Tag Archives: series 2013

Dos años de estrenos mediocres ¿quién se conforma, las network o la audiencia?

8 Ene

Estas navidades, como el resto de los seriéfilos, me he dedicado a ponerme al día con las series medio aparcadas.  Entre ellas retome The Blacklist y mientras veía su episodio 1×09 (el típico episodio botella de amenaza interior, no diré más,  no quiero spoilear) me di cuenta que, en su concepción, me recordaba al episodio de Tarantino en Alias, pero con unos diez mil años luz de separación entre la calidad de uno y otro. Tengamos en cuenta que hablamos de Tarantino y la mejor versión de JJ Abrahams juntos,  eso es imbatible.

Toda esta historieta era un McGuffin para explicaros de donde salió la paja mental de la que pretendo hablaros.

blacklist

LAS SERIES NORMALES

Tras años de series fenomenales, en cantidad y calidad los buenos productos se han reducido drásticamente, pero como “los adictos” no podemos bajar nuestro nivel de consumo de series lo terminamos rellenando con series mediocres, que en comparación con las algunas antiguas (véase Sleepy Hollow Vs. Expediente X  o Friends Vs.The crazy ones) no merecen la pena ni en sus títulos de crédito.

No os equivoquéis, no estoy hablando de cumbres de la industria televisiva como The Wire o A dos metros bajo tierra, ni comparo las flojas con guilty pleasures  como Revenge o Scandal.

Mi comparación es entre series “normales”, de entretenimiento al uso.

-Llámenlas procedimentales, de acción, thrillers…estas series que te atornillan al sillón por su frenético ritmo y sus cliffhangers.

– Llámenlas sitcoms de las de media hora con su multicámara, sus risas enlatadas o naturales, y sus  “de cuatro a seis protagonistas” diciendo paridas.

En resumen, m e refiero a las series de network de toda la vida en las que el tiempo parece haberse detenido y los nuevos productos no llegan al nivel.

Si nos paramos a pensar , no recibimos una nueva serie que merezca realmente la pena desde hace, en mi opinión tres años, que estrenaron Person of interest, el último procedimental a la altura. En comedia de network el lapso de tiempo es aún más dramático.

Sleepy-Hollow-Title

EL CONFORMISMO EN LAS NETWORK

Veamos como las network llevan años viviendo de las rentas:

  •  CBS estira hasta desangrar sus comedias fetiche (Mosby es odiado ya por todos, y Sheldon se jubilará en su piso de soltero) en dramas va mejor, estreno Person of interest, además de tener el mejor drama de network The good wife (que ya tiene 5 años).
  • Fox vive de los dibujos y los deportes; en series trata de arriesgar un pelín más pero sin encontrar productos; Fringe terminó, y su sustituta Sleepy Hollow, aunque entretenida es claramente una serie menor.Lo es, y lo sabéis.
  • ABC en drama si bien lo intenta, se da de bruces con todo lo que no sea culebrón o Shonda (o ambos) y en comedia exprime Modern Family que durará hasta que Manny peine canas.
  • NBC sobrevive tras la reciente muerte de sus grandes comedias (30 Rock, the office) con los últimos coletazos de las que, a duras penas, perviven (Parks and Recreation o Community). Parece que Brooklyn 99 es la mejor estreno de comedia del año, pero no le llega a las comedias viejas ni a la suela del zapato.
  • La CW continua con sus productos adolescentes, que si bien exitosos dentro de su target, no han logrado mantener a la audiencia que iba haciéndose mayor , con productos, si bien igualmente ligeros, algo más maduros (yo me alejé tras la quinta de Supernatural y marche para siempre con el final de Gossip Girl). Sí fue adolescente tardía. No me odiéis.

shield

EL CONFORMISMO DE LA AUDIENCIA

No sé si será por la hipermencionada burbuja seriéfila o no, pero como os comentaba la aundiencia sigue pidiendo a gritos toneladas de series, pero si bien nos complacen cuantitativamente,  la calidad en las network no acaba de llegar. Así que terminamos encontrando virtudes a series mediocres, las llamamos series para planchar y nos quedamos tan anchos.

Ha llegado un momento en que se ha creado una brecha brutal entre cable y network  y es tan enorme que no parece haber vuelta atrás. Producciones como The west wing, Friends o Lost parecen impensables en el nuevo panorama.  Hace no tanto tiempo ser serie-network no era igual a bodrio, pero las nuevas tendencias no hacen sino apuntar en esa dirección.

Nos quedan calculo que cuatro o cinco años hasta que no quede ni una serie decente de verdad en estos canales. The good wife, person of interest, Parks&Rec, Como conocí a vuestra madre, Community o Castle entre otras, no durarán para siempre, y no logran encontrar sustituta.

Mucho se bromeó con llamar a series “la nueva Lost” o “la nueva Friends”, pero pasaron casi 4 años de una y diez de la otra y siguen sin digna una heredera (no en temática, sino en ser reinas del drama y de la comedia) que haya empezado en los últimos dos años.

brooklyn_99

CONCLUYENDO

Este post no intenta evangelizar, solo busco llamar la atención sobre esta tendencia al conformismo en la que nos hemos zambullido que genera un círculo vicioso; como tienen audiencia las series flojas siguen en antena, y como no hay otra cosa en la tele continuamos viéndolas.

Esta corriente lleva años instalada en nuestro país y por ello sufrimos bodrios de impresión que nos alejan de nuestras cadenas patrias, pero es posible que este mismo fenómeno se esté trasladando a otros países y que facilite el principio del fin de la archiconocida edad de oro de las series.

Puede que estéis o no de acuerdo conmigo, o quizás esté siendo demasiado dura con los lamentables estrenos de network de los últimos dos años, por lo que os invito a plantear vuestra visión en los comentarios.

Nos vemos en tu serie o en la mía

P.D. que conste que no hablo de series malas, sino de las que hablamos de los que se consideran los mejores estrenos de network, para que nos demos cuenta de que su nivel palidece ante el de series antiguas como Alias, Lost, Expediente X…

Anuncios

Masters of sex 1×12: Análisis del final de la temporada 1

19 Dic

Masters of sex se ha destacado claramente como el mejor estreno del inicio de temporada 2013-2014; aunque esto no es ningún mérito. La mediocridad del resto de series ha hecho que la nueva apuesta de Showtime brillase sin tener ningún otro objeto a su altura que le hiciese sombra. Penica de año, señores.

Pero la serie no es perfecta, ni viene a salvar el detestable nivel de las series de este año, ni va a ser la continuadora de la edad dorada de las series. Es una serie buena, sin más.

Mi termómetro para medir las series es las ganas con las que afronto el siguiente episodio y su orden de prelación en mi visionado. Para el final de temporada Masters of sex , era la primera que veía cada lunes, por delante de la tramposa tercera entrega de Homeland, o la conformista temporada de Downton Abbey.

Considero que es una serie visualmente correcta, pero no novedosa, ni en su recreación de los 50, ni en su forma de plantear las escenas. Para quitarnos el elefante que está en la habitación lo diré sin tapujos. Masters of sex no es Mad Men, no llega a ese nivel ni visual ni conceptualmente. No está aquí para transgredir el mundo de las series, está aquí para contar una historia. Porque si buscaban transgresión, no la han logrado. Ni de lejos.

Lo que si me interesa es la parte dramática, en especial su guión y las estupendas interpretaciones del elenco. En eso si destaca Masters como una serie a tener en cuenta. Me interesa lo que cuenta, me atrapó desde el minuto 1 y me retuvo toda la temporada, terminando el último episodio  sin dejar que me bajase del carro. Y lograr eso no es tarea de pusilánimes.

cast

CONTESTANDO AL “MASTER”

No todos están conmigo en que esta es una buena historia; para el maestro Nahum, Masters no es más que un culebrón vitaminado, pero para mí eso es Revenge, no esto.

Normalmente no leo a otros blogueros antes de escribir porque prefiero hacerlo libre de los prejuicios que me creen las opiniones de otros, pero la controversia que ha generado el artículo de Don Alberto me animó a jugármela. Y aquí va mi réplica/defensa de la serie.

Considero que las intrigas amorosas que se plantean no son el texo, sino el pretexto que genera situaciones dramáticas bien aprovechadas. Es posible que en ocasiones fuercen la máquina más de lo normal, pero creo que en apenas ningún caso tienen impacto directo en la trama principal, además y a riesgo de sonar cínica, en algunas ocasiones que haya amor ayuda a que pueda haber sexo.

Al contrario que en Homeland, donde son los impulsores de la trama, la mayoría de deus ex maquina (casualidades forzadas) utilizados en Masters of sex  solo sirven para recortar  los flecos sueltos de la historia; Vivian Scully no es más que el reflejo de lo que no es Virgina, y la forma de que echen a Ethan del hospital. El encontronazo de la señora Scully con su marido en el hotel no es lo que le hizo ser gay, es lo que empieza a abrirla los ojos.  Aunque más aún se los abre su nuevo amante tras verse en el cine. Mientras estos atajos de guión no impacten en la historia central no me resultan tan sangrantes para el resultado final.

masters and ginny

LA MORAL DE LOS 50 VS LA MORAL ACTUAL

Volviendo a mi crítica, me gusta cómo se desdobla la trama en tres parejas, la joven, la de mediana edad y la madura durante parte de la temporada, en la que vemos muy variados estilos de disfuncionalidad, no solo sexual sino especialmente afectiva. Creo que la moraleja de la historia viene a ser que por muchos datos que recopile el doctor Bill, hay un elemento no medible que es la atracción directa, sea sexual o sentimental entre los sujetos.

Pero la parte que realmente me interesa de Masters of sex es su amplio display de la moral en los 50. Los tabúes, los niveles de censura sobre qué se consideraba indecente, la homosexualidad escondida, la falta de comunicación de las parejas en el dormitorio, las camas separadas, las mujeres de mediana edad que no conocían el orgasmo. Esto es la parte que me interesa de Masters. Una visión obviamente exacerbada en su dramatismo (esto es Showtime, no el canal Historia) seguramente más generosa de lo necesario con la exhibición de “carne”, y mediatizada por haber sido guionizada por alguien que no vivió la época y al que le cuesta comprender estas ideas, lo cual conlleva una cierta censura, pero que en ningún punto veo excesiva.

Se quejaba Nahum de que nos cuentan los 50 desde nuestra óptica moderna donde nos escandaliza su falta de tolerancia. Yo creo que si bien es cierto que serie prejuzga más que Mad Men, esto estaba en su pacto de lectura, que vendría a ser algo como “Os voy a contar como en los 50, unos tipos adelantados a su tiempo intentaron  ser demasiado modernos con su exploración de la ciencia y nadie les apoyaba.”

Sinceramente creo que Bill y Virginia eran en gran medida gente con una mentalidad avanzada de a su tiempo (más ella que él, con sus ataques de homofobía y su preferencia por el misionero) y si son los protagonistas es lógico que nos impongan su óptica respecto al resto de su universo.

Imaginemos como tuvo que ser para Galileo, o para Colón contar a su círculo más íntimo sus ideas. Pues a menor escala es lo que sucede en esta ficción.

Quiero pensar que nuestros protagonistas tenían mentes del Siglo XXI, y quiero pensar que por ahí hay  gente con mentes del Siglo XXII que serán los que hagan esto avanzar. En caso contrario aún estaríamos por inventar la rueda. Pero me voy del tema. Reagrupemos.

masters and ginny

LOS DESLUMBRANTES

Hablemos de los protagonistas de la historia. Respecto a ellos sí coincido con Nahum. A mi me gusta mucho más él que ella. Bueno ella me gusta mucho como persona pero poco como personaje. Me explico.

Cuando comenzó la serie me obsesionaba ver que había tras la cortina de inmaculada perfección con pajarita que era Bill Masters. Mi pensamiento durante el piloto era “ si logran sacar la oscuridad que oculta este tipo, lo bordan”. Y lo hicieron. El hombre que carga a su esposa con la culpa de la infertilidad, que cierra la válvula de su agresividad y frustración vital para parecer un ser humano, que se idolatra sobre todas las cosas. Ese Bill Masters es el tipo al que quería conocer. No necesito que me caiga bien, solo necesito su complejidad para que la serie funcione. Su minimalista y bien traída complejidad. Felicidades Michael Sheen, ya te has sacudido Crepúsculo de tus hombros.

El reverso menos amable es Virginia. La ideal y extremadamente adelantada a su tiempo Ginny, que lo hace todo bien, que no se ata, que no se deja llevar, pero que en ningún momento parece fría ni cerebral. Tiene don de gentes y una gran capacidad para la ciencia, y les vuelve a todos locos, hasta al tío que le deja la leche en la puerta. Quizá sea un ataque de odio femenino, ese instinto que se ha cargado nuestro papel en la historia moderna, pero me cuesta empatizar con Virginia.

Y que conste que me encanta Lizzy Caplan, pero es que su personaje es demasiado “too much” para mí. Y no me gusta como utiliza al “chavalín” cuando todos sabemos imaginamos que terminará con Masters.

final

Lo que si me interesó fue la evolución de su arco conjunto, el “cómo” se fue hilando la relación de ambos a lo largo de toda la temporada.Por ello mi único “pero” fue la escena final; todos sabíamos que Masters estaba loco por ella, hasta tenía visiones con Virginia dándoles sermones, más claro no podía quedar. Por eso esperaba algo más radical que la escena, bastante moña, del doctor declarándose bajo la lluvia. Solo le faltaba haberse mojado el pelo un poco más para ser un Hugh Grant de clase B en Cuatro bodas y un funeral.

Me encantan las pelis románticas pero esto no es la CW por dios, y para mí ha fastidiado el tono del final de temporada. Demasiado pastel, demasiado Katherine Heighl. Demasiado Shonda para mí. Llamadme amargada, lo acepto con orgullo.

LOS DESLUMBRADOS

Por sacudirme el subidón de glucosa de la escena anterior hablemos de los condenados. Ellos son la cruz de la brillante vida de los protas. Son aquellos  que les quieren y apoyan y solo se llevan las migajas. Ellos son los que se quedarán en la cuneta cuando sus brillantes parejas decidan no tolerar más sus mediocres existencias

La pobre Señora Masters, devota aspirante a Florence Henderson, vive pensando que no es suficientemente buena para su maridito. Sé que es una pringada pero me da pena, porque ella juega con las cartas correctas para su tiempo mientras que Virginia es la mujer futurista que deslumbra más que nada porque juega en otra liga. Y más pena aún me da Ethan, el otro deslumbrado que para su horror vive a la sombra del mismo hombre tanto en lo profesional como en lo personal.

Me gusta que se vea el mismo estilo de relación tanto en hombre como en mujer y sus distintas reacciones, como estudio de la conducta humana, revela que la mujer arrastrada pelea más que el hombre. Vi algún destello de rebeldía en Libby que me dio esperanzas de que sea ella la que mande a freír mona a su marido y se redima, a ella y al resto de mujeres floreros de la época.

the suclly

LOS SECUNDARIOS

Obviando a Vivian Scully y su trama-pérdida de tiempo, los secundarios son gloriosos en esta serie. Desde los hijos de Virginia (el niño es genial) hasta su ex marido, pasando por Jane la secretaria de Masters, o los doctores Langham y De Paul, todos dan el do de pecho, si bien hay una trama y dos personajes que se alzan por encima del resto.

Me refiero, of course, a  Mr and Mrs Scully. La historia de un gay encerrado en el armario en plenos años 50 es sugerente por si misma, pero si encima está tan bien traída y con unas interpretaciones tan soberbias como las que aportan Beau Bridges y mi adorada Allison Janney, la convierte en material de premio. Su subtrama es quizás la más desgarradora e íntima de toda la serie. Ellos demuestran que se puede lograr ruborizar más y ser más transgresor con la ropa puesta, y que la intimidad no se mide en la cantidad de carne que se exponga, sino en la desnudez y autenticidad de la relación entre dos sujetos.

Él superviviente nato, roto por dentro, hipócrita, ella descorazonante, tierna, llena de sensibilidad y ganas de vivir, cuando le dejan. Ambos unidos nos dejan una maravillosa historia de fondo muy humana y por ello muy cruel. Ojala la trama de Vivian e Ethan hubiese alcanzado el mismo nivel, pero no podemos pedirlo todo.

Para terminar solo diré que a nivel personal la serie me ha gustado mucho, pero siempre me ha rondado la idea de que no llegaba a ser genial, que le faltaba algo. Para mi una mayor audacia visual y más uniformidad en las historias de fondo ayudarían bastante, pero sobre todo para meterme del todo en la historia me ayudaría que Virginia se soltase la melena. Y con ello no me refiero a llevarse a alguien al catre, en eso ya sabemos que ella es la master.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

P.D. Mi admiración hacia Allison Janney ha crecido aún más si cabe, que papelón, que soberbia interpretación. La serie subió enteros desde su aparición.

p.d.2 en España la serie se emite por Canal+

 

Homeland 3×12: Analisis del final de la temporada 3

16 Dic

Tan solo unos instantes después de ver la Season finale de Homeland una palabra resuena en mi cabeza como leiv motiv de esta tercera andadura: desorientación.

Para hablar de este último capítulo debemos primero echar la vista atrás, al principio de temporada, y a lo que entonces esperábamos de la serie.

LAS EXPECTATIVAS DE LA TERCERA TEMPORADA

En octubre de 2013, por segundo año consecutivo, fui la encargada de presentar en el Festival de series la nueva temporada de Homeland. Por entonces solo había visto tres episodios y en mi cabeza creía tener claro por donde iría la temporada; para mí la idea de los creadores se antojaba nítida: iban a hablar del castigo y de la culpa, no solo de los supervivientes, sino también de las familias de los verdugos.

Tras la temporada de las teorías y las conjuraciones sobrevino la de la acción y la puesta en práctica; era de justicia que la tercera gravitase en torno a las consecuencias de todo lo sucedido en las dos anteriores. Y al estilo de Buruaga así pensaba que eran las cosas y así se las conté al numeroso público que acudió al estreno en pantalla grande de la serie. No podía estar más equivocada.

vlcsnap-2013-12-16-18h52m08s34

Si viene el mayordomo de Tenn y me pasa el algodón no va a salir ni rastro de roña.

LA SERIE A LA DERIVA: CAUSAS

Desde el cuarto episodio de la temporada en que la trama dio su primer gran vuelco, la serie no dejo de girar y girar hasta el punto de no permitirnos distinguir qué estaba arriba y qué abajo. Algunos podrían decir que esto fue una montaña rusa, pero más bien fue una centrifugadora, que nos volteó de forma tan violenta que más que una cuarta temporada lo que muchos queríamos era una Biodramina.

Homeland siempre se distinguió por ser “la serie en que nada es lo que parece”. Sin duda era atrayente ver una serie donde el espectador tenía que echar el resto para tomar partido por cual era su verdad en tan ingente pozo de mentiras. Pero hasta ahora la serie nos daba dos puntos de anclaje para adoptar nuestra postura: la visión inaldulterada de Carrie y la creencia de que Saúl siempre actuaba bajo un prisma de moralidad global, el del bien común.

El episodio cuatro rompió el pacto de lectura, al menos conmigo. Si ni siquiera podía recibir información real de Carrie, era imposible formar juicios de valor respecto a lo que sucedía, y si Saul empezaba a funcionar en base a su propio ego, también se perdía el asidero moral de la serie. En resumen el barco había perdido su ancla y se había quedado a la deriva en las procelosas aguas de la mediocridad televisiva.

Te miro la espalda a ver si tienes la marca de todos los puñales que te he clavado

Te miro la espalda a ver si tienes la marca de todos los puñales que te he clavado

La roca en la que se había cimentado la confianza del espectador y su empatía dejo de ser punto de apoyo y se convirtió en lastre, unido a otros tres problemas que pusieron los clavos restantes el ataúd.

–    Tramas de relleno, intentando mantener (inexplicablemente) en la historia a la familia Brody, con la inerte Jessica Brody, la exasperante Dana, y sí, el una vez más ignorado Brody Jr.

– Personajes que prometían mucho pero cuyo peso dramático terminó diluyéndose en mediocres apariciones (Fara, Peter Quinn, Dar Adal) solo el personaje de Javadi ha dado todo lo que se esperaba de él. El resto pueden llevarse una bala sin que pestañee.

– La ausencia de Brody. No suele ser fácil sacar adelante una serie sin su protagonista, pero ésta era una oportunidad de oro para crear personajes fuertes y tramas atrayentes que hiciesen olvidar la trama inicial de la serie y darle una posible continuidad. Pero quedó claro que sin la química de la pareja protagonista y la fuerte presencia escénica de Damien Lewis la serie estaba herida de muerte.

vlcsnap-2013-12-16-19h00m58s217

No me entendáis mal, me encantan los giros de guión inesperados, pero cuando están bien traídos y existen claves que te permiten echar la vista atrás y comprender cómo te engañaron. Y este no es el caso. Aquí no saltó el tiburón, aquí el tiburón se lo comió Carrie, mezclado con el Litio para su trastorno bipolar y las vitaminas prenatales.

No quiero tampoco parecer radical, hubo buenos momentos, pero si somos sinceros solo salvo el episodio cinco, que me pareció magistral, y los tres últimos de la temporada, lo cual hace que solo un tercio de lo emitido alcance el nivel de brillantez y tensión dramática de las anteriores temporadas. Lo cual no es suficiente para sostener el nivel que la serie mantuvo en sus dos temporadas anteriores. Ni con la cuerda roja que se ahorcó Brody.

EL EPISODIO FINAL

El inicio del capítulo tenía todos los componentes de la más asfixiante tensión, pero sinceramente me dio bastante igual. Ahí comprobé lo deteriorada que estaba mi empatía con los protagonistas. Los arquetipos estaban rotos, ya no sabía por lo que luchaba Brody, y aunque sabía por lo que luchaba Carrie no tenía sentido su permisividad ante una misión suicida del hombre al que amaba.

Por supuesto el episodio se carga de todos los habituales Deus ex machina de la serie. Acontecimientos forzados a tope de los que lleva abusando desde su inicio, aquí unos ejemplillos:

-Encerrar al futuro director de la CIA en una oficina para que no se chive al presidente.

-El hecho de que Dana limpie justo el motel adecuado.

-Conseguir in extremis un chivatazo que permita a Saul ser jefe de espionaje durante los 15 días que necesita.

-La droga mágica que hacer pasar a Brody de yonkie a Capitán America en dos semanas (justo el tiempo necesario)

-El final del mandato de Mister Berenson coincide con el día en que tienen que sacar a Brody de Iran.

Las casualidades son odiosas, pero en esta serie son demasiadas para pasarlas por alto.

vlcsnap-2013-12-16-19h01m28s6

Ahora entiende lo que sienten los Rocieros antes de saltar la verja.

CARRIE VS BRODY

Mientras Saul libra su última batalla en Washington, observamos los últimos momentos de Carrie y Brody juntos. A él parece haberle brotado repentinamente una conciencia. O una obsesión con el agua porque no para de lavarse. Ella parece finalmente recordar que está embarazada y no suelta prenda hasta que él está decepcionado con no haber muerto. Sus últimos momentos juntos no llegan al nivel de intensidad de episodios anteriores, aunque se supone que ambos están ya tan trastornados que no les quedan fuerzas. Me ha dejado a medias y con ganas de algo más emocionante. Tras temporadas de arriesgar la lucha de Al Quaeda y la CIA por su amor, esperaba algo más íntimo que la llamada telefónica final, se veía que Brody ya pensaba en eso de “para lo que me queda en el convento…”.

SAUL: AMIGO O ENEMIGO

La traición final tiene lugar (alguien lo dudaba) pero eligen que no sea Saul el verdugo. No olvidemos que está prevista una cuarta temporada, y alguien tiene que caer bien a la audiencia. Tras una temporada de manipular, mentir y amenazar, los guionistas decidieron que este era el momento de volver a mostrar el lado bueno del judío. Digo yo que será para la foto.

vlcsnap-2013-12-16-18h54m55s168

Parezco triste pero en mi regazo estoy acariciando un gato..muahahaha

Sinceramente el Saul de esta temporada es un retrato más fiel de lo que tiene que ser un espía. La versión edulcorada de temporadas anteriores no tenía mucho sentido, pero una persona es de una forma u otra, hay que elegir, no se puede cambiar el ángulo de un personaje de una forma tan radical tres veces en la misma temporada. Una cosa es la evolución de un personaje dentro de su arco y otra es la esquizofrenia en la que han inmerso a Mandy Patinkin. Yo prefería a Iñigo Montoya, al menos él tenía claro cual era su propósito en la vida; ya sabéis “tú mataste a mi padre, prepárate a morir”. Un clásico moderno.

UN FINAL INESPERADO Y SUS CONSECUENCIAS

De ahí saltamos al pico de dramatismo final, con Carrie en la verja y Brody exhibiendo la cuerda roja alrededor de un cuello que ya querría Fernando Alonso. Este momento, que si bien parecía algo ridículo (Brody parecía un muñeco) cierra de forma correcta, que no brillante, la intensa media hora de episodio realmente remarcable. Personalmente no me acabo de creer la muerte de Brody, por eso apenas me afectó.

En la serie de las traiciones y las falsas realidades todo puede suceder, así que estaré pendiente de la agenda de Damien Lewis, por si acaso solo estaba tomando cañas. En una tasca de Teherán.

Tengo el cuello como un torito bravo

Tengo el cuello como un torito bravo

Desde ahí, el flashforward con Carrie reinsertada en la vida de la CIA y pintando estrellas, Saul comiendo Croissants quiero creer que en Santorini, y Peter Quinn ejerciendo de paño de lágrimas de la rubia, hubiese tenido más sentido si este fuese el final de la serie.

Pero por lo visto esta media hora venía a abrir las tramas de cara a la próxima y nada deseada temporada, en la que Carrie “empaquetará” a su hijo con el yayo y se irá a Turquía, previsiblemente con Quinn y el estoico Virgil, bajo la atenta mirada de Saul que seguro volverá a la Agencia.

Nos queda la duda de si, una vez más, los creadores jugarán sucio y traeran a Brody de entre los muertos. En teoría desaparecen dos personajes regulares para la siguiente temporada pero yo pensaba rezaba que serían Jessica y Dana Brody Yo ya no digo nada, de esta serie me creo cualquier cosa y ninguna a la vez. Y sin confianza no hay empatía, y sin empatía no hay fidelidad.

vlcsnap-2013-12-16-19h20m45s50

Y cuando pase la puerta de estrellas Carrie se convertirá en…Juanita Reina

CONCLUYENDO QUE ES GERUNDIO

La piedra angular que cimentó su éxito ha sido arrancada de su lugar de honor por los guionistas con la misma grúa que ahorcó a Brody y por el camino ha arrastrado por el fango su credibilidad y prestigio. Cuatro capítulos y medio decentes no salvan una temporada, y menos una serie. Para mi hay algo peor que el final de una serie buena, y es que se haya perdido a si misma en medio de la mediocridad. Me da mucha pena, prefería haber cerrado sus ojos que verla agonizar durante otra temporada más, despojada del cariño del público, de la aquiescencia de la crítica y del respeto de la industria (la debacle de los Globos de Oro no fue casualidad).

Una vez más Showtime ha sido víctima de su propia codicia y ha destruido otra serie por no permitirla morir a tiempo. Ya lo hizo con Dexter y ahora solo me queda rezar por Masters of sex. A Homeland solo me queda desearle una buena muerte la próxima temporada. No tengo claro que me quede a verla, pero como homenaje Pintaré una estrella por Homeland por lo que fue, por su heroicidad, aunque ya pocos quieran recordarlo. Y lo haré con el boli verde de Carrie, con su boli verde.

Nos vemos en tu serie o en la mía

Breaking Bad 5×16. Crítica al final de la serie. Un hombre libre

30 Sep

Hace unos minutos que los últimos acordes de baby blue languidecieron para dar paso a la banda sonora de la serie, que marcaba el final de Breaking Bad. Una sintonía breve, conocida y reconocible, placentera, como Walt, pero a la vez intensa, aguda y desgarradora, como Heisenberg.

La dualidad, la doble personalidad que a todos nos acompaña, el ying y el yang, el querer y el deber, la pasión y la razón, han marcado estos seis años para todos sus espectadores.

En estos momentos en que la sensación de euforia y satisfacción todavía no me ha abandonado, creo que es el momento en que puedo escribir el sentimiento que me ha producido esta serie con mayor verosimilitud.

Como todas las grandes pasiones la serie y yo no tuvimos un comienzo sencillo, pero poco a poco, la fuerte atracción exterior que me producía la serie (siempre he dicho que visualmente es sin duda la mejor serie que se ha producido) fue vencida por su vertiente más personal.

Aprovechando el concepto de relato episódico como nadie, Vince Gilligan nos ha permitido ser testigos de la metamorfosis de un hombre en un monstruo; sin luna llena, ni picaduras radioactivas, solo a través de la acción de los elementos existentes a su alrededor.

vlcsnap-2013-09-30-19h20m38s88

Como si de una reacción química se tratase, para realizar el experimento solo era necesario un cuerpo (Walter White) sometido al contacto con otros cuerpos (fuesen de signo positivo como Hank, Marie o Gretchen y Elliot Schwartz o negativo como Tuco y Héctor Salamanca, Gus Fring, Mike, Lydia o Todd). Dicho contacto debía, para obtener la reacción buscada, someterse a unas determinadas condiciones de temperatura, humedad y presión, (el abrasador desierto de Alburqueque con la muerte en los talones y nada que perder).

Tras lanzar el experimento únicamente nos restaba sentarnos a observar los cambios sufridos en el sujeto cero. Era abrumador observar cómo, paulatinamente, su piedad se reducía, aumentaba milagrosamente su capacidad para la mentira y la extorsión y a la vez sus capacidades psíquicas aumentaban exponencialmente para urdir planes que le sacasen del más inverosímil y desquiciante atolladero. Como ya comenté en un post anterior con las condiciones y los componentes adecuados se puede convertir a cualquiera en un super hombre, prácticamente en un Dios.

vlcsnap-2013-09-30-19h24m49s34

Y en eso se convirtió Walt, en un semi  Dios, adorado por los malvados, temido por los esbirros, odiado por los que le amaban. Hasta no tiene problema en hablar con el otro Dios, un colega, para que le “eche una mano” y le ayude a volver a casa.

Pero este Dios tenía una enfermedad humana. El cáncer era clara alegoría al mal que corría sus entrañas, al horror que generaba con sus acciones. Él estaba en el negocio de crear un imperio y por fin hoy, tras 62 episodios lo reconoció. Lo hizo por si mismo, le hacía sentirse vivo. El Dios se humanizaba, cuando el hombre se endiosaba.

La cabaña de New Hampshire fue el envoltorio de seda en que tuvo lugar la fase final de su mutación definitiva. Únicamente faltaba el llamado de la madre naturaleza que le obligase a salir, y de forma perfectamente sincronizada, las sutiles palabras de Gretchen Schwartz fueron su canto de sirena hacia el lado oscuro. “Era un hombre dulce”. No, Gretchen, ese hombre ya no existía, había muerto y lo poco que quedaba de él fue enterrado con Hank en unas coordenadas cualquiera bajo el polvo del desierto.

El fantasma de Walt dejó finalmente de acosar a Heisenberg y éste salió a la luz, por última vez, para completar de forma irrevocable y definitiva su legado. Él y solo él decidiría su final. Tomando las riendas de su demacrada montura hiló el plan definitivo. Atando todos los cabos de forma sistemática y enfermiza, formuló una estrategia que permitiese ir soltando lastre para llegar sin nada que perder, ni un dólar en el bolsillo por el que pelear, a la batalla final, la que le enfrentaría con su propia creación. Jesse Pinkman.

vlcsnap-2013-09-30-19h23m15s124

Así se liberó del reloj que éste le había regalado, como símbolo de su relación con Walt. Logró destruir la jovial vida de los Schwartz dejándoles un encargo lo suficientemente siniestro y aterrador como para impregnar de angustia su inmediata existencia. Por último dejo un dulce regalo a Lydia.**

**No me resisto a contar esta anécdota. Como fanática de la sacarina que soy, yo también tomo Stevia. El otro día mientras me preparaba el café me vino un flashazo. Walter iba a poner el ricino en un sobre para Lydia. Era tan meticulosa que sabía que no tomaría ningún otro edulcorante en su manzanilla. Se lo conté a mi querido amigo Ernesto, en una de nuestras eternas conversaciones sobre Breaking Bad y me dijo que no podía ser. Ahora espero un comentario reconociendo mi acierto. Espero encontrarlo en breve.

Por último, como rito antes de la batalla, Heisenberg concedió a Walt un deseo de moribundo, ver a sus hijos antes de morir, al indefenso de cerca, al traidor desde la barrera, y se concedió también un deseo a si mismo. Romper el tabú en el que basó su gran mentira, y revelar a Skyler (y a si mismo) sus autenticas motivaciones.

Es fue su recompensa. Su premio. Decir la verdad. Una verdad disuelta en un océano de mentiras, una verdad susurrada en la penunbra de una cocina, en la intimidad del matrimonio hundido, en la libertad de saber que se acercaba el final.

vlcsnap-2013-09-30-19h31m52s172

Sin una conciencia que llevar a rastras, se lanzó de cabeza a su final, sin miedo a morir, Walt ya estaba muerto, y Heisenberg extenuado. El plan estaba perfectamente trazado, pero, como siempre, a ojos de un hombre calculador, el resto de sujetos no funcionó conforme a las leyes de la lógica. En vez de encontrar a un Pinkman poderoso, a sus pies apareció un Jesse postrado. Al observar su sufrimiento, encerrado durante meses (igual que él), vio en sus ojos el producto de sus actos, y se reencontró con su amigo, con su colega, con su hijo. Y una vez más su ira se disipó. Hasta Heisenberg tenía una debilidad, y era Jesse.

Y un segundo antes de desatar el infierno de balas, hizo su última acción a favor de Pinkman, no se si desinteresada o no. Quizás no quería a nadie llamándole Bitch durante toda la eternidad. El tío Jack no tuvo tanta suerte.

Pero Jesse no lo agradeció. Tras innumerables palizas, traumas, secuestros y novias muertas, por primera vez tuvo oportunidad de vengarse de Walt, pero mantuvo su palabra de no volver a obedecerle jamás; así viendo que su mentor deseaba morir, decidió negarle su último deseo. Demasiada muerte en sus manos.

vlcsnap-2013-09-30-19h31m02s183

Bueno, siempre quedaba hueco para uno más, y Jesse utilizó sus escasas fuerzas para arrancar el aire de los pulmones de Todd; no solo por sus pecados, sino como personificación de todos los hombres que habían abusado de él. Jesse libró la batalla del niño acosado en el colegio, de la mujer golpeada, del trabajador explotado, y se libró del abusón para siempre. Y en ese momento todos disfrutamos, porque todos hemos sido Jesse alguna vez, y todos quisimos venganza. Podía haberlo hecho con Walt, pero en el fondo, no es sencillo matar al padre.

Tras la dulce huida de Jesse, y la jactanciosa conversación con Lydia (ese politono molón de móvil) Walt, herido de muerte con sus propias balas (aquí el concepto fuego amigo no es válido cuando uno termina odiándose y amándose tanto a si mismo), debía encontrar las verdes praderas en las que agotar sus últimos momentos en la tierra. Y las encontró. En medio del inhóspito paisaje desértico, Walt y Heisenberg se reencontraron en su particular monte Eliseo. Solo eres un Dios si estás en la cima de tu montaña, y la de Walt había brotado de la fusión del vidrio, el metal y la inteligencia humana.

vlcsnap-2013-09-30-19h33m17s251

Su Shangri-la particular estaba a tan solo unos renqueantes pasos. Sus árboles frutales fueron los viales, sus arroyos los alambiques y su templo el bruñido recipiente en el cual vio su rostro reflejado por última vez, ese rostro desgastado y anémico, destruido por mil y un pecados contra el cielo, y por primera vez, vio su alma asomando a través de sus agonizantes ojos, un alma sesgada por la ambición y la soberbia. Pero ya no importaba. Skyler era libre, sus hijos eran libres, Jesse era libre, pero sobre todo él era libre, un hombre libre muriendo en el lugar en el que había sido un Dios. Todo había terminado, todo estaba bien.

Descansa para siempre Walter, cuida de él, Heisenberg, nosotros no os olvidaremos, y seréis por siempre recordados. Larga vida al rey. Y a su alargada y tenebrosa sombra.

Gracias Vince, gracias por todo

Nos vemos en tu serie o en la mía.

Suits ¿Merece la pena? Sin spoilers

29 Jul

Tras leer, la semana pasada, a un montón de gente en twitter emocionadísima con el inicio de la tercera temporada de Suits, decidí darle una oportunidad. Y me alegro.

Aunque suelo ser contraria a las series de abogados, Suits me ha sorprendido muy gratamente.La serie emitida en Estados Unidos por el canal USA (hogar de mi abandonada Covert Affairs) y en España por Calle 13, es ligera, refrescante y adictiva.

Su premisa aunque algo gastada es eficaz para enganchar a la audiencia; Harvey Specter, Gabriel Macht, un típico tiburón legal neoyokino, insensible, pijo y soberbio, elige como ayudante a Mike Ross, un chaval con memoria eidética (que no fotográfica, ya lo dice Sheldon Cooper). El problema fundamental es que Harvey es parte de un bufete de abogados que solo contrata licenciados en Harvard, y Mike no solo no fue a Harvard, sino que ni siquiera es abogado, y se gana la vida explotando su excelente memoria en encargos cuanto menos ilegales (contar cartas en el black jack, suplantar gente en examenes…).

La idea en si no es nueva, si habéis visto Community, me parece curioso que esto sea siquiera comprensible por la audiencia en Estados Unidos. En España no colaría, porque aquí tenemos que ir con el título entre los dientes hasta a buscar un curro en McDonalds.

Una vez iniciada la farsa y con Mike dentro del buffete, Harvey descubre que tapar la verdadera identidad de Mike no será su mayor problema, sino lograr que el joven no se implique sentimentalmente en los casos, porque para él lo importante no es el cliente, sino ganar.

Suits-esmoquin-2

Estas son sus claves:

1.- No busca ser intensa

Tiene clara su vocación de producto de mero entretenimiento, y tiene un creador, Aaron Korsh, que se molesta en saber qué quiere el público y dárselo en el momento en que lo necesita. En varias ocasiones a lo largo del visionado me he encontrado pensando, este personaje empieza a cansar, y ha desaparecido, o tienen que cerrar esta trama y lo han hecho. Me encantan las series que se adelantan a mis deseos, es como tener un dependiente de El Corte Inglés como showrunner.

2.- Es flexible y ha sabido ir a mejor

Respecto al formato Suits, en su primera temporada, mantiene un corte procedimental y episódico, lo cual le restaba profundidad. Su creador lo corrigió a partir de la segunda, introduciendo un arco dramático para toda la temporada, y extendiendo las tramas jurídicas a lo largo de varios episodios. Esto ha permitido una mayor complejidad de los casos, así como crear personajes secundarios lo suficientemente jugosos como para atraer actores de nivel como Wendell Pierce (The wire, Treme), David Costabile (Breaking Bad, The Wire)  Gary Cole (El ala oeste) o Conleth Hill y Michelle Fairley ( Varys y Catelyn Stark de Juego de Tronos) siguiendo la estela de The good wife (aunque sin llegar ni de lejos al nivel, ni en esto ni en nada, la Florrick está en otra liga).

3.- La química de su elenco no se limita a los protagonistas

El buen rollo que desprenden Gabriel Match y Patrick J. Adams es innegable y demuestra como dos personajes fuertemente masculinos pueden interaccionar de forma divertida e íntima sin resultar ñoño. Pero esta simbiosis se extiende a las interacciones de los dos protagonistas con el resto de personajes, como  Donna, Sarah Rafferty, la secretaria de Harvey, que posee una de las lenguas más afiladas y cínicas de la pequeña pantalla o Louis, Rick Hoffman, el gran rival de Specter, un personaje creado a partir del cruce entre Niles Crane y un rottweiler, que tras la primera impresión resulta no ser sino un acomplejado niño grande. Donna y Louis aportan la vena cómica a la serie, y sin duda son los favoritos de la audiencia, pero cualquier conversación de ellos dos con Harvey o Mike es para enmarcar, y si es entre ambos, todavia mejor.

donna louis

Cierran el casting Rachel, Meghan Markle, la frustrada auxiliar que se convertirá en el interés amoroso de Mike que aún no terminó de explotar y Jessica Pearsson, Gina Torres, (Alias, Firefly) la mentora de Harvey y dueña del despacho, que gana profundidad y protagonismo (e interés) a partir de la segunda temporada. Esta actriz nunca ha logrado conquistarme y tampoco aquí logra cambiar mi opinión de ella, tiene demasiada cara de mala para interpretar nada que no sea espía cabrona del KGB o mala malosa que solo dura viva un episodio . Nunca debió salir del “guest starring”. Más allá de eso me satura.

4.- Los diálogos de la serie son rapidísimos, inteligentes y con reiterados guiños a la cultura pop.

Deportivas, musicales, cinematográficas o televisiva, las referencias son continuas. Harvey colecciona balones de baloncesto, Louis deja muy claro que  significa ser un Lannister, mientras que Mike no duda en vengarse de un rival spoileándole Downton Abbey. Quizás en algún punto el ritmo, el tono y el estilo de diálogos me recuerden a Las chicas Gilmore, aunque la temática se aleje por completo.

5.- La producción consigue una estética dinámica y elegante.

La música es una gran protagonista, como también lo es la fotografía, que mejora bastante de la primera a la segunda temporada, regalándonos unos maravillosos planos nocturnos de Nueva York; pero si hay algo que la hace única es el vestuario.

suits-cast

Pearson-Hardman, el bufete en el que trabajan los protas, podría llamarse perfectamente “lycralandia”. No he visto jamás una serie con gente tan delgada, o con un jefe de vestuario tan dispuesto a lucirlo. En ocasiones no entiendo como los actores logran decir sus rápidos diálogos dentro de sus entallados trajes, vertiginosos tacones y inadecuados vestidos, sobre todo para un despacho de abogados. He visto vestidos de boda más simples que los que llevan las secretarias del P&H un lunes por la mañana. Como disfrutaría con una lucha de glamour entre Jessica Pearsson y Diane Lockhart, no se quien tendra los collares más grandes y la talla más pequeña.

Excesos textiles aparte, no negaré que alegran mucho, mucho la vista (ellos y ellas). No me voy a poner en plan adolescente histérica pero tampoco vamos a ser más papistas que el papa. No todo va a ser mirar la barriga de Tony Soprano o ver a Brian Cranston en calzoncillos. De vez en cuando nos merecemos un descanso de sobriedad televisiva y sinceramente, a nadie le amarga un dulce, y menos cuando va envuelto en un entalladísimo traje de Armani.

Si tenéis un rato libre este verano y queréis descansar entre series intensas os la recomiendo; podéis darle la misma función que al sorbete de mandarina entre los platos de una boda, ya que es ligera, dulce y ayuda a cambiar el sabor de boca entre bocados más elaborados.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

Borgen: Política Vs Periodismo a la nórdica

25 Jul

Siguiendo con mi ambicioso plan seriefilo del verano, esta semana terminé de ver la primera temporada de Borgen, serie danesa que ya va por su tercera temporada, y que narra la llegada al poder y los años de gobierno  de Birgitte Nyborg (Sidse Babett Knudsen) la primera mujer en ocupar el puesto de primer ministro en la historia de Dinamarca.

El título “Borgen” es el nombre que los daneses dan al castillo de Christiansborg, sede de los tres poderes del estado y oficina del Primer Ministro

Muchos pensarán que es una serie tipo El ala oeste de la Casa Blanca; mi respuesta es: sí y no.

Se parecen en que ambas son series sobre la política y sobre el gobierno de un país; ambas diseccionan los mecanismos de poder y las complejas relaciones del gabinete tanto con la prensa, como con el Parlamento o el resto de estamentos públicos.

Sin embargo Borgen no es tan grandilocuente como el Ala Oeste; al contrario que en Estados Unidos, donde un lider fuerte domina el poder ejecutivo (y cuando le dejan el legislativo), el gabinete de Nyborg está formado por un microcosmos de pequeños partidos a los que contentar y equilibrar. Y eso imprime humildad; eso y que Dinamarca parece ser un país algo acomplejado por sus vecinos Suecia y Alemania, o al menos eso deja entrever. A veces da la sensación de que la política danesa es un poco de andar por casa. Quizá un puntito más de oficialidad y algo más de glamour tampoco hubiese sobrado.

birgitte

La serie centra gran parte de sus tramas en el empeño de Birgitte de mantener a flote tanto su carrera política como su vida personal. Particularmente me parece la parte menos lograda de la serie, porque ni me creo que un primer ministro se quede viviendo en su casa, ni tampoco que no tengan al menos alguien que les limpie. Imaginad como sería llegar a casa tras aprobar el presupuesto de un país, remangarte y empezar a poner lavadoras. Lo siento, me parece kafkiano. La trama familiar le da el toque más dramático a la serie, pero sinceramente yo le quitaría minutos, hay tramas mejores y menos vistas que unos niños diciendo que ven poco a su madre.

La otra gran diferencia con El ala oeste, es que la trama política no fagocita la serie, sino que se narra paralelamente a la trama periodística, también muy interesante, protagonizada por otra mujer Katrine Fonsmark (Birgitte Hjort Sorensen). Por supuesto Katrine es la periodista ideal, inteligente (y si, maciza), inquisitiva, tremendamente moralista y obsesionada con su trabajo. Vamos de estas mujeres perfectas a las que molaría fusilar. Reconozco que me ganó por su miserable vida sentimental y por tener la casa hecha un cristo. Ya puestos debería llamar a la primer ministro para que se la limpie.

Desconozco las costumbres Danesas, pero lo que más me sorprende de la parte periodística de Borgen, es que cada vez que un político está en boca de la opinión pública, va a dar explicaciones a la televisión. Dudo que esto pueda ser cierto, es demasiado bonito y democrático. Si esto sucede realmente, me mudo a Dinamarca. Mañana mismo.

kaspar-borgen-primary

El nexo de unión de ambas historias, es Kasper Juul, el “spin doctor” de Birgitte Nyborg;, el “palabro” se refiere al asesor de comunicación de la primer ministro y antiguo novio de Katrine.

Kasper,nterpretado por Johan Philip Abaek , es un hombre frío, capaz y bastante maquiavélico (que no significa malvado, simplemente taimado). En ocasiones parece ser el único que parece saber como funciona el mundo, y su tarea es explicarselo a las dos idealistas mujeres. Adora a JFK y escribe discursos con triples interpelaciones que son mis favoritos ( permitidme el frikismo profesional). Y su historia de amor-desamor con katrine está bastante lograda. Su vida está llena de secretos, que merecen la pena ser descubiertos, solo por él merece la pena ver la serie.

La historia más allá de la parte política, de las investigaciones periodísticas y de las vidas sentimentales de ambas, va sobre la evolución de los seres humanos. Birgitte, como Heisenberg en Breaking Bad, se va endureciendo poco a poco, va dejando la moral a un lado y torna su fragilidad en frialdad y pragmatismo.

katrine

Katrine intenta no vender su alma, pero cada paso que da la aleja más del ideal periodístico, no porque se corrompa, sino porque va descubriendo que no existe la imparcialidad cuando existen lectores, espectadores y anunciantes a los que mediatizar. Al menos no en prime-time.

Una historia con dos mujeres fuertes, validas, ambiciosas e interesantes, con fuertes opiniones sobre su entorno y con mucho que decir. Quizás, sobre todo al principio, algo naïf y utópicas, pero hasta eso se les puede perdonar. Si esta es la mujer del siglo XXI yo firmo.

Aunque con medios modestos, la serie creada por Adam Price cuenta con una producción cuidada y un excelente guión, desarrollando unos personajes y unas relaciones muy universales, con los que es sencillo conectar. Borgen me ha demostrado que, en contra de lo que pensaba, el norte no es tan frío después de todo.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

P.D. en esta serie son todo parecidos, Katrine se me parece a Billie Piper y Kasper a Joshua Jackson, este segundo un montón ¿o no?.

P.D. 2 Gracias a @ainhop que me convenció de que valía la pena.

The Newsroom 2×01 Estreno Temporada 2 “Y Sorkin les dió un Valium…”

17 Jul

Soy Sorkiniana. El ala oeste de la Casa Blanca es mi serie favorita. Aún sin rival ante el que defender el título.Lo digo como declaración de principios. Y para empezar el post, y dejarlo claro. Como una de las partes contratantes de un matrimonio no siempre bien avenido, acepto sus vicios porque, una vez situados en una balanza siguen siendo menos contundentes que sus virtudes.

Una vez dicho esto, creo que el tiempo, y el ver un tropel de series, me ha permitido ser algo más objetiva con Sorkin de lo que era. Y eso comenzó con The Newsroom.

Creo todos convenimos que algo fallaba en esta serie. En mi caso, el termómetro es comprobar cuantos días pasan desde que se emite el episodio hasta que lo veo. Con The Newsroom llegue a tener, a mitad de temporada, más de cuatro episodios acumulados. Finalmente la cosa cogió un poco más de interés y la terminé puntualmente, pero con el regusto agridulce de algo que no me terminaba de convencer.

aaron-sorkin-defends-the-newsroom-from-critics

¿Razones? Los personajes, aunque en general dentro de los “arquetipos de Sorkin” que se repiten en cada serie (debo escribir un artículo sobre el tema), no terminaban de conectar. Ni entre ellos, ni con el contexto de la serie, ni con el espectador.

En primer lugar faltaba coherencia. Es legítimo crear a personajes endiosados, que pregonan su superioridad moral sobre el resto, pero después no puedes intentar vender sus faltas e imperfecciones. El espectador perdona los vicios en un héroe, pero desde el comienzo tanta soberbia ética villanizó a los personajes, en especial a Will McAvoy, y cualquier desliz en su prístina trayectoria de objetividad se antoja una dulce venganza para el espectador. Hacer leña del ídolo caído. Imagino que los “periodistas de trapillo” (es decir, todos menos los de Sorkin) que viesen la serie serían los que más lo disfrutarían. Les entiendo. Ellos no son de trapillo, es que estos tíos se creen deidades.

Mi otra gran crítica son los personajes polarizantes o también llamados los intensos de Sorkin; estos personajes necesitan estar muy bien trazados para resultar realistas o queridos y en esta serie no les dio tiempo a respirar, es decir, a ser amados por la audiencia, antes de convertirlos en seres desquiciados. Esto se ve de forma especialmente palpable en Mackenzie, Neal y Maggie. El personaje de la primera es “clavaíco” al de Mandy Hampton en el Ala Oeste, y ya entonces no le acabo de funcionar y desapareció tras la primera temporada. Reconozco no soportar a Mac, odio que últimamente este de moda retratar a las mujeres mejor preparadas como histéricas (igual que Carrie en Homeland)

neaL Y MAC

El personaje de Maggie (muy similar al de Donna Moss, en el Ala Oeste) necesita un fuerte arco evolutivo para ser realmente interesante. Creo que eso es lo que nos va a intentar contar en esta temporada. De Neal (aka el tipo de Slumdog) poco tengo que decir, más allá de que no me gusta ni el personaje ni su interpretación. Se lo podían haber cargado y no hubiese pasado nada, y encima ahora en la segunda le dan trama propia.

Pero no todo son críticas, The Newsroom no es una mala serie, es una serie de calidad con “peros”. Veamos el “lado brillante de la vida” como decían los Monty Python.

Como “persona no periodista” me es sencillo ver la serie; para mi es atrayente que trate temas que reconozco, y analice cuáles fueron los puntos de vista de los profesionales de la información ante las distintas noticias de los últimos años.
La serie es una especie de compás moral que nos narra como se contó la historia y cual hubiese sido la forma correcta de contarla; en su favor cuenta con un par de años de ventaja para saber las consecuencias que las noticias que utiliza generaron en la opinión pública. Esto es bueno y malo. Bueno, porque da una visión utópica, muy happy place, del periodismo; malo, porque termina resultando un recurso paternalista y algo tramposo. Si fuera periodista me indignaría que alguien viniese a decirme cual es la forma correcta de hacer mi trabajo, a posteriori y con toda la información que, en el momento, se desconocía.

NewsroomCharlieSloan

También tienen personajes muy conseguidos como Charlie, el hombre sabio de todas las series de Sorkin (Leo, Saul…), o Jim Harper que me ganó desde el minuto uno. Pero sobre todo me gusta el personaje de  Sloan Sabbith, la economista maciza y friki que me recuerda mucho a CJ del Ala Oeste. Este personaje hace que ver la serie merezca la pena. Y eso que soy público no apabullado con su belleza, pero me encantan esas mujeres hipercapaces, pero poco conscientes de su valía que crecen monstruosamente a lo largo de la serie. Estos son los personajes pata negra de Sorkin, los que te levantan una serie entera.

Si no has visto la serie, no es la que más te recomiendo de Sorkin, pero sigue siendo un buen ejemplo de su, por mucho que él lo niegue, moralizante estilo de escritura. Papa Aaron sabe lo que es bueno para nosotros, y no se corta en dejarlo claro.

Críticas aparte, siempre es mejor Sorkin mediocre que no Sorkin.

La temporada 2 se puede ver en Canal + 2 los lunes a las 23.30 en versión original subtitulada, con solo un día de diferencia respecto a su emisión en USA por HBO.

DESDE AQUÍ SPOILERS DE LA TEMPORADA 2

cast 
El inicio de la segunda temporada viene precedido de las críticas al perfeccionismo de Sorkin, que decidió no estar conforme con lo rodado y decidió hacer borrón y cuenta nueva a expensas del presupuesto de HBO, con cambio de actores incluido. Y de intro, y de música. Porque él lo vale.

Parece que el cambio le sentó bien a la serie porque el 2×01 realmente me convenció.

En primer lugar creo que fue evidente una reducción del tono grave de la serie. Era palpable una atmósfera más liviana, casi cómica, en todo el episodio. Es como si Sorkin les hubiese bajado una octava el nivel de intensidad a todos los personajes.

Además, puede que sea porque el arco general se basará en un juicio contra el programa de noticias por verter una información relativa a la seguridad nacional, pero veo a los personajes en general menos subiditos. Al menos a Will. Mackenzie sigue igual de histérica. Dios nos proteja.

will

Parece que el presentador endiosado y titular de la verdad absoluta se ha dado cuenta de que es falible y ahora tiene miedo de cabrear a la opinión pública, que es su único amor. En un ejercicio de autocompadecimiento sin precedentes, McAvoy habla de su relación asimétrica con la audiencia. En ella, él da, y sus espectadores solo exigen más y más. Una canción refleja su sentimiento; él dice “Te amo” y sus fans responden “más te vale”. Pobrecito Will, triste, en su exclusivo loft de Manhattan. ¿No os da pena? No tenéis corazón.

Por otro lado Jim y Don huyen de Maggie por las razones opuestas, y la dejan sola con sus pensamientos. A la rubia le vendrá bien; debe dejar de pensar en tanto tío y centrarse en su trabajo o irse a África traumatizarse y unirse al movimiento Punk. Sinceramente me da igual, solo espero que  Maggie evolucione y empiece a ser un personaje interesante de una vez.

Por el contrario, Sloan, cuyo personaje se salvó de los cambios, nos regala dos o tres perlas humorísticas de las suyas, su flirteo no entendido por Don y su obsesión por los Drones. Jerry, el nuevo productor, que sustituye a Jim, parece igual de rarito que ella, quizá hagan buenas migas. Espero que en esta temporada termine de explotar su personaje y continue dándonos grandes momentos como ha hecho en este primero. Su conversación con Charlie es deliciosa “Tú haces que los nerds quedemos mal”. Grandiosos los dos.

MARCIA

Especialmente remarcable son todos los diálogos de la deposición ante la abogada, la gran Marcia Gay Harden, que se convierte en la sparring ideal contra el cinismo de McAvoy y la neurosis de Mackenzie. Un muro de indolencia contra el que estos dos egos se estrellen. No podemos negar que hay pocos que puedan crear combates dialécticos “uno contra uno” como los de Sorkin. Aaron es de lo mejor en las distancias cortas. Como Brummel.

En los próximos episodios comprobaremos si las buenas vibraciones que me dio este primer episodio son una constante, o solo fueron un sueño de que por una vez Sorkin nos había escuchado. Si realmente nos quiere, más le vale.

Nos vemos en tu serie o en la mía

El 8º Pasajero

En el espacio nadie puede leer tu blog

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Los calcetines no tienen glamour

Compendio de cosas sin sentido

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en Serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: