Archive | agosto, 2013

The thick of it (BBC) La serie más salvaje de Peter Capaldi, el 12º Doctor Who,

29 Ago

Como fiel seguidora de Doctor Who, decidí que el escaso par de series en el que había visto a Peter Capaldi, el nuevo Doctor, no eran suficiente para hacerme una idea de su potencial, más allá de su nada memorable primera aparición en Doctor Who, su decente papel en Torchwood, su tierna interpretación en The Hour, y su más que olvidable papel en The Devil´s Whore. SÍ, habéis leido bien, la miniserie se llama así, la ramera del diablo (por ser fina) y es una serie histórica aunque no lo parezca; en España, que nos cortamos más y eso, la llamaron la cortesana. Aquí somos más para todos los públicos, y tal.

En vista de que no acababa de pillarlela emoción, me decidi a ver la que se considera su buque insignia, su mejor, esperemos que hasta la fecha, interpretación, la del “spin doctor” Malcolm Tucker en la exitosísima comedia The Thick of it.

cast

Vayamos por partes;

¿Qué es The Thick of it?

Es una comedia inglesa emitida por la BBC entre los años 2005 y 2012, cuenta con cuatro temporadas (21 capítulos de media hora en total)  varios especiales y una película-spin off llamada In the loop.

Su creador Armando Ianucci se basó en ella para crear posteriormente la serie Veep de HBO protagonizada por Julia Louis-Dreiffus, que no le llega, in my opinion, ni a la suela del zapato.

– ¿De qué va The Thick of it?

Nos narra el día a día del ministerio de Asuntos sociales inglés, y las desventuras del ministro de turno y sus asesores, por solucionar las metidas de pata del departamento delante de la prensa.

Con cada chapuza ministerial reciben la visita de Malcolm Tucker (Capaldi) el asesor de comunicación del primer ministro ( también llamados Spin doctors), un escocés muy iracundo que no puede decir tres palabras seguidas sin que al menos dos sean palabrotas.*

*Si pensabáis que la escena del “fuck” de The Wire era la que más tacos decía, tenéis que ver de lo que es capaz Malcolm. Su forma de invitar a alguien a su despacho es “Fuck the fuck in, or fuck the fuck out” creo que pilláis la dinámica.

malcolm
-¿Encaja esta serie contigo?

La serie esta rodada en cinema verité (formato documental)  pero no es un mockmentary como Parks and recreation o The office, sino que simplemente elige este formato para dar un aspecto más realista a la serie. Este formato se mantiene posteriormente en Veep.

El humor se basa mucho en los juegos de palabras y en la severa humillación de los personajes; si alguien se sabe reir de si mismos esos son los británicos, y esta serie es la joya de la corona. Si te gustan comedias comedias como Parks and recreations o Louie (como es mi caso) esta serie te gustará. Mucho.

Los diálogos son rapidísimos, así que te recomiendo subtítulos si no eres un master del inglés, tú eliges si en inglés o en español.

-¿Es la serie igual que Veep?

No, y esto lo dejo claro porque yo no logré terminarme el piloto de Veep y lo intenté tres veces; tres veces para veinte minutos y no fue capaz de terminar. Una cosa es reírse de uno mismo y otra dar vergüenza ajena. Esa no es mi clase de humor.

La gracia de The thick of it es que los momentos peripatéticos del ministro y sus metidas de pata nos podrían pasar a cualquiera, aunque la serie exagere sus consecuencias para hacernos reír; en Veep la incompetencia es ya exagerada desde el principio y ahí es donde rompo el pacto de lectura con la serie. Acepto los momentos pringaos siempre que tengan lógica pero el personaje de la Dreyfuss es demasiado lamentable para ser real.

Una cosa es que nos ríamos de los políticos, otra cosa es que nos creamos alguien tan limitado podría estar en la Casa Blanca. Si fuera en España me podría creer que acaba en la Moncloa hasta Paquirrín, pero aún tengo fe en el resto de los países (más que nada porque no son el mío)

logo the thick of it

-¿Cuál es mi opinión?

Creo que estoy en pleno “show-crush”, que es el momento en que el seriéfilo descubre una serie que le encanta y no puede parar de verla, ni ponerla defectos. Muchos sabréis que las series sobre política son mis favoritas, más que nada porque es el mundillo con el que me gano el pan y me divierte ver como se refleja en la pantalla. Esta serie me divierte especialmente porque refleja a la perfección como los que de verdad hacen el trabajo,  son los funcionarios y asesores, y de cual es el papel de los políticos, cebándose con ellos mediante una exhaustiva e hilarante enumeración de sus miserias. Estos defectos y manías son igual de malolientes que las del resto de los mortales, pero sufren el agravante de encontrarse expuestas al microscopio de la prensa y a la decadente casa de putas que es la opinión pública. Y esto es donde la serie da el Do de pecho convirtiendo el patetismo humano en diversión pseudo-inteligente.

Hasta ahora he visto solo un tercio de los capítulos de la serie, por lo que no puedo deciros si mantiene el nivel a lo largo de toda su andadura, pero al menos puedo decir que las tres primeras temporada son auténtico oro. Personalmente no tengo un humor sencillo, la mayoría de las comedias no me hacen gracia, pero está me hace llorar de la risa.

Si te gustan los guiones brillantes, los juegos de palabras, las mentes sucias, las metidas de pata abrumadoras y ver a un político sin escrúpulos ni moral, ni principios asumirlo públicamente, no te pierdas esta seriaza.

Yo solo te puedo invitar a verla, así que “Fuck the fuck in or fuck the fuck out” la decisión es tuya.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

 

Concurso ¿Por qué me gusta Smash? Gana 2 Packs de Merchandising de la serie

26 Ago

BOLSA PLAYA_smash.001

Con motivo del lanzamiento en DVD de Smash, iniciamos hoy un concurso en twitter con el que puedes ganar uno de los dos packs de regalos con merchandising de la serie.

Cada pack contiene una bolsa de la playa y dos originales pay-pay con los que disfrutar de estos últimos días de verano.

Para conseguir uno de los packs solo tienes que seguir los siguientes pasos:

1.- Seguir a @aleyt1 en twitter
2.- Escribir un tweet respondiendo a la siguiente pregunta ¿Por qué te gusta Smash? , seguido del hastag #EstrenoDVDSmash.

smash buena

Los dos mejores tweets se llevarán el premio. En la valoración se tendrán en cuenta el número de RT que el tweet reciba, y la originalidad de la respuesta. Tenéis hasta el próximo 2 de septiembre para participar en el concurso, al día siguiente se anunciarán los ganadores en el blog.

Suerte y a twitear como locos.

Nos vemos en tu serie o en la mía

PAIPAI_SMASH

Parte Final temporada 5 Breaking Bad: Corta vida al rey (con spoilers)

11 Ago

Este domingo se estrena la segunda parte de la quinta, y última, temporada de Breaking Bad, y quería dedicarle unas líneas.

Si os soy sincera mis inicios con la serie no fueron nada prometedores. Recuerdo que tras ver los dos primeros , en especial “la escena de la bañera”,decidí que aquella serie no era para mí. Estaba convencida de que aquella era una serie en la que nos iban a contar las miserias  y patosadas de dos perdedores, con gags dignos de jack-ass.

Durante al menos un par de años la serie durmió el sueño de los justos en mi carpeta de series aparcadas, hasta que,  jaleada hasta el cansinismo por mi amigo @ernesmitre, decidí darle otra oportunidad.

El visionado de los primeros episodios  me costó una barbaridad porque no tenía claro hacia donde iba la serie, y, sinceramente, aguanté por que me ganó en el aspecto visual.

Dentro de mis series favoritas, cada una lo es por un aspecto en el que destaca sobre las demás, ya sea  la premisa, los personajes o los diálogos; pues bien, mi devoción por Breaking Bad es estética. La forma de mostrarnos las historias, de colocar la cámara, los planos de colores saturados en el desierto, la música totalmente contraria a la intención de la imagen y que sin embargo emplasta perfectamente son algunos de los puntos que consiguieron que no abandonase por segunda vez la serie de AMC.

Pero aunque visualmente me pareciese magistral, seguía detestando a todos y cada uno de los personajes; hablaba Alberto Nahum en su post sobre Breaking Bad de la diferencia entre alineamiento y empatía. Durante mucho tiempo yo me alineé con Walter White y compañía, pero no empatizaba, es decir, estaba junto a él pero no me sentía cerca de él.

walter

MI RELACIÓN CON WALTER

En el inicio de la serie Mr. White era una pringado, Jesse un espantapájaros al que el viento movía cada día en una dirección, y prefiero no hablar de los personajes femeninos, que a día de hoy son mi gran “pero” a la serie.

Pero poco a poco la serie y sus protagonistas empezaron a calar en mí; paradójicamente cuanto más se sumergía Walter White en el fango moral, más atrayente me resultaba el personaje. Su descenso a los infiernos fue mi elevación a los altares. Cuanto más emergía Heisenberg y más se diluía Walter White, más interés despertaba en mí el personaje.

Era un malvado distinto, porque le habíamos visto ser bueno, ser ingenuo, patoso y deleznable y sobre sus cenizas se había levantado una criatura cruel y maquiavélica, capaz de dejar a un lado las pulsiones que nos hacen débiles y poner el fin por delante de los medios, fuese o no su objetivo honorable. La serie nos proporciona un asiento de primera fila en evolución del ser humano falible al hombre perfecto de Nietzsche, al super yo, a la criatura que gobernaría la tierra, o, en este caso un cartel de drogas.

Posiblemente muchos de vosotros, que os dejásteis atrapar desde el principio,  no comprenderéis porque mi empatía no llegó hasta que Walter se volvió un grandisímo cabrón. No soy masoquista, ni satanista, ni especialmente fan de la “mala gente”, la razón es que en cierta manera Heisenberg nos redimió a todos.

En ocasiones cuando vemos series nos tiramos de los pelos pensando en la estupidez que acaba de cometer el protagonista que le ha privado de todo lo bueno (la pasta, la chica, en general la felicidad). En los albores de la serie, quedo claro que el hueco para la felicidad era casi inexistente. La vida de Walter, antes del nuevo embarazo de Skyler y el consabido cáncer, era ya una basura, con sus dos curros, su mujer pasivo-agresiva  su hijo amante de los cereales, y su frustración por haber vendido un exitoso futuro por 5.000 apestosos dólares.

Desde el duro suelo solo se puede ascender, y Walter lo hace. Aunque a veces no le salgan las cosas bien, él va actuando conforme a cualquiera de nosotros, desde nuestro sofá, lo haríamos. Ni sus sentimientos, ni los escrúpulos, ni una personalidad absurda hacen que Walter meta la pata. ¿Cuántas veces nos hemos quejado de que un personaje actúa de una forma absurda, en que se ve a la milla la mano de los guionistas, para mantener vivo un conflicto dramático? Esto no sucede en Breaking bad, porque Walter siempre tiene una razón para hacer las cosas, ya sea su familia, el dinero o su enorme ego, pero él es el dueño de su destino, y los guionistas le ponen piedras en el camino, pero no le obligan a sortearlas de forma irracional.

Y si él sólido tratamiento del personaje no fuese suficiente, de propina le permiten hacer aquellas cosas por las que cualquier mortal suspira, como cargarse al jefe que le presiona, soltarle lo que realmente le pasa por la cabeza a su mujer (ese I´m the one who knocks) o poner a un rival en su sitio a base de soberbia y posturno extremo (Say my name). Que levante la mano quién, en esas escenas, no se sintió redimido de toda su frustración vital durante unos instantes. Pues eso.

jesse

LA LIBERACIÓN DE JESSE PINKMAN

De igual manera Jesse, especialmente tras su desintoxicación, comenzó a mostrar más aristas. El personaje expulsó algo más que las drogas en su cura, comenzó a sudar capas, complejidad, y una moral muy discutible, pero auténtica. Las drogas habían anestesiado un alma hambrienta de reconocimiento. En la búsqueda de una figura paterna que le apreciase, Pinkman terminó poniéndose en manos de la persona equivocada. Un villano aún a medio cocer, y en el que Jesse avistaba todavía un espíritu afin y noble al que quería agradar. Un alma libre terminó esclavizándose por un puñado de buenas palabras y vendiendo su lealtad muy barata, siendo el pago un par de momentos redentores de Mr. White.

Aunque inicialmente el fenómeno que arrastró a Jesse a su “peonización” como side-kick del profesor de química, fue un mero complejo de inferioridad que busca ser sobrecompensado, su relación con el paso del tiempo se torno infinitamente más compleja.

La relación de Jesse y Heisemberg, nace de una reacción química con similar origen y efectos que su azulada obra maestra. Solo a través del exacto número de traiciones y redenciones, mezcladas en la cantidad justa, y centrifugadas al ritmo de los sucesos acaecidos, podría haberse creado una simbiosis tan perfecta, una lealtad a prueba, literalmente, de balas.

Más allá de lo que objetivamente cada uno de ellos aporta a la relación, la presencia física del otro es necesaria para comprobar que todo el mal que han hecho, lo han hecho juntos. Una vacía justificación moral que a ambos les bastaba para dormir por las noches. Una relación con una pureza extrema, y una malsana atracción mutua que impedía a ambos funcionar correctamente sin el otro; como si fueran dos imanes. Yeah, magnets Bitch!!

El progresivo alejamiento que vemos en la última temporada, es claramente el despertar de Jesse, que no solo comienza a destacar por su propia brillantez, sino que está comprendiendo que papá White ha perdido el rumbo, embarcado en su propio chute de egocentrismo extremo, la soberbia es su droga y ahora es Jesse el que debe decidir si acompañarle a que se desintoxique o dejarle morir por sobredosis de plomo en cualquier callejón de Alburquerque.

skyler

SKYLER ¿NECESARIA O POLARIZANTE?

  En el apartado femenino, mucho se ha dicho . Personalmente a mí me encantaría conocer a la madre de Vince Gilligan, porque está claro que tiene serios “mummy issues”. Solo dos mujeres protagonistas en la serie y ambas son enormemente castrantes. El papel de policía de la moral que ejerce Skyler es tan incómodo como necesario para la trama. Mrs White actúa como ancla para Walter, impidiendo una total libertad que hubiese terminado con muchos de sus problemas y pivotando como incesante fuente de conflictos al obligarle a mentir y buscar excusas para su comportamiento.

Pero el interés humano de Skyler nace a partir de descubrir el secreto de Walter. Desde ese momento ella comienza su particular viaje moral y su posicionamiento en la historia. Skyler deja de ser un pretexto en la trama y se convierte en texto, en contenido, generando nuevas y muy distintas reacciones ante los mismos eventos que viven Walter y Jesse.

Al igual que parece que los acontecimientos hace a Walter cada vez más frío, con su señora se invierte el proceso. Las dudas, el miedo, la ira, la codicia, inciden de forma abrumadora sobre ella. Es como si Skyler fuese el retrato para un Dorian Gray (Walter) solo que en vez de ser físico es moral. 

Es el contrapunto ideal  a Walter, porque nos permite avistar las cuestiones de fondo, que Walter ha dejado muy atrás,y que en un primer momento le impulsaron a iniciar su particular viaje al abismo. Aún con sus propias idiosincrasias ella permanece fiel a esos objetivos, dinero, seguridad, familia. Ella no comprende el cambio moral de Walter, la explosión de su ego, el nacimiento del rey. Skyler es un punto fijo que nos permite recordar como era Walter y como es ahora. Y ella, sin duda, no busca construir un imperio.

marie hank

“LOS OTROS”

No diré mucho de Hank, Marie y Walter Jr, porque son personajes bastante planos, y en muchas ocasiones hasta accesorios, que no me han aportado demasiado, más allá de mosstrarnos cuantas marcas de cereales existen en Estados Unidos. La hermana cotilla, el hijo prescindible y el cuñado convenientemente agente de la DEA, me han parecido poco dibujados para la intensidad del resto de personajes. Gracias a Dios que otros secundarios han compensando el paupérrimo interés de estos tres, porque sin Gus Fring, el tío Salamanca, Gale o Jane, la serie hubiese sufrido de una patológica cojera, en lo que ha secundarios se refiere.

Más por peso de guión que por peso dramático únicamente Hank es digno de mención. Los guionistas intentaron darle momentos tensos, como su trauma tras conocer al señor Tortuga en El Paso, o su (asombrosa) recuperación física. En ambos casos, no se si el personaje o el actor, se quedaron cortos. Igualmente está el empeño de Gilligan y compañía por vendérnoslo como un policía competente, cuando el mejor trabajo policial de Hank haya sido sentado en el trono.

La escena final del 5×08  me pareció algo tramposa, aunque había que dar una ayudita al cuñadísimo o nunca terminaría la serie. Quién sabe si el propio Water no lo dejo ahí a posta, ahora que sus días de emperador de la droga llegan a su fin. Puede que esa fuese la utilidad, y razón de ser, del personaje de Hank desde el principio. Quizás mejor un suicidio por polícia que toda una vida con Skyler, con o sin cáncer.

CONCLUYENDO

Tras cinco temporadas de impactante escenas de naturismo animal (la tortuga, la mosca, el ojo del osos de peluche), de cervezas que se “disparaban” solas, de pizzas voladoras, de malvados latinos cabreados, y de un frustrado falso-intento-de-suicidio de Skyler (por poco), de matar a muchos y dejar morir a algunos, de venenos mágicos, mafiosos con timbres, y perrerías en el desierto varias, solo nos quedan unos pocos episodios por disfrutar.

Solo espero que el fin de Heisenberg sea apoteósico. Dudo que,  por mucho que hablase de retirarse en el último episodio, Walter sobreviviese en el mundo que antes le resultaba cómodo; creo que preferiría morir a retornar al gris y patoso hombre que encerraba al grandioso Heisenberg, por lo que le deseo la muerte más honrosa que un villano pueda tener. Por él, por nosotros, por todos. ¡Corta vida al rey!

Nos vemos en tu serie o en la mía

II Festival Celsius 232 El paraíso de los frikis

5 Ago

El festival Celsius es uno de esos lugares donde el friki que llevamos dentro puede volar en libertad. Durante cuatro días, las calles del municipio asturiano de Avilés se llenan de escritores y fans de la ciencia ficción, el misterio y el terror. Conferencias, cine al aire libre, veladas de poesía, firmas de libros, maquillaje en vivo y animaciones de calle son algunos de los platos fuertes del certamen literario.

Empezar dando un aplauso a sus organizadores, por citar a algunos los codirectores del certamen Jorge Ivan Argiz (primero por la izquierda de la foto) o Diego García Cruz (segundo por la derecha, que se pasó 4 días non-stop traduciendo a los autores); ellos han logrado traer autores de primera línea a un certamen gratuito, sí repito GRA-TU-I-TO. Además como los asistentes somos muy respetuosos y, no lo neguemos, la comida y paisajes de la zona son excelentes, los autores vienen encantados y pasan unos días estupendos. Espero que se corra la voz entre ellos. Si alguien del certamen lee esto, espero que nos traigáis a Aaron Sorkin. Por soñar que no quede.

20130803_181156

Para mi el punto más acertado del festival, que este año celebra su segunda edición, ha sido el aprovechar el tirón del fenómeno de las series para traer autores cuya obra se haya adaptado a la televisión; así el año pasado pudimos disfrutar con la presencia de George RR Martin y este año pudimos conocer a a David Simon (autor de Homicidio y The Corner, y showrunner de The Wire y Treme entre otras joyas) y a Robert J. Sawyer (escritor de la novela que dio lugar a Flashforward) . Sawyer (el segundo por la izquierda de la foto) dejo claro que en Flashforward se separaron tanto de su obra que no sufrió el fracaso de la serie y que teniendo en cuenta la cantidad de pasta que le habían dado, habían comprado su capacidad de crítica. El tipo era majísimo, tenía un cierto aire a Masuka el de Dexter, y el mismo gusto por las camisas chillonas, y nos contó también que el equipo de guionistas de Flashforward compartían pared con el de Lost, y que desde su sala podían escuchar a los guionistas de Perdidos tirándose de los pelos porque no sabían cómo demonios terminar la serie. Me lo creo totalmente.

20130803_120952

No voy a negar que las charlas son la parte que más disfruté, aunque hubo otros muchos puntos divertidos; retorné a la infancia viendo Willow en pantalla de cine, nos hicimos fotos con los actores disfrazados de Star Wars, asistimos a una charla sobre Caballeros de Zodiaco que terminó pareciéndome interesante aunque no sea una gran fan; aunque lo que más me gustó fue el encuentro poético de la Asociación “Hijos de Mary Shelley” en el cementerio de La Carriona en Avilés.

20130803_015425

Esta última actividad me encantó, tanto por el buen hacer de la asociación que montó una emotiva velada de poesía y música como por lo maravilloso del entorno.Os preguntaréis ¿ Maravilloso un cementerio? Sí. Me explico. El cementerio es una obra de arte en si mismo, lleno de mausoleos y estatuas de muchas clases, aunque las que me gustaron de verdad fueron los ángeles de piedra (Weeping angels como los llamamos los fans de Doctor Who). Si pasáis por Avilés y sois fans del señor del tiempo os recomiendo que hagáis una visita a este lugar, merece muchísimo la pena.

20130803_015716

El punto más controvertido fue la conferencia del guionista del Internado y Los protegidos, Carlos García Miranda, que defendió que en las series todo vale porque en sus propias palabras “esto es solo televisión, solo estamos para rellenar un hueco de la parrilla”. Mi opinión difiere bastante de esta idea, la verdad, y me alegro que no sea solo la mía, ya que Sara Antuña (primera por la izquierda en la foto) , guionista de Los hombres de Paco y Con el culo al aire, quiso, antes de iniciar el coloquio con David Simon, dejar claro que era contraria a la opinión de su colega y que rezaba por poder hacer series de la calidad de The Wire en España. Esta vez, en serio, diré GRACIAS SARA.Tú nos das esperanzas.

20130803_193600

Este fin de semana realizamos además un encuentro extraoficial del Birraseries Asturias, en el que llevamos a cabo la esperada capachopa (el cachopo es un inmenso filete de ternera empanado, y relleno con lo que desees, en nuestro caso, queso champiñoes y pimientos) donde varios fans de las series nos demostraron su capacidad de ingesta zampándose un cachopo entero cada uno. Im-presionante.

Además pudimos compartir un rato con David Simon en la firma de libros, y aunque no estábamos todos, pudimos hacernos una foto de grupo con el autor de The Wire, que fue muy amable con nosotros, aunque dejo claro que en lo que a firmas de libros se refiere, nunca firma un libro que no tenga claro que es suyo, ni le gustan los bolis con forma de jeringuilla; uno de nosotros, no diré cual, se llevó una pequeña regañilla por parte del autor al pensar que el boli-jeringuilla que era una broma relacionada con el mundo de las drogas del que tanto habla en sus obras. Más allá del momento incómodo y de las risas que produjo después, la frase cabreada de Simon al ver el boli de marras “This is wrong” se ha convertido en un lema y un orgullo para nosotros, porque somos los únicos con una  “catchphrase” creada por el autor de The Wire. No se el resto, pero yo lo quiero poner en una camiseta.

Nos vemos en tu serie o en la mía

20130803_015453

“Simon Says…” Todo lo que David Simon (The Wire) nos contó en el Celsius 232

4 Ago

No se si conocéis un juego americano llamado “ Simon says”, si habéis visto la Jungla de Cristal 3, sabéis de lo que os hablo. Cuando un niño grito “Simón dice” y una acción, y todos los demás deben realizar la acción que dice.

Me pareció un título original para este post sobre David Simon (el creador de The Wire) ya que el periodista dijo muchas cosas este fin de semana en el festival Celsius 232 celebrado en la localidad asturiana de Avilés. Y cada cosa se la contó a una persona distinta, así que intentaré resumirlo.

 

Lo que Simon contó a los periodistas

20130803_140144Varias bloggers del birraseries Asturias son miembros de la prensa, y tuvieron la oportunidad de realizar entrevistas al autor. Me encantó estar junto a ellas en los momentos previos y posteriores a esas entrevistas, permitiéndome incluso escuchar las grabaciones de las mismas. En ellas Simon encontró puntos de cercanía entre Avilés y Baltimore, dado que ambas ciudades son victimas de la desindustrialización de finales del siglo XX. Comentó también que no sería descabellado escribir una serie sobre la corrupción en España, o sobre momentos clave de la historia de nuestro país como la guerra civil o la transición.

Respecto a la televisión, habló sobre las múltiples posibilidades que ofrece la irrupción de Netflix en el panorama de la ficción televisiva, así como de sus series favoritas, la alemana Heimat, la canadiense Slings and Arrows y la americana Orange is a new black. Ésta última elección me parece bastante irónica teniendo en cuenta la predilección del autores por las temáticas hiperdramáticas.

Respecto a su visión del universo periodístico creado por Sorkin en The Newsroom, el escritor, que afirma sentirse más cómodo en el mundo de los hechos que en el de la ficción, explicó que ésta es una serie aspiracional, y que a él le interesa lo tangible y no lo utópico, por lo que la serie “No es para él”.

 

Lo que Simon contó en el Celsius

Dos conferencias, una sobre sus libros y otra sobre su obra audiovisual, acompañado de Diego García Cruz, co-director del Festival y excelente traductor, la primera y de Sara Antuña, guionista de series españolas, la segunda, nos permitieron conocer un poco más sobre el autor de Homicidio y La esquina.

Nos habló de cómo su predilección por temáticas crudas y su abandono consciente de los finales felices viene motivado por su amor a la tragedia griega. Todo el mundo sabe que cuando va a una representación de Medea o Antígona la historia va a terminar mal pero la ve igualmente; el cree que sus obras se deben afrontar de la misma manera.

20130802_192103

Sus tres primeras producciones buscan contar una historia real, en la que las oportunidades de redención se reducen drásticamente conforme te alejas de la parte más favorecida de Baltimore. Las posibilidades de encontrarse con una muerte violenta son directamente proporcionales a tu posición geográfica en la capital de Maryland. Solo 20 manzanas separan el mundo de las drogas y la violencia de una vida corriente como la de cualquier ciudad americana. Su país, es un lugar esquizofrénico, a lo que añade “pretty fuck up” (y bastante jodido).

Comenta que no eligió esta temática, sino que fue el destino, el que le puse en el turno de noche del Baltimore Sun y le convirtió en un reportero de sucesos con tan solo 21.

Pocos años después, fue consciente de que su trabajo se limitaba a componer frías notas de sucesos enterradas en la sección local de su periódico, por lo que pidió pasar un año con los detectives de la policía de Baltimore, y conocer de primera mano su trabajo. Comprendiendo con esta experiencia que no existen buenos y malos hizo el experimento contrario pasando tiempo con los camellos, yonkies y demás fauna callejera de West Baltimore, la zona más dura de la ciudad. En ambos casos logró que sus protagonistas bajasen la guardia y le dejasen ser espectador de sus miserias y aciertos; como él dice “No se puede fingir ser alguien que no eres durante más de 48 horas, después de eso a mí me veríais aparcar en doble fila y soltar tacos”.

Cada experiencia generó una novela, Homicidio y La esquina, ambas adaptadas a la televisión y germen de su posterior obra maestra The Wire.

Esta serie le dio un gran éxito, pero no durante su emisión; tras la tercera temporada tuvo que rogar y suplicar a los ejecutivos de HBO que le dejasen cerrar su historia. Solo lo logró gracias a que su serie era muy barata (una cuarta parte del presupuesto de Los Soprano) y a que “hizo de canguro y se puso de rodillas ante sus jefes”. Solo espero que no contase historias a esos niños antes de dormir, yo tendría pesadillas.

20130803_193600

Ante el inminente final de su serie Treme, su mejor y a la vez menos exitosa obra, Simon tiene dos proyectos en el tintero. Uno junto a Ed Burns, poli retirado y maestro de escuela que ha sido su fiel compañero en sus años de televisión, sobre la historia de la CIA. El alto coste del presupuesto le hace dudar de si HBO dará luz verde, si bien no se ve trabajando en otro sitio. Para él, la cadena de cable es su particular “pipa de crack” y de momento no desea desengancharse.

El otro proyecto es una serie sobre el mercado del sexo que implosionó en el Nueva York de los 70, alrededor de la calle 42 (Times Square). Para el autor no hay mejor forma de mostrar la historia del capitalismo que ver como los cuerpos se convirtieron en una mercancía más con la que ganar dinero. Creo que alguien olvido explicar a Simon que la prostitución es el oficio más viejo del mundo, pero la verdad es que esta serie tiene una pinta genial.

 

Lo que Simon me contó a mi, y solo a mí. (No leer si no has visto The Corner, contiene Spoilers.)

Es de agradecer una iniciativa como el Celsius 232. Durante un par de días ves a los autores “sueltos”. La gente que vamos al festival somos muy respetuosa y los autores vienen encantados porque se mueven a sus anchas. Yo me encontré con Simon un par de veces por la calle, así sin más. Pero no hablé con él. Espere a la firma de libros.

Cargada con mis DVDs de The Wire y mi libro de The Corner, me acerqué timidamente y él me preguntó “¿qué tal estás?” y solo se me ocurrió contestar “nerviosa” (se que es una pavada, pero eh, no es fácil tener delante a David Simon).

Cuando le dije mi nombre me pidió que se lo deletrease y me dijo “¿Sara sin h?” a lo que respondí “sí, sin hache”, y le solté la super frase “Ain´t no H in spanish Saras” (no hay H en las Saras españolas)  me miró me puso gesto de que le había molado y lo repitió entre dientes con cara de convencido, así que si oís la frase en una serie tiene copyright.

20130802_201605

Después le pregunté por algo que me intrigaba mucho sobre “The corner” la escena en que Gary, el heroinómano patriarca de la familia protagonista, ve la película de La lista de Schindler y comprende que la misma campaña de deshumanización que sufrieron los judíos y que hizo más facil a los nazis matarlos, es la que se estaba usando con los yonkies por parte de las autoridades. No negaréis que el tema parece muy profundo para alguien que está saturado de droga.

Pregunté a Simon si realmente Gary le había contado aquello, y me lo gané. Se ve que todos le preguntan por The Wire, así que al hablarle de otra de sus obras el hombre se emocionó y empezó a contarme.

“Cuando Gary me contó aquello me impresionó. En el momento en que supe que íbamos a hacer la serie tuve claro que quería escena escena dentro. Para mí era muy importante sacar las escenas de La lista de Schindler en la serie, para compararlas con la vida de La esquina, así que me puse en contacto con la gente de Spielberg y pedí permiso para poder utilizarlas en The Corner. Moví todos los hilos que pude pero por más puertas a las que llamé su respuesta fue siempre un rotundo NO. ¿Te lo puedes creer? Aquello me frustró un montón”.

Seguimos hablando de Gary, que se ve era su ojito derecho, y le dije que no comprendía como alguien tan consciente de su problema y con tantas ganas de salir de él no lo había logrado y el me explicó que “Gary no tenía la fuerza suficiente; sabía lo que tenía que hacer, pero estaba roto por dentro, su corazón estaba roto y aquello terminó con él. Era un hombre maravilloso y dulce, muy sensible, y ver aquel horror le hundió aún más en él”.

Podría haber seguido horas, pero la gente de la cola empezaba a impacientarse así que me hice una foto con él le agradecí haber sido tan amable conmigo y separe del grupo, tan nerviosa que todos mis dvds terminaron por el suelo. No me preocupa mi desafortunada mutis, esto era una historia de Simon, y ya se sabe que sus historias nunca terminan bien.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

20130802_192053

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Cine-Seriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en Serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: