecho de personajes de series

8 Nov

Buscando ideas para los post especiales por el I Aniversario del blog, el otro día mi colega del Birraseries Asturias @ainhop me sugirió crear mi propia familia de personajes de serie. He querido llevar la idea un poco más alla imaginando como sería vivir rodeados de los roles más carismáticos de la pequeña pantalla. Un pequeño universo al estilo de Los Simpsons donde las caras más conocidas jugasen un papel fundamental. Además podéis jugar a averiguar la serie de cada uno de ellos, pinchando en su nombre un link os lleva a la serie en la que saían. Ni que decir tiene que estáis invitados a añadir personajes.

Suena el despertador, no con unos horribles pitidos, sino con la divertida música de Los Conchords; perezosa salgo de la cama solo atraída por el apetitoso olor que viene de la cocina. Tras cantar a voz en grito el último éxito de Drive Shaft en la ducha, me visto y dejo mi habitación. Sonrío al pasar frente a la puerta de mi hermano Connor, que está cerrada a cal y canto. Imagino que anoche salió y hoy tiene una terrible resaca. Nada nuevo bajo el sol.

En la cocina mi padre, Jack Bristow, prepara huevos revueltos mientras mi madre, Alicia bebe apresuradamente un café mientras prepara su juicio de hoy. En la mesa mi hermana Blair no separa los ojos del móvil mientras escribe compulsivamente, sin tocar la comida, para variar. A veces le soltaría un sopapo a esta cría.

Mi madre levanta la vista del gigantesco dossier que está leyendo para decirme: “no olvides que hoy vienen tu tío Joey y tu tía River a comer”. Con todas mis historias se me había pasado que mis dos tíos solteros favoritos venían hoy a casa. Creo que mi tía tuvo un affair con un tipo extranjero o algo así, pero no terminó bien, por lo visto viajaba demasiado. En cambio a mi tío Joey no hay quien le cace, y eso que es un reputado actor de telenovelas.

Cuando por fin todos salen en tropel de casa, me siento con una taza de “macolate” y enciendo el televisor; aún me queda un rato antes de ir a la facultad. Will McAvoy está dando las noticias del día.

Parece que el presidente Barlet va a conceder muchas becas a estudiantes sin recursos y la alcaldesa de mi ciudad Leslie Knope por fin inauguró el parque que siempre quiso construir. Los agentes de policia John Cooper y John Luther detuvieron un negocio de drogas y atraparon al peligroso criminal Stringer Bell, pero aún no dieron caza al rey de la metanfemina un tal Heisenberg. Por último la buena noticia del día es que encontraron con vida a varios pasajeros de un vuelo que se estrelló hace varios años en su trayecto de Sydney a Los Ángeles. Seguro que estaban divinamente en una isla paradisíaca. Hay gente que se queja de vicio.  

En los deportes Casey McCall y Dan Rydell comentan las grandes trayectorias deportivas del MVP del fútbol americano Matt Saracen y del reciente ganador del anilo de la NBA Nathan Scott. El entrenador de Saracen en el instituto y el hermano de Scott están allí para comentar las imágenes, pero son bastante sosos y no dan mucho juego.

Con la tele se me va el santo al cielo y cuando miro el reloj tengo que salir disparada para la facultad. Mi maravilloso Chevrolet Impala me espera en el garaje y me saluda con un rugido cuando la llave hace contacto con su potente motor. Al encender la radio escucho la familiar voz del Dr. Frasier Crane y su programa de psiquiatría; una tal Liz Lemon le llama para pedir ayuda para su amigo Jack, que por lo visto tiene una insana obsesión con lograr un ascenso. Según el doctor parece un caso perdido.

Otra paciente, bastante alterada, dice haber perdido su boli verde y que si él todo el país está en peligro. Otro hombre llama a quejarse de su depresión porque alguien se comió su bocadillo. Y empieza a gritar ¡mi bocadillo, miii bocadillooooo! por lo que Frasier corta la llamada y pone anuncios. Cuanto loco suelto. Al menos esta publicidad  mola porque suena el jingle de la Pepsi patio, mi favorito, me pregunto quien lo habrá escrito.

Al llegar a  la puerta de la facultad mis amigos me esperan; formamos un grupo de estudio cuando empezamos en Greendale, mi universidad, y ahora somos inseparables. Bueno menos Pierce que murió en extrañas circunstancias. Sigo sin fiarme de Chang el “gorrilla” del parking, creo que tuvo algo que ver.  

Mientras atravesamos el campus tenemos que frenar para no ser arrollados por un grupo de corredores desnudos. Ni que decir tiene que son los pirados de las hermandades entre ellos Capie, Evan y Rusty, compañeros míos de clase, aunque no pisan mucho por allí.

 Me espera una dura mañana, gracias a que mis compañeros de sitio Ted y Seth me contarán miles de anécdotas interesantes durante las clases. Son tipos majos, sino estuviesen siempre lloriqueando uno por no tener novia y el otro porque “su Summer le dejó”. Necesitan un revolcón y rápido. A ver si les busco un ligue.

Al mirar mi horario veo que hoy tengo clase con el profesor Sheldon Cooper que es duro de pelar. Aunque aburrido, al menos el profesor Cooper es inofensivo, temo mucho más las clases de Hank Moody y sus “largas manos”.

Tras varias horas de clase y una genial comida con mis tíos me marcho a trabajar. La matricula no es barata, y desde que mi padre dejó la CIA  y se hizo jardinero hay que echar una mano para pagar las diademas de mi hermana Blair ¿Os dije que no la soporto? Pues eso.

Trabajo en una consulta médica, donde todo el mundo está liado con todo el mundo, menos yo, que le soy fiel a mi novio Cary, un abogado colega de mi madre. Mi jefa Meredith rompió con mi otro jefe Gregory y se llevan a matar, pero ella ahora sale con un congresista algo chungo llamado Francis Underwood y por su lado el Dr. House se acaba de comprometer con Nancy Botwin, una viuda muy agradable pero tremendamente celosa de su intimidad, cada vez que le pregunto a que se dedica se hace la loca y se larga. Curioso.

Hoy todos están agobiados porque llegó un paciente muy famoso a la consulta de la Doctora Melfi, una psiquiatra que comparte oficina con nosotros; por lo visto el tipo gordo y sudoroso que entró en su oficina, parece ser algo más que el dueño de una empresa de recogida de residuos. Miedo me dio cuando Marilyn mi compañera en la recepción le dio un corte de los suyos cuando pregunto de forma grosera por la oficina de la doctora, gracias a que pasó Jackie, una enfermera que siempre está en las nubes, y él se puso a piropearla al más puro estilo albañil. Después ella me comentó que el tipo le sonaba de algo, pero que no recordaba de qué. Esta mujer, parece que vive en otra galaxia.

Tras el trabajo quedo con mis amigos de toda la vida para que me cuenten sus novedades; Michael logró ligarse a su amigo Brian del que lleva colgado desde crío, ya le dije que él que la sigue la consigue. Mónica está encantada porque consiguió una mención al restaurante más limpio de la ciudad.

Kara, mi amiga piloto, cree que su novio Lee se declarará antes de que ella se marche de misión en un nuevo portaviones llamado Battlestar. Al menos será una misión cortita y volverá en poco tiempo. Qué bien nos lo pasaremos preparando su boda. Mónica está encantada con la idea y dice ya tener mucho avanzado. Kara pone gesto de pánico.

Y tras media hora de retraso, llega al Central Perk, mi amiga más hippy y mística, Willow.  Tras su fase pro-brujería ahora le ha dado por el rollo gótico. Creo que tiene mucho más que ver con su nuevo novio Richmond, que con su amor por lo siniestro.

Aún con eso nos convence a todos para ir a un garito llamado Fangtasia. Una vez allí veo de fondo a dos profesores míos, nunca imagine a Koothrappali y Wolowitz dentro de este ambiente. Kara mira de forma desafiante a todos los paisanos del bar, y Michael se agarra a mi como si fuese un Koala, al ver que lo que muchos beben no es vino tinto.

De repente una cuarentona enfundada en un vestido de latex muerde en el cuello a Mónica y deja entrever unos enormes colmillos. La histeria se adueña del bar y en medio del estruendo, la puerta del bar se abre de golpe y dos tipos muy duros empiezan a cortar cabezas, solo se salvan una pelirroja y un tipo rubio muy alto que escapan por la puerta trasera. Los tipos duros nos sacan del bar mientras se insultan el uno al otro y me piden si les puedo dejar mi coche para perseguir a los fugitivos.

Creo que lamentaré haberles dicho que sí. Bastante antes de lo esperado llega la caballería; dos agentes del FBI nada amenazantes la verdad. El primero es un tipo desgarbado pero atractivo con una gabardina gris que empieza a preguntarnos por lo sucedido, mientras su compañera, una pelirroja bajita y algo rechoncha comprueba que nadie sufrió heridas de gravedad.

Por fin nos dejan ir, aunque a Mónica se la llevan a dar puntos a urgencias, espero que allí vea a ese médico tan guapo que la atendió cuando se quemo las manos de tanto limpiar el baño de su restaurante.

Yo entre el susto y el frío que tengo solo quiero volver a casa, así que tras despedirme de mis amigos y tras ver que mi novio no coge el teléfono, llamo un taxi (efectivamente, no me devolvieron el coche). Un gracioso indio llamado Rajid me lleva hasta mi puerta, y al menos allí me espera una alegría.

Mi prima Miranda vino de visita y me trajo un regalo, ¡unas maracas! Esta chica siempre fue rarísima pero la quiero un montón, además es la única con la que comparto talla de zapatos. No es fácil encontrar botines del 44. Somos shopping buddies, y nos reímos de la gente con pies pequeños, como el tío Joey.

Tras despedirme de todos subo a mi habitación, y por el pasillo me cruzo con Connor que sale de fiesta en este momento. Al mirar por la ventana de mi cuarto veo que hay un amigo esperándole…es el tipo rubio del bar de góticos!  El mira hacia arriba sonríe y se pone un dedo en la boca para dejarme claro que debo estar calladita. En ese momento me doy cuenta que nadie puede ayudarme, pero a mi espalda una voz ronca y firme me dice, “Hola Sara soy John y estoy aquí para protegerte”. Incrédula me giro para ver que va acompañado de un tipo bajito con gafas que susurra “¿pensaba que estaba sola en esto? Señorita, usted mejor que nadie debería saber que siempre hay alguien observando.”

Nos vemos en tu serie o en la mía

Breaking Bad 5×16. Crítica al final de la serie. Un hombre libre

30 Sep

Hace unos minutos que los últimos acordes de baby blue languidecieron para dar paso a la banda sonora de la serie, que marcaba el final de Breaking Bad. Una sintonía breve, conocida y reconocible, placentera, como Walt, pero a la vez intensa, aguda y desgarradora, como Heisenberg.

La dualidad, la doble personalidad que a todos nos acompaña, el ying y el yang, el querer y el deber, la pasión y la razón, han marcado estos seis años para todos sus espectadores.

En estos momentos en que la sensación de euforia y satisfacción todavía no me ha abandonado, creo que es el momento en que puedo escribir el sentimiento que me ha producido esta serie con mayor verosimilitud.

Como todas las grandes pasiones la serie y yo no tuvimos un comienzo sencillo, pero poco a poco, la fuerte atracción exterior que me producía la serie (siempre he dicho que visualmente es sin duda la mejor serie que se ha producido) fue vencida por su vertiente más personal.

Aprovechando el concepto de relato episódico como nadie, Vince Gilligan nos ha permitido ser testigos de la metamorfosis de un hombre en un monstruo; sin luna llena, ni picaduras radioactivas, solo a través de la acción de los elementos existentes a su alrededor.

vlcsnap-2013-09-30-19h20m38s88

Como si de una reacción química se tratase, para realizar el experimento solo era necesario un cuerpo (Walter White) sometido al contacto con otros cuerpos (fuesen de signo positivo como Hank, Marie o Gretchen y Elliot Schwartz o negativo como Tuco y Héctor Salamanca, Gus Fring, Mike, Lydia o Todd). Dicho contacto debía, para obtener la reacción buscada, someterse a unas determinadas condiciones de temperatura, humedad y presión, (el abrasador desierto de Alburqueque con la muerte en los talones y nada que perder).

Tras lanzar el experimento únicamente nos restaba sentarnos a observar los cambios sufridos en el sujeto cero. Era abrumador observar cómo, paulatinamente, su piedad se reducía, aumentaba milagrosamente su capacidad para la mentira y la extorsión y a la vez sus capacidades psíquicas aumentaban exponencialmente para urdir planes que le sacasen del más inverosímil y desquiciante atolladero. Como ya comenté en un post anterior con las condiciones y los componentes adecuados se puede convertir a cualquiera en un super hombre, prácticamente en un Dios.

vlcsnap-2013-09-30-19h24m49s34

Y en eso se convirtió Walt, en un semi  Dios, adorado por los malvados, temido por los esbirros, odiado por los que le amaban. Hasta no tiene problema en hablar con el otro Dios, un colega, para que le “eche una mano” y le ayude a volver a casa.

Pero este Dios tenía una enfermedad humana. El cáncer era clara alegoría al mal que corría sus entrañas, al horror que generaba con sus acciones. Él estaba en el negocio de crear un imperio y por fin hoy, tras 62 episodios lo reconoció. Lo hizo por si mismo, le hacía sentirse vivo. El Dios se humanizaba, cuando el hombre se endiosaba.

La cabaña de New Hampshire fue el envoltorio de seda en que tuvo lugar la fase final de su mutación definitiva. Únicamente faltaba el llamado de la madre naturaleza que le obligase a salir, y de forma perfectamente sincronizada, las sutiles palabras de Gretchen Schwartz fueron su canto de sirena hacia el lado oscuro. “Era un hombre dulce”. No, Gretchen, ese hombre ya no existía, había muerto y lo poco que quedaba de él fue enterrado con Hank en unas coordenadas cualquiera bajo el polvo del desierto.

El fantasma de Walt dejó finalmente de acosar a Heisenberg y éste salió a la luz, por última vez, para completar de forma irrevocable y definitiva su legado. Él y solo él decidiría su final. Tomando las riendas de su demacrada montura hiló el plan definitivo. Atando todos los cabos de forma sistemática y enfermiza, formuló una estrategia que permitiese ir soltando lastre para llegar sin nada que perder, ni un dólar en el bolsillo por el que pelear, a la batalla final, la que le enfrentaría con su propia creación. Jesse Pinkman.

vlcsnap-2013-09-30-19h23m15s124

Así se liberó del reloj que éste le había regalado, como símbolo de su relación con Walt. Logró destruir la jovial vida de los Schwartz dejándoles un encargo lo suficientemente siniestro y aterrador como para impregnar de angustia su inmediata existencia. Por último dejo un dulce regalo a Lydia.**

**No me resisto a contar esta anécdota. Como fanática de la sacarina que soy, yo también tomo Stevia. El otro día mientras me preparaba el café me vino un flashazo. Walter iba a poner el ricino en un sobre para Lydia. Era tan meticulosa que sabía que no tomaría ningún otro edulcorante en su manzanilla. Se lo conté a mi querido amigo Ernesto, en una de nuestras eternas conversaciones sobre Breaking Bad y me dijo que no podía ser. Ahora espero un comentario reconociendo mi acierto. Espero encontrarlo en breve.

Por último, como rito antes de la batalla, Heisenberg concedió a Walt un deseo de moribundo, ver a sus hijos antes de morir, al indefenso de cerca, al traidor desde la barrera, y se concedió también un deseo a si mismo. Romper el tabú en el que basó su gran mentira, y revelar a Skyler (y a si mismo) sus autenticas motivaciones.

Es fue su recompensa. Su premio. Decir la verdad. Una verdad disuelta en un océano de mentiras, una verdad susurrada en la penunbra de una cocina, en la intimidad del matrimonio hundido, en la libertad de saber que se acercaba el final.

vlcsnap-2013-09-30-19h31m52s172

Sin una conciencia que llevar a rastras, se lanzó de cabeza a su final, sin miedo a morir, Walt ya estaba muerto, y Heisenberg extenuado. El plan estaba perfectamente trazado, pero, como siempre, a ojos de un hombre calculador, el resto de sujetos no funcionó conforme a las leyes de la lógica. En vez de encontrar a un Pinkman poderoso, a sus pies apareció un Jesse postrado. Al observar su sufrimiento, encerrado durante meses (igual que él), vio en sus ojos el producto de sus actos, y se reencontró con su amigo, con su colega, con su hijo. Y una vez más su ira se disipó. Hasta Heisenberg tenía una debilidad, y era Jesse.

Y un segundo antes de desatar el infierno de balas, hizo su última acción a favor de Pinkman, no se si desinteresada o no. Quizás no quería a nadie llamándole Bitch durante toda la eternidad. El tío Jack no tuvo tanta suerte.

Pero Jesse no lo agradeció. Tras innumerables palizas, traumas, secuestros y novias muertas, por primera vez tuvo oportunidad de vengarse de Walt, pero mantuvo su palabra de no volver a obedecerle jamás; así viendo que su mentor deseaba morir, decidió negarle su último deseo. Demasiada muerte en sus manos.

vlcsnap-2013-09-30-19h31m02s183

Bueno, siempre quedaba hueco para uno más, y Jesse utilizó sus escasas fuerzas para arrancar el aire de los pulmones de Todd; no solo por sus pecados, sino como personificación de todos los hombres que habían abusado de él. Jesse libró la batalla del niño acosado en el colegio, de la mujer golpeada, del trabajador explotado, y se libró del abusón para siempre. Y en ese momento todos disfrutamos, porque todos hemos sido Jesse alguna vez, y todos quisimos venganza. Podía haberlo hecho con Walt, pero en el fondo, no es sencillo matar al padre.

Tras la dulce huida de Jesse, y la jactanciosa conversación con Lydia (ese politono molón de móvil) Walt, herido de muerte con sus propias balas (aquí el concepto fuego amigo no es válido cuando uno termina odiándose y amándose tanto a si mismo), debía encontrar las verdes praderas en las que agotar sus últimos momentos en la tierra. Y las encontró. En medio del inhóspito paisaje desértico, Walt y Heisenberg se reencontraron en su particular monte Eliseo. Solo eres un Dios si estás en la cima de tu montaña, y la de Walt había brotado de la fusión del vidrio, el metal y la inteligencia humana.

vlcsnap-2013-09-30-19h33m17s251

Su Shangri-la particular estaba a tan solo unos renqueantes pasos. Sus árboles frutales fueron los viales, sus arroyos los alambiques y su templo el bruñido recipiente en el cual vio su rostro reflejado por última vez, ese rostro desgastado y anémico, destruido por mil y un pecados contra el cielo, y por primera vez, vio su alma asomando a través de sus agonizantes ojos, un alma sesgada por la ambición y la soberbia. Pero ya no importaba. Skyler era libre, sus hijos eran libres, Jesse era libre, pero sobre todo él era libre, un hombre libre muriendo en el lugar en el que había sido un Dios. Todo había terminado, todo estaba bien.

Descansa para siempre Walter, cuida de él, Heisenberg, nosotros no os olvidaremos, y seréis por siempre recordados. Larga vida al rey. Y a su alargada y tenebrosa sombra.

Gracias Vince, gracias por todo

Nos vemos en tu serie o en la mía.

Parte Final temporada 5 Breaking Bad: Corta vida al rey (con spoilers)

11 Ago

Este domingo se estrena la segunda parte de la quinta, y última, temporada de Breaking Bad, y quería dedicarle unas líneas.

Si os soy sincera mis inicios con la serie no fueron nada prometedores. Recuerdo que tras ver los dos primeros , en especial “la escena de la bañera”,decidí que aquella serie no era para mí. Estaba convencida de que aquella era una serie en la que nos iban a contar las miserias  y patosadas de dos perdedores, con gags dignos de jack-ass.

Durante al menos un par de años la serie durmió el sueño de los justos en mi carpeta de series aparcadas, hasta que,  jaleada hasta el cansinismo por mi amigo @ernesmitre, decidí darle otra oportunidad.

El visionado de los primeros episodios  me costó una barbaridad porque no tenía claro hacia donde iba la serie, y, sinceramente, aguanté por que me ganó en el aspecto visual.

Dentro de mis series favoritas, cada una lo es por un aspecto en el que destaca sobre las demás, ya sea  la premisa, los personajes o los diálogos; pues bien, mi devoción por Breaking Bad es estética. La forma de mostrarnos las historias, de colocar la cámara, los planos de colores saturados en el desierto, la música totalmente contraria a la intención de la imagen y que sin embargo emplasta perfectamente son algunos de los puntos que consiguieron que no abandonase por segunda vez la serie de AMC.

Pero aunque visualmente me pareciese magistral, seguía detestando a todos y cada uno de los personajes; hablaba Alberto Nahum en su post sobre Breaking Bad de la diferencia entre alineamiento y empatía. Durante mucho tiempo yo me alineé con Walter White y compañía, pero no empatizaba, es decir, estaba junto a él pero no me sentía cerca de él.

walter

MI RELACIÓN CON WALTER

En el inicio de la serie Mr. White era una pringado, Jesse un espantapájaros al que el viento movía cada día en una dirección, y prefiero no hablar de los personajes femeninos, que a día de hoy son mi gran “pero” a la serie.

Pero poco a poco la serie y sus protagonistas empezaron a calar en mí; paradójicamente cuanto más se sumergía Walter White en el fango moral, más atrayente me resultaba el personaje. Su descenso a los infiernos fue mi elevación a los altares. Cuanto más emergía Heisenberg y más se diluía Walter White, más interés despertaba en mí el personaje.

Era un malvado distinto, porque le habíamos visto ser bueno, ser ingenuo, patoso y deleznable y sobre sus cenizas se había levantado una criatura cruel y maquiavélica, capaz de dejar a un lado las pulsiones que nos hacen débiles y poner el fin por delante de los medios, fuese o no su objetivo honorable. La serie nos proporciona un asiento de primera fila en evolución del ser humano falible al hombre perfecto de Nietzsche, al super yo, a la criatura que gobernaría la tierra, o, en este caso un cartel de drogas.

Posiblemente muchos de vosotros, que os dejásteis atrapar desde el principio,  no comprenderéis porque mi empatía no llegó hasta que Walter se volvió un grandisímo cabrón. No soy masoquista, ni satanista, ni especialmente fan de la “mala gente”, la razón es que en cierta manera Heisenberg nos redimió a todos.

En ocasiones cuando vemos series nos tiramos de los pelos pensando en la estupidez que acaba de cometer el protagonista que le ha privado de todo lo bueno (la pasta, la chica, en general la felicidad). En los albores de la serie, quedo claro que el hueco para la felicidad era casi inexistente. La vida de Walter, antes del nuevo embarazo de Skyler y el consabido cáncer, era ya una basura, con sus dos curros, su mujer pasivo-agresiva  su hijo amante de los cereales, y su frustración por haber vendido un exitoso futuro por 5.000 apestosos dólares.

Desde el duro suelo solo se puede ascender, y Walter lo hace. Aunque a veces no le salgan las cosas bien, él va actuando conforme a cualquiera de nosotros, desde nuestro sofá, lo haríamos. Ni sus sentimientos, ni los escrúpulos, ni una personalidad absurda hacen que Walter meta la pata. ¿Cuántas veces nos hemos quejado de que un personaje actúa de una forma absurda, en que se ve a la milla la mano de los guionistas, para mantener vivo un conflicto dramático? Esto no sucede en Breaking bad, porque Walter siempre tiene una razón para hacer las cosas, ya sea su familia, el dinero o su enorme ego, pero él es el dueño de su destino, y los guionistas le ponen piedras en el camino, pero no le obligan a sortearlas de forma irracional.

Y si él sólido tratamiento del personaje no fuese suficiente, de propina le permiten hacer aquellas cosas por las que cualquier mortal suspira, como cargarse al jefe que le presiona, soltarle lo que realmente le pasa por la cabeza a su mujer (ese I´m the one who knocks) o poner a un rival en su sitio a base de soberbia y posturno extremo (Say my name). Que levante la mano quién, en esas escenas, no se sintió redimido de toda su frustración vital durante unos instantes. Pues eso.

jesse

LA LIBERACIÓN DE JESSE PINKMAN

De igual manera Jesse, especialmente tras su desintoxicación, comenzó a mostrar más aristas. El personaje expulsó algo más que las drogas en su cura, comenzó a sudar capas, complejidad, y una moral muy discutible, pero auténtica. Las drogas habían anestesiado un alma hambrienta de reconocimiento. En la búsqueda de una figura paterna que le apreciase, Pinkman terminó poniéndose en manos de la persona equivocada. Un villano aún a medio cocer, y en el que Jesse avistaba todavía un espíritu afin y noble al que quería agradar. Un alma libre terminó esclavizándose por un puñado de buenas palabras y vendiendo su lealtad muy barata, siendo el pago un par de momentos redentores de Mr. White.

Aunque inicialmente el fenómeno que arrastró a Jesse a su “peonización” como side-kick del profesor de química, fue un mero complejo de inferioridad que busca ser sobrecompensado, su relación con el paso del tiempo se torno infinitamente más compleja.

La relación de Jesse y Heisemberg, nace de una reacción química con similar origen y efectos que su azulada obra maestra. Solo a través del exacto número de traiciones y redenciones, mezcladas en la cantidad justa, y centrifugadas al ritmo de los sucesos acaecidos, podría haberse creado una simbiosis tan perfecta, una lealtad a prueba, literalmente, de balas.

Más allá de lo que objetivamente cada uno de ellos aporta a la relación, la presencia física del otro es necesaria para comprobar que todo el mal que han hecho, lo han hecho juntos. Una vacía justificación moral que a ambos les bastaba para dormir por las noches. Una relación con una pureza extrema, y una malsana atracción mutua que impedía a ambos funcionar correctamente sin el otro; como si fueran dos imanes. Yeah, magnets Bitch!!

El progresivo alejamiento que vemos en la última temporada, es claramente el despertar de Jesse, que no solo comienza a destacar por su propia brillantez, sino que está comprendiendo que papá White ha perdido el rumbo, embarcado en su propio chute de egocentrismo extremo, la soberbia es su droga y ahora es Jesse el que debe decidir si acompañarle a que se desintoxique o dejarle morir por sobredosis de plomo en cualquier callejón de Alburquerque.

skyler

SKYLER ¿NECESARIA O POLARIZANTE?

  En el apartado femenino, mucho se ha dicho . Personalmente a mí me encantaría conocer a la madre de Vince Gilligan, porque está claro que tiene serios “mummy issues”. Solo dos mujeres protagonistas en la serie y ambas son enormemente castrantes. El papel de policía de la moral que ejerce Skyler es tan incómodo como necesario para la trama. Mrs White actúa como ancla para Walter, impidiendo una total libertad que hubiese terminado con muchos de sus problemas y pivotando como incesante fuente de conflictos al obligarle a mentir y buscar excusas para su comportamiento.

Pero el interés humano de Skyler nace a partir de descubrir el secreto de Walter. Desde ese momento ella comienza su particular viaje moral y su posicionamiento en la historia. Skyler deja de ser un pretexto en la trama y se convierte en texto, en contenido, generando nuevas y muy distintas reacciones ante los mismos eventos que viven Walter y Jesse.

Al igual que parece que los acontecimientos hace a Walter cada vez más frío, con su señora se invierte el proceso. Las dudas, el miedo, la ira, la codicia, inciden de forma abrumadora sobre ella. Es como si Skyler fuese el retrato para un Dorian Gray (Walter) solo que en vez de ser físico es moral. 

Es el contrapunto ideal  a Walter, porque nos permite avistar las cuestiones de fondo, que Walter ha dejado muy atrás,y que en un primer momento le impulsaron a iniciar su particular viaje al abismo. Aún con sus propias idiosincrasias ella permanece fiel a esos objetivos, dinero, seguridad, familia. Ella no comprende el cambio moral de Walter, la explosión de su ego, el nacimiento del rey. Skyler es un punto fijo que nos permite recordar como era Walter y como es ahora. Y ella, sin duda, no busca construir un imperio.

marie hank

“LOS OTROS”

No diré mucho de Hank, Marie y Walter Jr, porque son personajes bastante planos, y en muchas ocasiones hasta accesorios, que no me han aportado demasiado, más allá de mosstrarnos cuantas marcas de cereales existen en Estados Unidos. La hermana cotilla, el hijo prescindible y el cuñado convenientemente agente de la DEA, me han parecido poco dibujados para la intensidad del resto de personajes. Gracias a Dios que otros secundarios han compensando el paupérrimo interés de estos tres, porque sin Gus Fring, el tío Salamanca, Gale o Jane, la serie hubiese sufrido de una patológica cojera, en lo que ha secundarios se refiere.

Más por peso de guión que por peso dramático únicamente Hank es digno de mención. Los guionistas intentaron darle momentos tensos, como su trauma tras conocer al señor Tortuga en El Paso, o su (asombrosa) recuperación física. En ambos casos, no se si el personaje o el actor, se quedaron cortos. Igualmente está el empeño de Gilligan y compañía por vendérnoslo como un policía competente, cuando el mejor trabajo policial de Hank haya sido sentado en el trono.

La escena final del 5×08  me pareció algo tramposa, aunque había que dar una ayudita al cuñadísimo o nunca terminaría la serie. Quién sabe si el propio Water no lo dejo ahí a posta, ahora que sus días de emperador de la droga llegan a su fin. Puede que esa fuese la utilidad, y razón de ser, del personaje de Hank desde el principio. Quizás mejor un suicidio por polícia que toda una vida con Skyler, con o sin cáncer.

CONCLUYENDO

Tras cinco temporadas de impactante escenas de naturismo animal (la tortuga, la mosca, el ojo del osos de peluche), de cervezas que se “disparaban” solas, de pizzas voladoras, de malvados latinos cabreados, y de un frustrado falso-intento-de-suicidio de Skyler (por poco), de matar a muchos y dejar morir a algunos, de venenos mágicos, mafiosos con timbres, y perrerías en el desierto varias, solo nos quedan unos pocos episodios por disfrutar.

Solo espero que el fin de Heisenberg sea apoteósico. Dudo que,  por mucho que hablase de retirarse en el último episodio, Walter sobreviviese en el mundo que antes le resultaba cómodo; creo que preferiría morir a retornar al gris y patoso hombre que encerraba al grandioso Heisenberg, por lo que le deseo la muerte más honrosa que un villano pueda tener. Por él, por nosotros, por todos. ¡Corta vida al rey!

Nos vemos en tu serie o en la mía

El verano: la nochevieja de los seriéfilos

13 Jun

tele verano

El verano es algo así como la nochevieja para los amantes de las series, como diría Mecano hacemos balance de lo bueno y malo del periodo que termina, y empezamos a hacer propósitos de cara a la siguiente temporada, aunque sepamos de antemano que no los vamos a cumplir, como por ejemplo llevar más al día las series buenas que los guilty pleasures, escribir todos los días en el blog y cosas de este pelo.

Más allá de las series de verano, como The Newsroom, Dexter (aún no se porqué) o la esperadísima última temporada de Breaking Bad, el periodo estival es el momento en que todos intentamos “ponernos al día”; estos tres meses se convierten enel pozo donde acaban aquellas series que, bien por falta tiempo, por desgana, o por  llevar mucho en emisión, hemos dejado postergadas durante la temporada.

En mi caso hay  una clase de series que envío directamente a este cajón de sastre, y son aquellas que necesito ver en modo maratón porque no soporto verlas capítulo a capítulo. Puede ser porque no aguanto la espera, como Southland (pero esta la maratoneaba la misma semana de la finale en modo “ansia viva”), o porque solo me gustan viendo la temporada como un todo pero individualmente se quedan pobres, como me pasaba con Fringe o True Blood (esta última la veo con un verano de retraso porque más de una temporada me satura)

El verano también sirve para visionar los grandes clásicos, que nunca has visto pero te miran de reojo desde los rankings de mejores series. Yo intento incluir uno de estos cada año en mi dieta veraniega para ir reduciendo las miradas consternadas de los frikis del sector cuando reconoces no haber visto según que serie.

Además el verano es también la época ideal para ver cosas fresquitas y yo siempre tengo ganas de comedias, así que procuro pillar alguna que esté terminada o sea muy larga y verla del tirón, así lo hice el verano pasado con 30 rock y este año tengo varias candidatas.

A continuación os pongo las candidatas a series de mi verano, las cuales han sido apuntadas cuidadosamente en mi aplicación de notas del teléfono cada vez que alguien me recomendaba alguna, pero no establecí el orden de prioridad, para eso necesito vuestra ayuda. Si habéis visto alguna de estas series recomendadme por cual debo empezar.

 Comedias

Curb your enthusiasm
Louis
Arreted Development
Eastbound&Down
Portlandia
The Office (ambas)
Derek

Series que terminar de ver por ir con alguna temporada de retraso

Justified
True Blood
Boss
Six feet under

Series que empezar desde cero

Person of interest (vi 3)
Deadwood
Friday Night Lights
Borgen (ya empecé y me gusta)
Bron-Broen (vi el piloto)
Boardwalk empire (vi dos o 3)

Esta es mi lista para el verano (excesivamente ambiciosa, lo se), sentios libres de recomendarme otras o de decirme por cual de toda la interminable lista empiezo.

Feliz temporada nueva, digo, feliz verano!!

Nos vemos en tu serie o en la mía

P.D. Desde que empezó el verano ya me vi completas Verónica Mars, Party Down y  2 broke girls

Nominaciones Globos de Oro 2013 Polémica Vs Calidad

20 Dic

globos-de-oro

Como cada año las nominaciones de los premios llegan cargadas de mucha pompa, mucho glamour, y sobre todo muchas venas hinchadas de los seriéfilos.

Dejando a un lado las nominaciones en la categoría de cine, los premios de la prensa extranjera, una vez más han logrado soliviantar a propios y extraños, dejando legendarias series fuera y metiendo en su lista bodrios inconfesables.

El primer palo viene por dejar fuera a Mad Men, una de las mejores series en emisión de la actualidad, que se queda prácticamente a dos velas, con una sola nominación, la de John Hamm como mejor actor de serie dramática, que será fallida, como siempre, dejando una soberbia interpretación sin premio una vez más. Indignante.

No se si lograré superar mi monumental cabreo con lo de Mad Men, así que en lo que me calmo,vayamos por partes viendo categorías (os pongo en negrita mi favorita y subrayo la que creo ganará):

Mejor Serie de TV – Comedia

The Big Bang Theory
Episodes
Girls
Modern Family
Smash

Las nominaciones de esta categoría han sido un absoluto despropósito; una de las, a mi juicio, peores series de la pasada temporada, Smash, ha sido nominada;  asumo que la causa es básicamente cumplir la cuota incluyendo un musical, ahora que Glee cayó en desgracia.

Nuevamente incluyen, Episodes, que ya el año pasado granjeó el premio a Matt Leblanc, pero que a mi juicio no llega al nivel de las dos grandes olvidadas, Community y Parks and Recreation.

 Buen, y merecido, arranque de Girls, que junto a las consagradas The big bang theory y Modern Family, cierran una de las nominaciones más surrealistas que he visto.

Mejor Actor en una Serie de Comedia de TV

Alec Badwin (30 Rock)
Don Cheadle (House of Lies)
Louis CK (Louie)
Matt Leblanc (Episodes)
Jim Parsons (The Big Bang Theory)

Asumo que Don Cheadle ha entrado aquí por ese raro concepto de “por ser vos quien sois” no he visto la serie, pero no he recibido del resto de seriefilos vibraciones demasiado positivas.

Echo de menos a algún actor de Modern Family que suelen copar todas las categorías de comedia, y me alegra la nominación de Louis CK y Alec Baldwin; me gustaría mucho en esta última temporada de la gran 30 Rock, Baldwin se llevase el gato al agua. Ojalá.

Mejor Actriz en una Serie Cómica o Musical de TV

Zooey Deschanel (New Girl)
Lena Dunham (Girls)
Tina Fey (30 Rock)
Amy Poehler (Parks and recreation)
Julia Louis-Dreyfus (Veep)

Por favor que alguien me responda esta pregunta ¿Que pinta aquí Zooey Deschanel? Ingnorando a la mujer del pelo adorable, el resto me parece un buen plantel, y como cada año rezaré para que gane Amy Poehler, aunque nunca sucede, snif, doble snif.

Mejor Serie Dramática

Breaking Bad
Boardwalk Empire
Downton Abbey
Homeland
The Newsroom

Cambio Downton Abbey por Mad Men ya!! Me gusta mucho la serie inglesa, pero asumamosló, por mucha audiencia que tenga en territorio yankee, no deja de ser un culebrón con traje de época; me ofende incluso la exclusión. Solo por definición, Mad Men es una de las mejores series de la última década, e incluso en sus horas más bajas, es mejor que Downton Abbey o The Newsroom; acepto que gane cualquiera de las otras tres, esta temporada lo merecieron más que los chicos de Mathew Weiner, pero la no-nominación es un insulto.

Mejor Actor en una Serie Dramática de TV

Steve Buscemi (Boardwalk Empire)
Bryan Cranston (Breaking Bad)
Jeff Daniels (Newsroom)
John Hamm (Mad Men)
Damien Lewis (Homeland)

Nada que añadir, bueno, solo reivindicar una vez más al gran John Hamm. Este año en que el personaje está “más hecho”, tras la segunda temporada de Homeland,  al menos me parecería justa, la victoria de Damien Lewis, que veo como muy posible, aunque prefiera a Hamm o Cranston.

Mejor Actriz en una Serie Dramática de TV

Connie Britton (Nashville)
Glenn Close (Daños y perjuicios)
Claire Danes (Homeland)
Julianna Margulies (The Good Wife)
Michelle Dockery (Downton Abbey)

Que me explique alguien, por favor, que aporta Connie Britton en Nashville al universo de las series, mas allá de ser un icono pelo-Pantene. Pues eso. Yo soy de Claire Danes y su boli verde.

Mejor Actriz de Reparto en TV

Hayden Panettiere (Nashville)
Maggie Smith (Downton Abbey)
Sofía Vergara (Modern Family)
Archie Panjabi (The Good Wife)
Sarah Paulson (Game Change)

No entiendo lo de mezclar todo tipo de actores y actrices secundarias, ya sean de drama o comedia. Me parece un error absoluto, que lleva a un desaguisado como éste. No negaré que odio a Sarah Paulson desde Studio 60, y no he visto Game Change, por lo que obviaré su nominación porque no estoy capacitada para opinar. Lo que si me indigna es la nominación de Hayden Panettiere cuando se está dejando fuera interpretaciones colosales como las de Christina Hendricks (Joan en Mad Men) Elizabeth Moss (Peggy en Mad Men) o Anna Gunn  (Skyler en Breaking Bad). Al contrario que muchos me parece correcta la no-nominación de Morena Baccarin, por razones que expuse previamente en el blog.

Volviendo a la cheerleader de Heroes, su nominación es prácticamente insultante, si lo que querían era ver a la rubia con vestido de noche, que se compren la Vogue y si por el contrario lo que deseaban era meter a un personaje malvado de culebrón para mostrar todo tipo de géneros televisivos, era más coherente haber repetido con Madeleine Stowe; al menos ella es una mala al estilo tradicional, y una digna heredera de Angela Channing, dios la tenga en su gloria.

Mejor Actor de Reparto en TV

Max Greenfield (New Girl)
Ed Harris (Game Change)
Danny Houston (Magic City)
Mandy Patinkin (Homeland)
Eric Stonestreet (Modern Family)

Seguimos los sinsentidos, Jared Harris de Mad Men fuera, Aaron Paul de Breaking Bad fuera, Rob Lowe  de Parks and Recreation fuera; a mi me encanta Max Greenfield como Schmidt en New Girl, pero no es comparable al peso de los tres anteriores; este es el problema de mezclar géneros en una nominación, que todo acaba como el rosario de la aurora. Espero que gane Patinkin, solo por mi paz mental (bueno y porque quiero que suba al escenario y diga “hola soy Iñigo Montoya, tu mataste a mi padre, prepárate a morir”).

Mejor TV Movie o Miniserie

Game Change
The Girl
Hatfields & McCoys
The Hour
Political Animals

Mejor Actor en una Miniserie o Película para Televisión

Kevin Costner (Hatfields & McCoys)
Benedict Cumberbatch (Sherlock)
Woody Harrelson (Game Change)
Clive Owen (Hemingway & Gellhorn)
Toby Jones (The Girl)

Mejor Actriz en una Miniserie o Película para Televisión

Nicole Kidman (Hemingway & Gellhorn)
Jessica Lange (American Horror Story)
Julianne Moore (Game Change)
Sienna Miller (The Girl)
Sigourney Weaver (Political Animals)

 Para last tres últimas categorias poco que decir, más allá que lo de political animals, tampoco lo entiendo; solo se me ocurre que esto sea parte del rol de “salvaseries” en que los globos de oro se están erigiendo. Quizás este año su propósito sea rescatar a la serie de la Weaver de las garras de la cancelación, como ya el año pasado lograron con Matt Leblanc y su Episodes. La diferencia es que la serie de Joey tenía un pase, y esta es un “quiero y no puedo” desde el minuto uno del piloto.

Para concluir solo deciros que me han indignado estos premios, sobre todo porque sé que la decisiones de dejar series emblemáticas fuera, están más basadas en una agresiva campaña de marketing para “dar que hablar”, que en consideraciones sobre la calidad de las mismas.

Nos vemos en tu serie o en la mía

Preestreno de Series sin prejuicios de Canal Plus en Madrid

5 Dic

Anoche, aprovechando que servidora está de vacaciones, me pude escapar a Madrid para asistir, en La escalera de Jacob, al preestreno de “Series sin prejuicios” el documental en el que Canal + analiza la evolución moral de las series en los últimos años.

Con guión de Toni Garcia Ramón y realización de Gonzalo Cabrera, la pieza nos habla de cómo las series reflejan de una forma pasmosamente normalizada muchos de los tabúes de nuestra sociedad, como el racismo (Larry David o Ricky Gervais) el incesto (Juego de Tronos) el bestialismo (Black Mirror) las enfermedades letales (Angels in America, The Big C, Breaking Bad) las enfermedades mentales (United Estates of Tara, Homeland) el tráfico de drogas (Weeds, Breaking Bad…otra vez) y un largo etcétera de menciones a cómo la ficción televisiva pone sobre la mesa temas, a veces incómodos, generando reacciones muy diversas en el espectador.

2012-12-04 21.16.46

El documental utiliza como hilo argumental, las menciones a momentos seriefilos que marcan un antes y un después en el tratamiento de determinados tabúes en televisión. Dichas reflexiones son realizadas por un grupo de expertos en distintas materias entre los que destacan los periodistas Mariló García, Alberto Rey o Enric Gonzalez, el realizador Nacho Vigalondo, el teólogo Juan José Tamayo, al que por lo menos yo esperaba más crítico, y la actriz Leticia Dolera que, por las maldades del montaje, termina siendo la parte cómica del documental, ya que la pieza únicamente recoge sus totales menos interesantes o más superficiales. Una pena que no asistiese ayer, me hubiese encantado preguntarle sobre su experiencia en Mad Dogs con mis adorados John Simm, Phillip Glennister y Mark Warren.

Me sorprendió gratamente el formato del documental, una intro visualmente atractica, especialidad de la casa, una estética basada en el blanco, intentando crear una atmosfera de pureza ante lo crudo de algunos de los temas que se trataban, evitando recursos manidos como la voz en Off, o las entradillas eternas sobre series por todos conocidas, y utlizando el montaje como elemento para generar comicidad entre escenas de las series y reacciones de los entrevistados; un estilo directo, a bocajarro, y sin miramientos.

Eso si, mi reproche necesario a la prolongada exposición a escenas de algunas series, que generan, en aquellos que no hayan visto todas las series que se analizan, el temido y siempre evitado spoiler. Yo me comí uno bestial, de A dos metros bajo tierra, pero acepto mi parte de culpa teniendo en cuenta que es una serie que terminó hace 7 años.

El único pesar que nos quedó es que se haya hecho en un solo episodio, por lo que no se puede profundizar demasiado en algunos aspectos que hubiesen merecido más minutos.

SAMSUNG

Posteriormente pasamos al debate, conducido por mi querida Laia Portacelli, que nos permitió charlar con García Ramón y Cabrera así como con el director de contenidos de Canal +, Miguel Salvat.

La conversación derivó al habitual conflicto cable Vs Network, en el que el García Ramón defendió férreamente a los canales de pago como los únicos capaces de crear estas corrientes de opinión, amen de golpear sistemáticamente a programas como Salvamé en cada una de sus intervenciones. A colación esto toda la sala lloró amargamente la falta de valentía que en este sentido, existe en la tele española.

Yo, como siempre, no pude callarme y les pregunté, de forma algo atropellada, si no consideraban que en ocasiones las series no son tanto reflejo exacto de la realidad sino de el lugar hacia donde se quiere que la realidad vaya, es decir, que dan un paso más allá de lo socialmente aceptable y que si esta podía ser la razón de que las productoras españolas no se atrevían a financiar productos de factura “arriesgada.” Toni consideró que la sociedad española estaba, en su gran mayoría preparada para ver algo así, pero que era la falta de valentía de las cadenas y productoras las que impedían que este tipo de materiales llegasen a las parrillas de nuestro país. Cabrera alabó la valentía de la televisión británica para exponer ideas, como las de Black Mirror, que aún hoy puede escandalizar a un teleespectador de mente abierta.

En general la opinión de los bloggers fue muy positiva a la pieza presentada, más allá de las habituales quejas relativas a  “faltaba mencionar tal serie o tal otra” enunciadas por todos nosotros con la misma vehemencia que un padre se quejaría al entrenador al no sacar a su hijo en un partido de futbol; esto es muy normal, los seriéfilos solemos adoptar como propias algunas series y nos duele su ausencia. Para todos los que os pico el gusanillo, podréis ver el estreno de “Series sin prejuicios” el miércoles 5 de diciembre en CANAL+ 1 y CANAL+1 HD (diales 1 y 150) y en los siguientes pases:

JUEVES 6, 21:30h, CANAL+2   VIERNES 8, 00:20h, CANAL+1

MARTES 11, 19:25h, CANAL+2  MIÉRCOLES 12, 17:15, CANAL+1

SÁBADO 15, 10:00, CANAL+2   VIERNES 28, 12:50h, CANAL+1

Ahora solo nos queda esperar al próximo proyecto de Canal + “España en Serie” que nos relatará al estilo “America in Primetime” la evolución de la tele española de los últimos años, aunque no espero encontrar mucha vanguardia en series como medico de familia o los Serrano.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Cine-Seriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en Serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: