Tag Archives: Michael C Hall

A dos metros bajo tierra (HBO) ¿Merece la pena?

20 Jun

 

A principios de los 2000, que aunque parezca que ha pasado una eternidad no es así, en aquellos años en que todavía veíamos toda nuestra tele en el aparato del salón, La 2 de televisión española empezó a emitir los “jueves en serie”, una programación doble con Las chicas Gilmore y A dos metros bajo tierra.

La primera era una serie amable sobre una madre y una hija con un serio problema de diarrea verbal, que aún hoy me parece deliciosa. Pero el premio gordo venía en la segunda parte de la sesión, con Six Feet Under, serie creada por Alan Ball que venía de ganar el oscar con American Beauty.

¿DE QUÉ VA?

La serie narra la vida de la familia Fisher, dueños de una funeraria, y las vicisitudes de esta profesión, centrándose en cómo afecta a cada personaje el hecho de vivir rodeados de muerte.

La ficción arranca con la muerte de Nathaniel el patriarca, y la herencia del negocio familiar por parte de sus hijos, que deben lidiar con una nueva situación profesional unida al dolor por la pérdida de su padre.

six_feet_under

ESTRUCTURA Y TONO

Ya desde el piloto, todos los episodios se inician con una muerte, más o menos trágica, más o menos absurda (hay auténticas maravillas del surrealismo) a modo de cold open aunque son posteriores a los créditos (que son otra maravilla). El muerto en cuestión será embalsamado y enterrado por los Fisher y las vivencias de las familias del finado incidirán en las propias vidas de los dueños de la funeraria.

La serie mantiene un finísimo humor negro, procura no caer en el victimismo y siempre busca equilibrar lo cómico con lo profundo.

La serie asume la premisa de la muerte como algo natural de lo que se debe hablar abiertamente, una idea lógica pero en directa oposición a la tendencia habitual a esconder el dolor por la pérdida de los seres queridos. La parte que habla de la muerte más directamente no es una comedia, pero tampoco es un dramón. La parte culebronera se acentúa más en las vidas de los personajes, algo excesivo para mí en las temporadas finales, donde cada vez se alejan más de los conflictos episódicos creados por los “clientes” de la funeraria, y se centran más en las tramas personales. La actividad en la funeraria se limita a permanecer como tela de fondo del resto de tramas y en ser fuente de conflictos pero más como negocio que como casa mortuoria.

¿POR QUÉ MERECE LA PENA?

Por la época de su estreno yo ya había visto alguna “serie buena”, como Doctor en Alaska o Expediente X, pero no necesité que pasasen demasiados minutos del piloto para darme cuenta de que aquella serie era algo diferente. Yo no sabía que era HBO, ni falta que me hacía, ni conocía a ninguno de sus actores*. Hasta desconfié de que la serie fuese americana y lo mire en internet, porque mi pensamiento era que “aquellos personajes eran demasiado extraños para ser americanos”.

six-feet-under1

La profundidad de los personajes, sus conflictos interiores, su hiriente sinceridad en las discusiones, hacían que todos ellos pareciesen reales, imperfectos, humanos. Rompían el velo de perfección de las series americanas, de sus actores macizos, de sus actrices anoréxicas, y nos mostraban algo distinto, la televisión como reflejo de la realidad y no como la cueva de las sombras de Platón donde todo parecía más hermoso cuando era televisado.

Pero paralelamente al naturalismo humano que desprendía, la serie juega magistralmente con el mundo del subconsciente, de lo onírico, de la alucinación producida por la droga, o de la inconsciencia, mostrándonos a los muertos como seres que continúan junto a los vivos, comunicándose con ellos y dándoles lecciones de vida, si bien nunca se sabe si las reflexiones vienen del propio finado o del yo interior del personaje.

El juego entre la realidad más cruel y el surrealismo más acuciante la convierten en una de las series más reveladoras de la condición humana de la historia de la televisión.

¿QUÉ ES SIX FEET UNDER PARA MI?

Nunca terminé la serie; me quedé al principio de la tercera temporada, quiero imaginar que alguna contraprogramación de la 2 me dejó en la cuneta, y hasta hace un par de semanas no había sido capaz de retomarla. La razón: tenía demasiado miedo a que se me cayese un mito. La “yo presente” con 10 o 12 años más de visionado de series a la espalda podía odiar una serie que la “yo pasada” adoraba. Pero no fue así. Casualidades del azar compré pack de la serie junto con el de Las chicas Gilmore (coincidencia, no lo creo) y retomé la serie donde la había dejado, viendo las casi tres temporadas restantes en dos semanas. Y me encantó.

Claro que la temporada 3 es muy superior, y que la cuarta y el principio de la quinta se diluyen en tramas estériles, pero los últimos episodios de la serie compensan cualquier lapso previo. Y tiene el mejor final de la historia de las series. El mejor. El más lógico, el más introspectivo, el más sentimental, el más bello formalmente, el más satisfactorio, el que mejor te permite alejarte de la serie con una sonrisa. En una ficción sobre la muerte y el duelo, logran darte justo lo que necesitas para seguir adelante.

Seguramente a los que habéis visto la serie siendo más mayores, o mejor formados podréis tener un concepto más objetivo de Six feet under, pero en mi caso es imposible. Como el primer amor, tras mi flechazo inicial me he pasado la vida comparando al resto de las series con ella.

six_feet_under_contact-0-1080-0-0

 

Repito que no logro ser objetiva con esta serie. No puedo. Para mí siempre tendrá un lugar de honor en el panteón de las series terminadas, porque en mi particular historia seriéfila la edad dorada de la televisión comenzó con Six Feet Under. Más bien mi historia de las series empezó con Six Feet Under y ha influido todo lo que vi y veré y formará parte de mi, porque, cuando acabas esta serie te siente un Fisher más. No en vano cuando mi querido Ernesto Mitre realizó el diseño de este blog solo tuvo un requerimiento por mi parte: “quiero que tenga el color del cielo en los créditos de Six Feet Under”. Porque yo no sería la que soy hoy sin ellos. Los Fisher pusieron el liston en las nubes, por eso yo pinte mi blog como su cielo. Para algún día, alcanzarlos.

 

Nos vemos en tu serie o en la mía.

 

* Los actores de Six Feet under eran desconocidos para mi entonces, pero a todos les fue francamente bien desde el final de la serie, al menos a los Fisher, desde Michael C. Hall, el ya eterno Dexter, Peter Krause que no ha parado de hacer series, las colaboraciones de Lauren Ambrose en Coma o Torchwood, o la deliciosa Frances Conroy que tanta luz dio a American Horror Story.

Anuncios

Dexter 8×12. Análisis del final de serie. ¿Hasta siempre, o hasta nunca?

24 Sep

Ayer junto a los Emmys y el penúltimo episodio de Breaking Bad, se emitió la season finale de Dexter. Y en general a todos nos daba un poco igual. Me explico.

Como ya comenté en un post anterior, tras la exitosa primera temporada de la serie el concepto del psicópata que mata psicópatas enseguida se quedo viejo, y la serie solo era tan buena como las nemesis del protagonista.

Así tuvimos A Trinity, el genial personaje de John Lithgow, al maquiavélico Miguel Prado, Jimmy Smitts, o a un revelador Ray Stevenson y su intrincado personaje Issak Sirko. En contrapartida tuvimos las decepciones de Jamie Murray o Colin Hanks, y quizá la más dolorosa hasta hoy, el desaprovechado Edward James Olmos.

Ahora, tras el final de temporada, podemos unir a Charlotte Rampling a la lista de decepciones mayúsculas. La veterana actriz, que ayer perdió en el Emmy a mejor secundaria de Miniserie por Restless (si no la habéis visto, os la aconsejo profundamente)  hizo lo que pudo con un personaje que por  falta de repercusión en la trama, si bien como  madre ideológica de Dexter tenía un enorme potencial , terminó dejando un sabor de boca tan amargo como el del ya mencionado Olmos.

vlcsnap-2013-09-24-21h46m42s24

La temporada ha sido floja, lenta y sí, tremendamente aburrida, si se compara con sus ediciones anteriores. La Debra desquiciada del principio de la octava se diluyó enseguida, sus acciones del final solo buscaban congraciarla con el público, y enmendar su deteriorada relación con éstos para que doliese más aún su muerte. Salvando las distancias (y el lapso es insalvable) Debra era la Skyler White de esta historia (con peor vocabulario y mucho más odiosa) en la que todos vamos con el malo, y ella solo está para reventar la fiesta con sus principios.

Tras descubrir el secreto de su hermano, y posteriormente matar a Laguerta, Debra entró en una espiral de violencia y autodestrucción que debería haber terminado el día que lanzó su coche al río. Esa sí hubiese sido una muerte digna para Deb, que si bien era un dolor de muelas, al menos era una mujer independiente y luchadora, y no merecía terminal vegetal a manos de un asesino de segunda . Hasta Rita tuvo mejor muerte. Si la hubiese matado Hanna al menos hubiese sido una tragedia griega, pero ni eso. Al menos su hermano tuvo el detalle de saltarse el código para devolverla la dignidad.

vlcsnap-2013-09-24-21h49m03s157

Tampoco los actores secundarios han resultado demasiado bien parados con el final; a Angel no le paso NA-DA en toda la temporada, a Joey Quinn le salió el tiro por la culata y se quedó compuesto y sin novia, la trama de Masuka y su hija quedó totalmente en el aire, y el capitán finalmente se quedó tan campante, dando su bendición al mayor asesino de la historia de Miami. Señores guionistas, una cosa es un final abierto y otra una chapuza.

Mi consuelo es que los dos personajes más chorra de la temporada, Elway (mi divino joven Indiana Jones) y Saxon terminaron mal. Sus personajes han sido meras excusas para que la trama avance, Mcguffins con patas y pelo Pantene sin más interés ni profundidad. Otro aplauso a los guionistas por “currarse tanto” a estos dos personajes que eran más planos que los calzoncillos de Bob Esponja. Al menos sus finales estuvieron a la altura de la complejidad narrativa de sus personajes, la enésima jeringuilla venenosa (que no letal) de Hanna y un boli Bic. En serio, siendo el asesino de la última temporada, ¿puede haber algo más triste, que ser asesinado con un boli Bic clavado en la yugular?

vlcsnap-2013-09-24-21h50m01s222

Y si la mediocridad reinó en el resto de componentes de la temporada, las escenas finales no fueron mucho mejores. La locura narrativa de, una vez más, la muerte por boli Bic, palidecen ante la eutanasia de Debb, y el robo del cadáver saliendo del hospital, como si nada.

Por mucho caos previo al huracán, en lugar como Miami acostumbrado a este tipo de sucesos ¿Cómo nadie vio a un tío vestido de color azul celeste? cómo logró  transportar el cuerpo envuelto en sábanas blancas (que no son cantosas ni ná) hasta el yate? ¿Cómo logró “aparcar” el yate en la puerta del hospital, sin un solo barco que le hiciera sombra? Incongruencias y salidas fáciles que no se esperables, en el final de una serie que, en otro tiempo, tuvo bastante calidad.

vlcsnap-2013-09-24-21h46m38s242

Por último el surrealismo en la decisión final de Dexter respecto a su vida con Hanna y su hijo. Podría entender que la hubiese dejado ir a ella, pero ¿abandonar a su hijo? Si consideraba que no era lo suficientemente bueno para su hijo, no hubiese mejor dejarlo con Jamie y Angel Batista, amigos y buenas personas que querían al niño. ¿Lo bueno para su hijo era dejarlo con otra asesina en serie?

Tras dos temporadas de lloriqueos y presuntos sentimientos a raudales ¿No buscó una salida fácil para volver a estar solo?¿ No estuvo en negación durante todo este tiempo, y es así como se siente realmente feliz? Logró engañar a Vogel y con ello casi se engaño a si mismo, pero finalmente entró en razón y abrazó la solución del psicópata, la de la supervivencia a cualquier precio, la del egoísmo y la falta de interés por las necesidades ajenas, la suya.

vlcsnap-2013-09-24-21h47m25s201

Eso sí, si alguien me explica cómo escapó del huracán le estaría muy, pero que muy agradecida. He visto milagros en mi vida, pero esta escena (croma o lo que fuera que era aquella nube-ola gigante) ha entrado directa a los anales de la televisión en el top 5 de las escenas más fantasmas de la historia.

Alguien ha comentado que solo le faltó ver un tiburón para que le pareciera una escena de Sharknado y yo lo corroboró. Fue un final de serie B para una serie que dejó de creerse a si misma hace tanto tiempo que ya ni se recordaba. Ni ella ni nosotros, sus sufridos espectadores que la hemos terminado más por pundonor que por ganas.

Tras ver a la serie agonizar durante años, le hemos dado la mano mientras deliraba sus últimas palabras, en los estertores finales de esta enfermedad terminal de la falta de calidad. Con su muerte hemos respirado tranquilos.

Me alegro de que hayas terminado Dexter, me alegro de que en tu última escena hayas intentado, ya en vano, volver a tu esencia. Pero ya era tarde para la redención. Has muerto culpable de no ser  fiel a ti mismo.  Aún así me diste buenos momentos y intentaré recordarte en tus buenos tiempos cuando eras un psicópata sin corazón que patrullaba las calles de Miami. Tonight is the night…¿te acuerdas?

vlcsnap-2013-09-24-21h47m42s113

 

Nos vemos en tu serie o en la mía

P.D. Un aplauso a FOX por emitir el final en España a escasas horas de su emisión en USA.

 

Dexter estreno de la temporada 8

2 Jul

El pasado domingo la cadena de cable americana Showtime estrenaba la última temporada de la que, durante años ha sido su buque insignia en lo que a ficción se refiere: Dexter.

Ocho años llevamos con las andanzas del sombrío asesino de asesinos, su insoportable hermana y los distintos amiguitos que hizo a través de los años, los buenos, los malos, y John Lithgow que estaba en otra liga.

Si hablamos de la serie en conjunto el mayor problema de Dexter siempre ha sido su falta de regularidad; la premisa y los personajes principales y secundarios están tan delineados y son tan predecibles que era el personaje invitado, el “amigo” del psicópata, es el que en cada temporada marcaba la diferencia.

Así mientas la primera temporada deslumbró, por lo novedoso, la segunda se desplomó con una disparatada pirómana interpretada por Jaime Murray. No fue hasta su cuarta temporada, con el soberbio personaje que encarnó John Lithgow, cuando la serie alcanzó su máximo nivel.

Respecto al resto de “amigos/villanos” existe más controversia; personalmente, y al contrario que mucha gente, me gustó mucho la temporada con Jimmy Smits, aunque puede ser solo porque le guardo un gran cariño desde El ala oeste.

dexter%20john%20lithgow

En lo que sí coincidimos la mayoría es que la sexta fue su peor temporada, quizás porque esperábamos mucho de Edgard James Olmos, alias comandante Adama, y nuestras expectativas se fueron al pozo. Solo se salvó el episodio final en el que, para salvar una desastrosa temporada, se vieron obligados a utilizar el gran as en la manga de la serie que nos dejó uno de los mayores cliffhangers entre temporadas que recuerdo hasta la fecha.

La pasada temporada (la séptima) tuvo sus luces y sombras; Ray Stevenson nos ganó con su Isaac Sirko, un personaje deliciosamente diseñado, un mafioso con una sensibilidad y complejidad que nos recordaba (de lejos) a Tony Soprano y sus chicos.

En el lado negativo tuvimos que soportar a una Debra más-desquiciada-si-cabe, que por lo menos a mi logró agotarme. Sinceramente hay pocos personajes a los que haya deseado abofetear tanto; esta en el top 5 con Joffrey de Juego de Tronos, Skyler de Breaking Bad, Pete Campbell de Mad Men y Jim McNulty en The Wire.

Pero lo de crear un personaje femenino odioso no se limita a Deb, es algo más endémico. Las mujeres en esta serie han sido, hasta la fecha, de lo más mediocre. Rita era prácticamente lerda, Debra es insoportablemente intensa, y a Laguerta, que era a priori la más interesante, la terminaron embutiendo en un cliché de cuarentona latina con escotazo, tan ajustado y chillón como su atuendo.

Las villanas no tuvieron mucha mejor suerte, Lumen (Julia Styles) no encontraba el punto entre víctima y verdugo, la pirómana (Jaime Murray) era más intensa que Deb y la psicópata florera de la temporada pasada era un quiero y no puedo en recrear en un cuerpo de mujer las fantasías más morbosas del forense.

Para mí el drama de Showtime es una de esas series que continuo viendo por inercia, esperando cada temporada a ver quien era el nuevo contricante de Dexter para decidir si la veía semana a semana o la maratoneo. Este último fue el caso de las dos últimas temporadas, que no han terminado de engancharme demasiado, pero tampoco me repelían como para abandonarlas. Es una serie que se ha acomodado y necesita grandes giros de guión para seguir reteniendo nuestra atención y que no pensemos que “es más de lo mismo”.

DESDE AQUÍ SPOILERS (no proceder si no vísteis el estreno de la octava temporada)

charlotte_rampling_dexter_608

Esta misma filosofía es con la que han encauzado este estreno de la octava temporada, trama previsible y golpe de efecto final para que te quedes una semana más a ver sus aventuras envueltas en papel de film.

El episodio fue bastante repetitivo y anodino; una vez más todos los personajes, protagonistas y secundarios, se comportaban exactamente cómo esperábamos, Debra histérica, Angel apasionado, Masuka repelente o Quincy metido en su enésimo lío de faldas (con la única mujer a la que no se había tirado aún, claro). Nada nuevo bajo el ardiente sol de Miami.

Lo que me escama, es que al único personaje al que se permite tener una evolución satisfactoria es Dexter. El año pasado lo intentaron con Deb y no terminó de cuajar, no vimos crecimiento ni cambios reales en su personaje, como bien lo demostró la decisión del episodio final.

De igual forma el resto de personajes se mantienen estáticos alrededor del protagonista, aburridos, previsibles, actuando como estatuas cuya única utilidad es dar la réplica a los diálogos y acciones del protagonista. Todo lo que les pasó la temporada pasada ha desaparecido, el bar de Angel, el amor por la stripper de Joey, la obsesión por el trabajo de Debb. Todo a la porra en seis meses. Nada ha cambiado excepto Harrison que ha crecido una barbaridad, si dura otra temporada le vemos hacer la comunión.

Esta carencia de subtramas de peso para el resto de personajes es la razón de que las tintas se carguen tanto en el recién llegado para que aporte un cambio sustancial en ya trilladísima premisa de “mato y nunca me pillan”.

dexter-sean-patrick-flannery-habla-sobre-su-p-L-gbJF8P

Es por ello que estoy encantada de que la nueva “villana” sea Charlotte Rampling, toda una dama británica de la interpretación. Parece que por fin han decidido poner a una actriz consagrada al frente de la temporada y de momento, por lo poco que sabemos de las intenciones de su personaje ¿consejera, quizá amante de Harry? de igual forma su trama pinta pero que muy bien.

La curiosidad por conocer hasta donde sabe el personaje de la doctora de la naturaleza de Dexter, unido a la aparición de mi adorado Sean Patrick Flannery, el ya no tan “joven Indiana Jones”, como nuevo jefe de Deb han logrado cautivar mi atención. Eso y que se emita en verano con no demasiadas series que le hagan sombra. En ocasiones es mejor ser cabeza de ratón.

Si hay un mérito que le reconozco a Dexter es el haber logrado engañarme en cada comienzo de temporada y conseguir que permaneciese a su lado un año más, y ya van 8, una cuarta parte de mi vida. Ahí es ná. No somos nadie, y menos en la camilla de Dexter.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

El 8º Pasajero

En el espacio nadie puede leer tu blog

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Los calcetines no tienen glamour

Compendio de cosas sin sentido

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en Serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: