Tag Archives: alias

Los 10 personajes más “pupas” de las series.

2 May

 

Todos tenemos un amigo “pupas”. Es esa persona a la que le sale indefectiblemente todo mal. Las desgracias son un imán para él y siempre se lleva la peor parte de todos los tratos. Dejo claro que no hablo de gafes, sino de pupas, son dos ideas muy diferentes.

Es las series tener un personaje con estas características es un filón para los guionistas, ya que genera miles de subtramas sin que a nadie le extrañe lo más mínimo la acumulación de desgracias en un solo tipo; además es ambivalente, nos sirve tanto para comedia como para drama. ¡Todo ventajas, oiga!

Suelen ser personajes que no pasan desapercibidos para el telespectador. Despiertan pasiones a ambos extremos del espectro. Los amas y te despiertan ternura, empatía y pena o los odias y disfrutas con cada revés del destino. No hay termino medio

El otro día comentando personajes desgraciados de este tipo con @babycatface y @danigeller dos señores blogueros como la copa de un pino, se me ocurrió hacerles este pequeño homenaje, para tratar de darles el reconocimiento que se merecen. Que su sufrimiento no haya sido en vano. No somos nadie señores.

 

Aviso la entrada puede contener pequeños spoilers, mira la foto del personaje si no viste la serie, no lo leas!!!

 

Matt Sarracen y Tim Riggins (FNL)

matt

 

Es dificil quien es el personaje más pupas de Friday Night lights. Como buen super-mega-hiper-dramón que es todos los personajes recibieron su generosa dosis de desgracia. Pero si me tengo que quedar con alguien quizá estos dos sean los que peor parados resultaron. Son los reyes del concepto “familia desestructurada que te fastidia la vida sistemáticamente”. Con padres como los suyos quien quiere enemigos.

 

Pete Campbell (Mad Men)

 

pete

Por mucho que mi querido Pete se esfuerce, todos sus intentos de escalar social y provisionalmente terminan con sus posaderas en el asfalto de Madison Avenue. No vi tipo más tenaz, ni mayor número de decepciones por metro cuadrado que las sufridas por el personaje más odiado de los creados por Mathew Weiner. Quizá por ello sea mi favorito. Me da penina y ternura.

 

Olive Snook (Pushing Daisies)

olive

Personalmente este personaje me rompía el corazón en cada episodio. Profundamente enamorada de alguien que no la correspondía, arrastró su sufrimiento por los episodios de la serie, tratando de superarlo por todos los medios posibles. Y cuando digo todos, es TODOS. Bueno, le faltó el bromuro, pero nadie es perfecto.

 

Marta (The Americans)

marta

La pobre pasará a la historia de la tele como uno de los personajes más confiados y crédulos de su historia. Tras el ratoncito Pérez y los Reyes Magos, el “ no podemos hablar públicamente de nuestro amor, pero cuéntame secretos de Estado” es la siguiente gran mentira de la humanidad, en directa competencia con el programa sobre el 23-F del Follonero, claro.

 

Will Tipping (Alias)

bradley-cooper-alias-will-tippin

Enamorado (también) de la mujer equivocada, por vengar al novio cadáver de ésta, se mete en un jardín, es apaleado en numerosas ocasiones y cada vez que parece encontrar el amor ¡Zas! (no sigo que es Spoiler). El karma es tan claro en este caso, que para compensar esta desgracia hizo a Bradley Cooper, (el actor que le daba vida) una superestrella de Hollywood. Ahí lo dejo.

Michael Dawson (Lost)

harold-perrineau

 

Otro de los personajes odiosos con los que hay que tener comprensión. Su mujer lo abandonó, se llevó a su hijo (el inefable Waaaaaalt) y solo lo recuperó cuando ésta muere y lo “hereda” junto a un perro y un billete en el vuelo más gafe de la historia de la tele. El niño le odia, los de la isla también (es cierto, y lo sabéis) y sufre más mareos y jugarretas que ningún otro habitante de la isla. Bueno quizá el pobre oso polar tampoco lo tuvo fácil, pero esa es otra historia.

 

Los Ted (Queer as folk y Cómo conocí a vuestra madre)

 

grupo himyn

 

Si un día escribo algo y creo un pupas le llamaré así; dos de los mayores pupas llevan este nombre y comparten cualidades. Un Ted es la típica buena persona a la que todo le sale mal. Laboralmente, personalmente, amorosamente, cada vez que logra un mínimo triunfo la vida le devuelve un golpe el doble de fuerte en toda la cara. Sin duda uno de los que más ternura y empatía genera y en que más claramente se ve el concepto de pupas. Lo que no le pase a un Ted no le pasa a nadie. Guardo más cariño a la variante gay del nombre, porque su serie duró menos y no terminó siendo tan cansino. El “otro” Ted me saturó y mucho.

 

Mickey Smith (Doctor Who)

mickey

 

Cuando tu novia te abandona por un alien de casi mil años está claro que no puedes caer más bajo. Error. Mickey Smith es el claro ejemplo de que si tu vida está destinada a convertirse en un infierno no hay límite para el número de faenas cósmicas de las que puedes ser blanco.

Marnie Michaels (Girls)

Marnie

 

Una de las razones por las que no soporto esta serie es precisamente por cómo se ceban en todas las tramas con el personaje de Marnie. Es físicamente imposible que a un solo ser humano le ocurran tantas desgracias juntas, siempre le pillen cuando hace el ridículo o pague unas severas consecuencias cada vez que se “suelta un pelín la melena”. Marnie es el punching ball personal de Leena Dunham, que se recrea en tratar mal a una tía pivón, formando todo parte de algún retorcido juego mental que solo ella puede comprender.

Theon Greyjoy (Game of Thrones)

Theon-Greyjoy-Alfie-Allen

Otra serie con férrea competencia por alzarse con el galardón al más pupas. Aunque el premio familiar sería para la familia Stark, el honor individual es para el pobre Theón, que más allá del secuestro y crianza en casa extraña y de un padre que le repudia, tiene que soportar las lindezas de Ramsay Snow. A ver quien es el guapo que supera eso.

 

Al margen de la lista, hay otros personajes  que no son simples pupas, sino que hay una mano negra tras su desgracia, como los Porter de Revenge o el sufrido Jesse Pinkman, que sufre a manos de su maestro/mentor/colega Walter White. A todos ellos no los quise añadir a posta porque su caso es diferente y está sujeto a distinto análisis.

Por supuesto estos son mi “pupas” favoritos, espero que añadáis los vuestros, porque fijo que alguno me dejé importante en el tintero. Y si, se que todos estáis pensando en Ross Geller, aunque para mi, Ross al final no terminó tan mal, después de todo.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

 

Un día en un mundo hecho de personajes de series

8 Nov

Buscando ideas para los post especiales por el I Aniversario del blog, el otro día mi colega del Birraseries Asturias @ainhop me sugirió crear mi propia familia de personajes de serie. He querido llevar la idea un poco más alla imaginando como sería vivir rodeados de los roles más carismáticos de la pequeña pantalla. Un pequeño universo al estilo de Los Simpsons donde las caras más conocidas jugasen un papel fundamental. Además podéis jugar a averiguar la serie de cada uno de ellos, pinchando en su nombre un link os lleva a la serie en la que saían. Ni que decir tiene que estáis invitados a añadir personajes.

Suena el despertador, no con unos horribles pitidos, sino con la divertida música de Los Conchords; perezosa salgo de la cama solo atraída por el apetitoso olor que viene de la cocina. Tras cantar a voz en grito el último éxito de Drive Shaft en la ducha, me visto y dejo mi habitación. Sonrío al pasar frente a la puerta de mi hermano Connor, que está cerrada a cal y canto. Imagino que anoche salió y hoy tiene una terrible resaca. Nada nuevo bajo el sol.

En la cocina mi padre, Jack Bristow, prepara huevos revueltos mientras mi madre, Alicia bebe apresuradamente un café mientras prepara su juicio de hoy. En la mesa mi hermana Blair no separa los ojos del móvil mientras escribe compulsivamente, sin tocar la comida, para variar. A veces le soltaría un sopapo a esta cría.

Mi madre levanta la vista del gigantesco dossier que está leyendo para decirme: “no olvides que hoy vienen tu tío Joey y tu tía River a comer”. Con todas mis historias se me había pasado que mis dos tíos solteros favoritos venían hoy a casa. Creo que mi tía tuvo un affair con un tipo extranjero o algo así, pero no terminó bien, por lo visto viajaba demasiado. En cambio a mi tío Joey no hay quien le cace, y eso que es un reputado actor de telenovelas.

Cuando por fin todos salen en tropel de casa, me siento con una taza de “macolate” y enciendo el televisor; aún me queda un rato antes de ir a la facultad. Will McAvoy está dando las noticias del día.

Parece que el presidente Barlet va a conceder muchas becas a estudiantes sin recursos y la alcaldesa de mi ciudad Leslie Knope por fin inauguró el parque que siempre quiso construir. Los agentes de policia John Cooper y John Luther detuvieron un negocio de drogas y atraparon al peligroso criminal Stringer Bell, pero aún no dieron caza al rey de la metanfemina un tal Heisenberg. Por último la buena noticia del día es que encontraron con vida a varios pasajeros de un vuelo que se estrelló hace varios años en su trayecto de Sydney a Los Ángeles. Seguro que estaban divinamente en una isla paradisíaca. Hay gente que se queja de vicio.  

En los deportes Casey McCall y Dan Rydell comentan las grandes trayectorias deportivas del MVP del fútbol americano Matt Saracen y del reciente ganador del anilo de la NBA Nathan Scott. El entrenador de Saracen en el instituto y el hermano de Scott están allí para comentar las imágenes, pero son bastante sosos y no dan mucho juego.

Con la tele se me va el santo al cielo y cuando miro el reloj tengo que salir disparada para la facultad. Mi maravilloso Chevrolet Impala me espera en el garaje y me saluda con un rugido cuando la llave hace contacto con su potente motor. Al encender la radio escucho la familiar voz del Dr. Frasier Crane y su programa de psiquiatría; una tal Liz Lemon le llama para pedir ayuda para su amigo Jack, que por lo visto tiene una insana obsesión con lograr un ascenso. Según el doctor parece un caso perdido.

Otra paciente, bastante alterada, dice haber perdido su boli verde y que si él todo el país está en peligro. Otro hombre llama a quejarse de su depresión porque alguien se comió su bocadillo. Y empieza a gritar ¡mi bocadillo, miii bocadillooooo! por lo que Frasier corta la llamada y pone anuncios. Cuanto loco suelto. Al menos esta publicidad  mola porque suena el jingle de la Pepsi patio, mi favorito, me pregunto quien lo habrá escrito.

Al llegar a  la puerta de la facultad mis amigos me esperan; formamos un grupo de estudio cuando empezamos en Greendale, mi universidad, y ahora somos inseparables. Bueno menos Pierce que murió en extrañas circunstancias. Sigo sin fiarme de Chang el “gorrilla” del parking, creo que tuvo algo que ver.  

Mientras atravesamos el campus tenemos que frenar para no ser arrollados por un grupo de corredores desnudos. Ni que decir tiene que son los pirados de las hermandades entre ellos Capie, Evan y Rusty, compañeros míos de clase, aunque no pisan mucho por allí.

 Me espera una dura mañana, gracias a que mis compañeros de sitio Ted y Seth me contarán miles de anécdotas interesantes durante las clases. Son tipos majos, sino estuviesen siempre lloriqueando uno por no tener novia y el otro porque “su Summer le dejó”. Necesitan un revolcón y rápido. A ver si les busco un ligue.

Al mirar mi horario veo que hoy tengo clase con el profesor Sheldon Cooper que es duro de pelar. Aunque aburrido, al menos el profesor Cooper es inofensivo, temo mucho más las clases de Hank Moody y sus “largas manos”.

Tras varias horas de clase y una genial comida con mis tíos me marcho a trabajar. La matricula no es barata, y desde que mi padre dejó la CIA  y se hizo jardinero hay que echar una mano para pagar las diademas de mi hermana Blair ¿Os dije que no la soporto? Pues eso.

Trabajo en una consulta médica, donde todo el mundo está liado con todo el mundo, menos yo, que le soy fiel a mi novio Cary, un abogado colega de mi madre. Mi jefa Meredith rompió con mi otro jefe Gregory y se llevan a matar, pero ella ahora sale con un congresista algo chungo llamado Francis Underwood y por su lado el Dr. House se acaba de comprometer con Nancy Botwin, una viuda muy agradable pero tremendamente celosa de su intimidad, cada vez que le pregunto a que se dedica se hace la loca y se larga. Curioso.

Hoy todos están agobiados porque llegó un paciente muy famoso a la consulta de la Doctora Melfi, una psiquiatra que comparte oficina con nosotros; por lo visto el tipo gordo y sudoroso que entró en su oficina, parece ser algo más que el dueño de una empresa de recogida de residuos. Miedo me dio cuando Marilyn mi compañera en la recepción le dio un corte de los suyos cuando pregunto de forma grosera por la oficina de la doctora, gracias a que pasó Jackie, una enfermera que siempre está en las nubes, y él se puso a piropearla al más puro estilo albañil. Después ella me comentó que el tipo le sonaba de algo, pero que no recordaba de qué. Esta mujer, parece que vive en otra galaxia.

Tras el trabajo quedo con mis amigos de toda la vida para que me cuenten sus novedades; Michael logró ligarse a su amigo Brian del que lleva colgado desde crío, ya le dije que él que la sigue la consigue. Mónica está encantada porque consiguió una mención al restaurante más limpio de la ciudad.

Kara, mi amiga piloto, cree que su novio Lee se declarará antes de que ella se marche de misión en un nuevo portaviones llamado Battlestar. Al menos será una misión cortita y volverá en poco tiempo. Qué bien nos lo pasaremos preparando su boda. Mónica está encantada con la idea y dice ya tener mucho avanzado. Kara pone gesto de pánico.

Y tras media hora de retraso, llega al Central Perk, mi amiga más hippy y mística, Willow.  Tras su fase pro-brujería ahora le ha dado por el rollo gótico. Creo que tiene mucho más que ver con su nuevo novio Richmond, que con su amor por lo siniestro.

Aún con eso nos convence a todos para ir a un garito llamado Fangtasia. Una vez allí veo de fondo a dos profesores míos, nunca imagine a Koothrappali y Wolowitz dentro de este ambiente. Kara mira de forma desafiante a todos los paisanos del bar, y Michael se agarra a mi como si fuese un Koala, al ver que lo que muchos beben no es vino tinto.

De repente una cuarentona enfundada en un vestido de latex muerde en el cuello a Mónica y deja entrever unos enormes colmillos. La histeria se adueña del bar y en medio del estruendo, la puerta del bar se abre de golpe y dos tipos muy duros empiezan a cortar cabezas, solo se salvan una pelirroja y un tipo rubio muy alto que escapan por la puerta trasera. Los tipos duros nos sacan del bar mientras se insultan el uno al otro y me piden si les puedo dejar mi coche para perseguir a los fugitivos.

Creo que lamentaré haberles dicho que sí. Bastante antes de lo esperado llega la caballería; dos agentes del FBI nada amenazantes la verdad. El primero es un tipo desgarbado pero atractivo con una gabardina gris que empieza a preguntarnos por lo sucedido, mientras su compañera, una pelirroja bajita y algo rechoncha comprueba que nadie sufrió heridas de gravedad.

Por fin nos dejan ir, aunque a Mónica se la llevan a dar puntos a urgencias, espero que allí vea a ese médico tan guapo que la atendió cuando se quemo las manos de tanto limpiar el baño de su restaurante.

Yo entre el susto y el frío que tengo solo quiero volver a casa, así que tras despedirme de mis amigos y tras ver que mi novio no coge el teléfono, llamo un taxi (efectivamente, no me devolvieron el coche). Un gracioso indio llamado Rajid me lleva hasta mi puerta, y al menos allí me espera una alegría.

Mi prima Miranda vino de visita y me trajo un regalo, ¡unas maracas! Esta chica siempre fue rarísima pero la quiero un montón, además es la única con la que comparto talla de zapatos. No es fácil encontrar botines del 44. Somos shopping buddies, y nos reímos de la gente con pies pequeños, como el tío Joey.

Tras despedirme de todos subo a mi habitación, y por el pasillo me cruzo con Connor que sale de fiesta en este momento. Al mirar por la ventana de mi cuarto veo que hay un amigo esperándole…es el tipo rubio del bar de góticos!  El mira hacia arriba sonríe y se pone un dedo en la boca para dejarme claro que debo estar calladita. En ese momento me doy cuenta que nadie puede ayudarme, pero a mi espalda una voz ronca y firme me dice, “Hola Sara soy John y estoy aquí para protegerte”. Incrédula me giro para ver que va acompañado de un tipo bajito con gafas que susurra “¿pensaba que estaba sola en esto? Señorita, usted mejor que nadie debería saber que siempre hay alguien observando.”

Nos vemos en tu serie o en la mía

Mi top 10 de personajes femeninos en las series

5 Nov

Como inicio de las celebraciones del primer aniversario he pensado en contar un poco más de mi y hacer algunas listas con mis series y personajes favoritos de todos los tiempos. Hoy empezaré con mis chicas, mis amazonas, esas mujeres que en las series me han hecho enorgullecerme de mi género. Se que veréis un patrón y es lo valientes que son todas ellas, cada una en su estilo, pero todas ellas personajes legendarios.

Sidney Bristow (Alias)
La mujer navaja-suiza, vale para todo; igual se curra un disfraz con papel de regalo que se carga a los malos con patadas voladoras. Todo ello sin dejar de ser un personaje con una gran sensibilidad. Poco más que decir. Sidney es lo más.

Claudia Jean ( C.J.) Cregg (El ala oeste de la Casa Blanca)
Brillante, independiente, divertida, patosa y en ocasiones socialmente incapaz, C.J. Cregg la portavoz de prensa del Presidente Barlett en el Ala Oeste ha sido durante gran parte de mi vida un modelo a seguir. Poco consciente de su potencial, a veces le costaba encontrar hueco para su vida personal, pero su enorme corazón hacía que todos se prendasen de ella.

Kara-Starbuck-Thrace-001

Kara “Starbuck “ Thrace (Battlestar Galactica)
Impulsiva, kamikaze, valiente, arrogante, Starbuck es un personaje antagónico a mi, que soy una cobardica, pero me genera orgullo pensar cuantas mujeres habrá como ella en el mundo. Aunque el final de Battlestar no rindió el homenaje que merecía, para mi su personaje es inolvidable.
Leslie Knope (Parks and Recreations)
Quizá mi personaje de comedia favorito, y al que más me parezco de todos los que saldrán por aquí. Algo histérica, detallista hasta el absurdo, la funcionaria más resignada de Pawnee Indiana es el reflejo de todos los trabajadores públicos que hacen que las cosas salgan adelante. Por cada Tom y Jerry hay una Leslie que trabaja por los tres. Me gusta que exista un personaje como el suyo, porque es el único que se que existe en la realidad, me he encontrado con bastantes como ella.
tami

Tammy Taylor (Friday Night Lights)
Ella es el reflejo de que un matrimonio puede funcionar con comunicación y capacidad de sacrificio. Es la mujer del S. XXI que pringa en el trabajo y en casa, que apoya a su marido y sus hijos pero también quiere dejar su huella en el mundo. La existencia de este personaje en el panorama televisivo es necesario, para destacar que no todas las familias tienen que ser disfuncionales. De ella admiro eso, bueno, y su pelazo.

Mrs Urqhart (House of cards-UK)
No solo las heroínas molan, también los personajes odiables son atractivos. La señora de Francis Urqhart sigue la estela de Lady McBeth, susurrando las palabras adecuadas en el oído de su marido. A pesar de tener menos peso en la trama que Robin Wright, su versión USA, su personaje es mucho más interesante y despiadado. Y a mí me encantan las grandes malas.

SexyDesktop Wallpaper Image

Dana Scully (Expediente X)
Un hito en mi adolescencia, un personaje arquetípico y genial, la científica racional y fría que se va flexibilizando con las experiencias que le da la vida. Un ejemplo de arco de personaje aprovechando el relato televisivo. Y la reina de la tensión sexual no resuelta. Como la echo de menos en ocasiones. Tengo que revisionar Expediente X.
River Song (Doctor Who)
Hablar de esta mujer sin spoilers es prácticamente un imposible, ella es spoiler y cliffhanger en si misma, y quizá una de las mujeres más importantes en la vida del Doctor. Su historia es genail y más aún la manera en que es contada. Me ocurre como con Memento, algún día intentaré verla en orden a ver si encuentro incongruencias. Además tiene una de mis catchphrase favoritas “Hello sweetie” como mola esta mujer, y su diario, y su pintalabios. Toda ella.

peggy-olson-picture
Peggy Olson (Mad Men)
Ella es una de las pioneras, una de las madres fundadoras de las mujeres de hoy; todo se lo debemos a la generación que tal bien encarna Peggy, con sus contradicciones, su avanzada moral y su falta de miedo ante los cambios. Todo ello sin dejar de ser un personaje complejo y entrañable, con mil y un matices que resulte prácticamente real.
Miranda (Miranda)
Creo que no existe un personaje más dulce y entrañable en la televisión, y a la vez más torpe y absurdo que el creado por Miranda Hart. Es imposible no enamorarse de ella nada más conocerla. Solo necesita unas maracas para lograr arrancar una carcajada y es que el sentido del ridículo no va con ella. Such fun!
Y con esto termina mi top 10 de personajes femeninos, muchos se quedaron en el tintero: Estella Gibson, Monica Geller, las tres chicas de Coupling, Gwen Cooper,Liz Lemon, Daphne Moon,Claudette Wyms, Danielle Sofer o Crazy Eyes a todas ellas las debo un post. A las que vienen debajo al menos ya se lo dediqué:

Victoria Grayson 

Danaerys, Aria Stark, la reina Cercei, Veronica Mars,

Buffy Summers

Rose Tyler, Donna Noble, Amy Pond

Maggie O´Connor, Lorelai Gilmore

Katrine Fonsmark, Birgitte Nyborg

Alice Morgan 

las dos Mia (Hit and Miss y Dates)

Alicia Florrick, Kalinda, Diane Lockhart

 Lydia Adams

Ava Crowder y Maggs Bennet.

katrine

Y si, el hecho de que no haya nadie de Sexo en Nueva York o Mujeres Desesperadas no es casualidad. Todas y cada una de ellas me exasperaban, al igual que Carmela Soprano, Marie Schrader, Sarah Tancredi, Julie Taylor, Olivia Pope, Sansa Stark, Winona Givens o Betty Draper. Y seguro que también aquí me dejo muchas en el tintero. Quizá para el segundo aniversario.
Nos vemos en tu serie o en la mía

P.D. salvo un par de ellos, todos los links llevan a post míos escritos para este blog o para Series de Bolsillo, es casi una compilación de mis desvaríos mentales.

Miniseries de Espías: el pequeño placer de la tración

21 Nov

Soy una fan confesa de Alias; todo en las andanzas de la agente Sidney Bristow me parecía gratificante; el tratamiento de los personajes, las tramas, el ritmo, la estética, la música formaban un todo perfectamente sincronizado que lograba que mantuvieses el aliento durante 45 minutos, eso y los cliffhanger mejor logrados de la televisión desde el Batman clásico hacían que contases los días hasta el siguiente episodio.

A pesar de su nefasta ultima temporada, la serie que para mi cuenta con uno de los mejores pilotos de la historia de la televisión, tuvo también un cierre decente, pero desde que este tuvo lugar, los amantes de las historias de espías nos quedamos algo huérfanos.

Por eso os hablaré de algunas series que llenaron en parte su vacío, hoy tocan las miniseries.

Para aliviar un poco vinieron brillantes miniseries como Cambridge Spies (BBC 2003) o The Company (TNT 2007) ambas narrando un momento crítico de la guerra fría, en que los agentes dobles intentan arrancar secretos a ambos lados del telón de acero.

Ambas tratan el mismo momento y eso lleva a que sus historias se crucen, compartiendo personajes reales de gran calado en la historia del espionaje del S. XX, pero en la primera se centran más en el reclutamiento y el ascenso de un grupo de espías del MI6 y sus relaciones entre ellos y con su profesión, mientras que en la segunda nos muestran la historia del espionaje durante la guerra fría a través de la vida de un agente de la CIA. Podríamos decir que la primera es más personal y la segunda más política. Dos visiones complementarias del mismo momento histórico, contando a la vez dos historias completamente distintas, para que decidais quien es más fiel a los hechos si los yankies o los british.

Son dos producciones muy brillantes, tanto en su puesta en escena como en sus interpretaciones (curiosamente comparten un actor, Tom Hollander que interpreta a dos espías britanicos diferentes, a pesar de que en ambas historias aparece el personaje al que da vida en la primera de ellas)

Si como yo no conocéis los hechos históricos que dan lugar a las miniseries, os aconsejo ver primero la inglesa porque entenderéis y disfrutareis más la americana.

Como curiosidad en Cambridge Spies podreis ver la aparición de Benedict Cumberbatch o a Imelda Staunton como la reina madre, mientras que The Company esta cargada de estrellas como Michael Keaton, Alfred Molina o Chris O´Donnel.

Si añorais los códigos secretos, las casas llenas de micros y las traiciones maquiavélicas no os podeis perder estas dos pequeñas grandes joyas del género. Os diría que os fiaseis de mi en esto, pero ya sabeis que no hay honor entre espías

Nos vemos en tu serie o en la mía

El 8º Pasajero

En el espacio nadie puede leer tu blog

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Los calcetines no tienen glamour

Compendio de cosas sin sentido

CineSeriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora.

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en Serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: