Tag Archives: Friends

Ya estoy bien, gracias por preguntar!

3 Dic

Hola a todos

Sé que llevo meses prácticamente desaparecida. Los tres primeros se debieron a una cierta saturación que sufría entre demasiados posts forzosos y excesivass series que ya no me interesaban lo más mínimo. Durante ese tiempo revisité grandes favoritos, y me dedique a ser carne de realities y demás vaciacocos sin pretensiones. Hasta terminé Broadchurch. Virgen Santa.

No os negaré que otra de las causas es que este año dejé de fumar, y la idea de escribir sin un cigarro en la mano era bastante intolerable para este manojo de neuras y costumbres que es mi persona. Si era una yonkie. Perdón. Soy una yonkie que ahora no se droja. Que vida más perra.

Tras el descanso estival “la vida” se comió el tiempo para las series. Me compre casa -sí, por fin, ya tenías edad, ahora toca echarse novio- y demás joyas similares fueron los comentarios al respecto por parte de mis familiares, mis amigos mencionaron fiestas, yo hice como que no los oí (acabo de acuchillar el parquet y no tengo ganas de que me lo machaquen). Sí. Ahora soy ESA señora. Que vida más perra.

Y cuando parecía que todo se iba a encauzar me auto inmolo con una caída-esguince de grado 2 con escayola y heparina a gogó, amén de un ticket para un todo incluido de 3 semanas en casa de mis padres. Puro gozo y frenesí. Que vida más perra.

Pues eso, que tras descubrir quién era el tío que mejor bailaba de los u-ese-a, la pareja que más rápido daba la vuelta al mundo, exclamar la frase de Rachel de Friends “¿quién es Hacienda y porque se queda con un 10% del valor de mi casa?”, luchar con albañiles, pintores, fontaneros y demás monstruos del averno, y convertir a las muletas en una segunda piel, he vuelto con las pilas cargadas y mucha mala baba acumulada en estos nada fáciles meses. Que vida más perra.

En los próximos días comienzo a hablaros de series, por ahora basta un “Ya estoy bien, gracias por preguntar”.

 

Nos vemos en tu serie o en la mía

Anuncios

Un día en un mundo hecho de personajes de series

8 Nov

Buscando ideas para los post especiales por el I Aniversario del blog, el otro día mi colega del Birraseries Asturias @ainhop me sugirió crear mi propia familia de personajes de serie. He querido llevar la idea un poco más alla imaginando como sería vivir rodeados de los roles más carismáticos de la pequeña pantalla. Un pequeño universo al estilo de Los Simpsons donde las caras más conocidas jugasen un papel fundamental. Además podéis jugar a averiguar la serie de cada uno de ellos, pinchando en su nombre un link os lleva a la serie en la que saían. Ni que decir tiene que estáis invitados a añadir personajes.

Suena el despertador, no con unos horribles pitidos, sino con la divertida música de Los Conchords; perezosa salgo de la cama solo atraída por el apetitoso olor que viene de la cocina. Tras cantar a voz en grito el último éxito de Drive Shaft en la ducha, me visto y dejo mi habitación. Sonrío al pasar frente a la puerta de mi hermano Connor, que está cerrada a cal y canto. Imagino que anoche salió y hoy tiene una terrible resaca. Nada nuevo bajo el sol.

En la cocina mi padre, Jack Bristow, prepara huevos revueltos mientras mi madre, Alicia bebe apresuradamente un café mientras prepara su juicio de hoy. En la mesa mi hermana Blair no separa los ojos del móvil mientras escribe compulsivamente, sin tocar la comida, para variar. A veces le soltaría un sopapo a esta cría.

Mi madre levanta la vista del gigantesco dossier que está leyendo para decirme: “no olvides que hoy vienen tu tío Joey y tu tía River a comer”. Con todas mis historias se me había pasado que mis dos tíos solteros favoritos venían hoy a casa. Creo que mi tía tuvo un affair con un tipo extranjero o algo así, pero no terminó bien, por lo visto viajaba demasiado. En cambio a mi tío Joey no hay quien le cace, y eso que es un reputado actor de telenovelas.

Cuando por fin todos salen en tropel de casa, me siento con una taza de “macolate” y enciendo el televisor; aún me queda un rato antes de ir a la facultad. Will McAvoy está dando las noticias del día.

Parece que el presidente Barlet va a conceder muchas becas a estudiantes sin recursos y la alcaldesa de mi ciudad Leslie Knope por fin inauguró el parque que siempre quiso construir. Los agentes de policia John Cooper y John Luther detuvieron un negocio de drogas y atraparon al peligroso criminal Stringer Bell, pero aún no dieron caza al rey de la metanfemina un tal Heisenberg. Por último la buena noticia del día es que encontraron con vida a varios pasajeros de un vuelo que se estrelló hace varios años en su trayecto de Sydney a Los Ángeles. Seguro que estaban divinamente en una isla paradisíaca. Hay gente que se queja de vicio.  

En los deportes Casey McCall y Dan Rydell comentan las grandes trayectorias deportivas del MVP del fútbol americano Matt Saracen y del reciente ganador del anilo de la NBA Nathan Scott. El entrenador de Saracen en el instituto y el hermano de Scott están allí para comentar las imágenes, pero son bastante sosos y no dan mucho juego.

Con la tele se me va el santo al cielo y cuando miro el reloj tengo que salir disparada para la facultad. Mi maravilloso Chevrolet Impala me espera en el garaje y me saluda con un rugido cuando la llave hace contacto con su potente motor. Al encender la radio escucho la familiar voz del Dr. Frasier Crane y su programa de psiquiatría; una tal Liz Lemon le llama para pedir ayuda para su amigo Jack, que por lo visto tiene una insana obsesión con lograr un ascenso. Según el doctor parece un caso perdido.

Otra paciente, bastante alterada, dice haber perdido su boli verde y que si él todo el país está en peligro. Otro hombre llama a quejarse de su depresión porque alguien se comió su bocadillo. Y empieza a gritar ¡mi bocadillo, miii bocadillooooo! por lo que Frasier corta la llamada y pone anuncios. Cuanto loco suelto. Al menos esta publicidad  mola porque suena el jingle de la Pepsi patio, mi favorito, me pregunto quien lo habrá escrito.

Al llegar a  la puerta de la facultad mis amigos me esperan; formamos un grupo de estudio cuando empezamos en Greendale, mi universidad, y ahora somos inseparables. Bueno menos Pierce que murió en extrañas circunstancias. Sigo sin fiarme de Chang el “gorrilla” del parking, creo que tuvo algo que ver.  

Mientras atravesamos el campus tenemos que frenar para no ser arrollados por un grupo de corredores desnudos. Ni que decir tiene que son los pirados de las hermandades entre ellos Capie, Evan y Rusty, compañeros míos de clase, aunque no pisan mucho por allí.

 Me espera una dura mañana, gracias a que mis compañeros de sitio Ted y Seth me contarán miles de anécdotas interesantes durante las clases. Son tipos majos, sino estuviesen siempre lloriqueando uno por no tener novia y el otro porque “su Summer le dejó”. Necesitan un revolcón y rápido. A ver si les busco un ligue.

Al mirar mi horario veo que hoy tengo clase con el profesor Sheldon Cooper que es duro de pelar. Aunque aburrido, al menos el profesor Cooper es inofensivo, temo mucho más las clases de Hank Moody y sus “largas manos”.

Tras varias horas de clase y una genial comida con mis tíos me marcho a trabajar. La matricula no es barata, y desde que mi padre dejó la CIA  y se hizo jardinero hay que echar una mano para pagar las diademas de mi hermana Blair ¿Os dije que no la soporto? Pues eso.

Trabajo en una consulta médica, donde todo el mundo está liado con todo el mundo, menos yo, que le soy fiel a mi novio Cary, un abogado colega de mi madre. Mi jefa Meredith rompió con mi otro jefe Gregory y se llevan a matar, pero ella ahora sale con un congresista algo chungo llamado Francis Underwood y por su lado el Dr. House se acaba de comprometer con Nancy Botwin, una viuda muy agradable pero tremendamente celosa de su intimidad, cada vez que le pregunto a que se dedica se hace la loca y se larga. Curioso.

Hoy todos están agobiados porque llegó un paciente muy famoso a la consulta de la Doctora Melfi, una psiquiatra que comparte oficina con nosotros; por lo visto el tipo gordo y sudoroso que entró en su oficina, parece ser algo más que el dueño de una empresa de recogida de residuos. Miedo me dio cuando Marilyn mi compañera en la recepción le dio un corte de los suyos cuando pregunto de forma grosera por la oficina de la doctora, gracias a que pasó Jackie, una enfermera que siempre está en las nubes, y él se puso a piropearla al más puro estilo albañil. Después ella me comentó que el tipo le sonaba de algo, pero que no recordaba de qué. Esta mujer, parece que vive en otra galaxia.

Tras el trabajo quedo con mis amigos de toda la vida para que me cuenten sus novedades; Michael logró ligarse a su amigo Brian del que lleva colgado desde crío, ya le dije que él que la sigue la consigue. Mónica está encantada porque consiguió una mención al restaurante más limpio de la ciudad.

Kara, mi amiga piloto, cree que su novio Lee se declarará antes de que ella se marche de misión en un nuevo portaviones llamado Battlestar. Al menos será una misión cortita y volverá en poco tiempo. Qué bien nos lo pasaremos preparando su boda. Mónica está encantada con la idea y dice ya tener mucho avanzado. Kara pone gesto de pánico.

Y tras media hora de retraso, llega al Central Perk, mi amiga más hippy y mística, Willow.  Tras su fase pro-brujería ahora le ha dado por el rollo gótico. Creo que tiene mucho más que ver con su nuevo novio Richmond, que con su amor por lo siniestro.

Aún con eso nos convence a todos para ir a un garito llamado Fangtasia. Una vez allí veo de fondo a dos profesores míos, nunca imagine a Koothrappali y Wolowitz dentro de este ambiente. Kara mira de forma desafiante a todos los paisanos del bar, y Michael se agarra a mi como si fuese un Koala, al ver que lo que muchos beben no es vino tinto.

De repente una cuarentona enfundada en un vestido de latex muerde en el cuello a Mónica y deja entrever unos enormes colmillos. La histeria se adueña del bar y en medio del estruendo, la puerta del bar se abre de golpe y dos tipos muy duros empiezan a cortar cabezas, solo se salvan una pelirroja y un tipo rubio muy alto que escapan por la puerta trasera. Los tipos duros nos sacan del bar mientras se insultan el uno al otro y me piden si les puedo dejar mi coche para perseguir a los fugitivos.

Creo que lamentaré haberles dicho que sí. Bastante antes de lo esperado llega la caballería; dos agentes del FBI nada amenazantes la verdad. El primero es un tipo desgarbado pero atractivo con una gabardina gris que empieza a preguntarnos por lo sucedido, mientras su compañera, una pelirroja bajita y algo rechoncha comprueba que nadie sufrió heridas de gravedad.

Por fin nos dejan ir, aunque a Mónica se la llevan a dar puntos a urgencias, espero que allí vea a ese médico tan guapo que la atendió cuando se quemo las manos de tanto limpiar el baño de su restaurante.

Yo entre el susto y el frío que tengo solo quiero volver a casa, así que tras despedirme de mis amigos y tras ver que mi novio no coge el teléfono, llamo un taxi (efectivamente, no me devolvieron el coche). Un gracioso indio llamado Rajid me lleva hasta mi puerta, y al menos allí me espera una alegría.

Mi prima Miranda vino de visita y me trajo un regalo, ¡unas maracas! Esta chica siempre fue rarísima pero la quiero un montón, además es la única con la que comparto talla de zapatos. No es fácil encontrar botines del 44. Somos shopping buddies, y nos reímos de la gente con pies pequeños, como el tío Joey.

Tras despedirme de todos subo a mi habitación, y por el pasillo me cruzo con Connor que sale de fiesta en este momento. Al mirar por la ventana de mi cuarto veo que hay un amigo esperándole…es el tipo rubio del bar de góticos!  El mira hacia arriba sonríe y se pone un dedo en la boca para dejarme claro que debo estar calladita. En ese momento me doy cuenta que nadie puede ayudarme, pero a mi espalda una voz ronca y firme me dice, “Hola Sara soy John y estoy aquí para protegerte”. Incrédula me giro para ver que va acompañado de un tipo bajito con gafas que susurra “¿pensaba que estaba sola en esto? Señorita, usted mejor que nadie debería saber que siempre hay alguien observando.”

Nos vemos en tu serie o en la mía

Cómo conocí a vuestra madre 8×24 Análisis del final de la temporada 8. La madre.

17 May

El pasado lunes 13 de mayo, tras ocho años de espera, conocimos a la madre de los hijos de Ted Mosby. Bueno, decir conocimos es quizá demasiado generoso porque únicamente vimos una fugaz imagen de ella, sus botas de cowboy, su guitarra (aunque creo que es un bajo) y su proverbial paraguas amarillo.

Es obvio que hablamos de Como conocí a vuestra madre, la serie que desde sus inicios fue investida como la heredera de Friends, y que contaba conmigo como una de sus mayores fans.  Una de las razones fundamentales es que en seguida me identifiqué con los personajes de CCAVM porque pertenecíamos a la misma generación; su ropa en la universidad que era la misma que yo había llegado, sus gustos musicales, las pelis que eran legen-wait for it- darias para ellos también lo eran para mí, y conseguían arrancarme carcajadas con las teorías sobre las mujeres de Barney, el código de los colegas y los desafíos en los que se embarcaban.

Pero conforme las temporadas avanzaban, las risas era menos y la trama era cada vez menos amable y más amarga; el pesisimismo de Ted por no encontrar novia, los problemas existenciales de Marshall sobre trabajo por dinero o por vocación o las frustraciones laborales de Robin y Lilly cada día ganaban más cuota de pantalla respecto a las gamberradas y los planes de ligue descabellados. Y no hablemos de las veces que han mareado la perdiz con los amores y desamores de Ted y Robin, lo cual tendría mucha gracia si fuesen a terminar juntos, pero sabiendo desde el capítulo 1 que no será así, acaba siendo como el cuento de Pedro y el lobo, pero sin que haya ovejas en peligro.

Creo que toda comedia necesita un punto de drama para compensarse, pero a partir de la 6ª temporada más o menos la balanza empezó a inclinarse alarmantemente del lado más angustioso.

grupo himyn

Para mi Friends gana claramente la comparación, ya que, aún con momentos muy dramáticos y personajes a veces pasando muy malas rachas, el humor siempre primaba en la serie de la NBC. Y puedo decir esto porque, al contrario que mucha gente, soy bastante objetiva con Friends que no está ni siquiera en mi top 10 de series favoritas (quiza a causa de haberla visto mil veces en bucle) ya que, para mí, la mejor comedia de colegas es la británica Coupling.

Posiblemente lo que más me cabrea de todo es que lleven tres temporadas con el mismo cliffhanger; llevamos oyendo hablar de la boda de Robin y Barney desde la sexta temporada y año tras año, pensamos que ese es el bueno y que por fin veremos la boda, pero tramposamente nos tienen otra temporada más esperando; deo gratia que esta es la última temporada, sino seguro que nos volvían a estafar.

Como veis a pesar de mis quejas nunca he dejado de ver CCAVM, básicamente porque dura 22 minutos, que es más o menos lo que tardo en comer, y no era difícil de seguir, pero reconozco que la razón fundamental de continuar es un caso agudo de los que yo llamo la “ludopatía del seriéfilo“. Cualquier ludópata que ha gastado 30€ en una tragaperras prefiere gastar 10€ más y tratar de ganar el premio de 100 €, que reconocer que perdió 30€; así una servidora no dejó nunca la serie porque tras el tiempo invertido no me quiero quedar a las puertas de ganar mi premio que es ver por fin cómo el arquitecto conoció a la madre, y remarco el “cómo” porque veo que a este paso nos tienen esperando con argumentos repetidos hasta la última escena de la serie donde Ted mira a la madre por primera vez y la imagen va a fundido a negro con la palabra fin. Os prometo que quemo la CBS.

Reconozco que me hubiese gustado que se conocieran antes, y ver como se enamoran, como discuten y como evoluciona su relación, pero esto no va a ocurrir. Al menos me gustaria saber cómo es ella y ver un poquito su lado de la historia. Nos lo hemos ganado tanto nosotros, como esos pobres hijos que han quitado a Job la representación del concepto de paciencia. Porque aunque teóricamente siguen en 2030, los críos han crecido tanto que a la hija mayor la dió tiempo a convertirse en la amiga espía de Nikita.

madre

Al menos, consolemosnos, ya le pusimos cara a la futura señora Mosby, la cual no es lo que se dice arrebatadora, pero que la chica no sea un pivón tiene una explicación; como Ted es tan romántico y perfectísimo (aunque para mí se ha convertido en una criatura patética y desesperada, lloriqueando continuamente, cual criatura Gollum anhelando su “tesoro”) no le importa cambiar a Robin por una chica del montón. Seguro que la chica no está mal, pero cuando creas un hype de casi una década de duración, cualquier cosa por debajo de una modelo de Victoria Secrets con un doctorado en Física cuántica se antoja decepcionante.

Reconozco que estoy bastante pesimista y negativa, llegando al punto de que mi colega de Series de Bolsillo y colchonerismo, Javi Riestra, cuyas reviews son mucho más favorables y permisivas, ha llegado a utilizar la palabra Troll para referirse a mis críticas a la serie; no niego la decepción, pero cuando una serie que te encanta pierde su alma de la forma en que lo hizo CCAVM un gatito muere, y yo me cabreo.

A pesar de todo seguiré al pie del cañón para ver como Ted Mosby por fin vuelve a sonreir, después de todo ¿qué es un año más tras haber invertido una cuarta parte de mi vida?

Nos vemos en tu serie o  en la mía

Top 10 de los personajes más tontos de las series

3 Ene

Como sabéis la blogosfera se mueve por modas; Tras la fiebre de post sobre el fin del mundo, llevamos la última semana sufriendo el bombardeo con los recopilatorios y rankings sobre las series de 2012.

Intentando honrar este movimiento pero de una forma alternativa, os presento mi propio Top10, en el cual honro a aquellos de los que nunca se habla en las series, los ignorados y criticados, los obviados o repudiados por la audiencia, los tontos de las series.

Su origen seguramente estará en el teatro griego, pero yo considero que la primera muestra moderna de lo que aporta un tonto a una serie la encontramos en los “Clowns” de su majestad William Shakespeare. El lerdo es útil y necesario, en las comedias para dar motivos para la risa fácil, en los dramas para decir aquello que los más listos callan o llevar a cabo acciones estúpidas a las que los demás personajes no osarían, pero que permiten avanzar en la trama.

Como veis los intelectualmente inferiores son necesarios, de ahí mi reconocimiento y homenaje a esos personajes, a veces insufribles a veces entrañables, porque, aunque sea elemental y primario, también tienen su corazoncito; para todos ustedes los diez personajes más tontos de las series. Gocen.

 

10. Nate Archibald (Gossip Girl)

Qué podemos decir del señor Archibald más allá de su absoluta prescindibilidad en las historias de Upper East Side. Más perdido que un pulpo en un garaje, el rubio más lerdo de la familia Vanderbilt se ve envuelto en conspiraciones y traiciones en las que no tiene ni flowers de cómo salir. Se mueve al son del personaje que tire de él en cada episodio y no tiene ni voluntad ni juicio propio. No en vano cuando Dan escribe su primer libro sobre la vida en la lujosa Manhattan, refunde su personaje con el de Erick (otra joya) porque por si mismo tiene menos sustancia que un percebe de criadero.

JERRY

9.Jerry Gergich (Parks and Recreation)El absoluto bufón del departamento municipal más desquiciado de la tele. A pesar de tener en Tom un duro competidor, las reiteradas metidas de pata y el severo bullying al que se ve sometido por sus compañeros de trabajo, hacen de él un individuo adorable. A mí por lo menos me genera mucha lástima. Eso si, el bueno de Jerry fuera del trabajo tiene una vida idílica con tres maravillosas hijas y una mujer pivón. Así que puede que en el fondo, no sea tan tonto.

TURTLE

8.Turtle (Entourage)

Mientras todo el mundo a su alrededor se hace de oro, Turtle malgasta la mayor parte de su existencia holliwoodiense fumando hierba, bebiendo e intentando sin mucho éxito ligar. Todos sus intentos de negocio fracasan, probablemente debido a que tiene menos luces que un arbol de navidad en agosto, pero el chico lo intenta. Solo su relación con Jamie-Lee Siegler, Meadow Soprano, salva un poco su honra, tras ocho temporadas catastróficas.

Jessica-Brody_MDSIMA20121213_0186_6

7.Jessica Brody (Homeland)

Claro ejemplo de lo que significa la expresión “no saber por donde te vienen los golpes” Jessica Brody se pasa dos temporadas, tratando de entender que pasa en su vida, descubrir a que dedica su marido el tiempo libre y a aclarar su cabeza. En teoría debería ser una dura oponente a Carrie Mathison, pero esta tía no es ni será nunca, rival para la loca del Boli verde.

6.Hurley (Lost)

Uno de los mayors secretos, nunca desvelados de Lost, es qué demonios pintaba Hugo Reyes en la isla. Sus flashbacks nos revelan poco o nada, sus conexiones con el resto de personajes antes de tomar el vuelo Oceanic 815 eran numerosas, pero sus acciones nunca revelaron capacidad, fortaleza o pericia alguna. Creo que su mente se saturo en algún momento con tanto pollo frito, porque no aporta nada a los diálogos, más allá de sus dos grandes frases “dude” y “los números son changos”. Dicen que los creadores escribieron el papel especialmente para él, y sinceramente creo que no se lo curraron demasiado.

vlcsnap-2012-11-05-21h07m53s72

5.Jack Porter (Revenge)

Perteneciente a la familia de Jessica Brody y Nate Archibald, en eso de no enterarse de donde le viene el aire. Jack pasea su lustrosa melena (con peinados en ocasiones discutibles) por las playas de los Hamptons, sin más ocupación que ser bueno y encantador. Es soso, bobalicón y adorable, pero a mi me aburre y cansa por momentos; un absoluto desperdicio de personaje, y un eterno segundón en una historia que está diseñada solo para ganadores.

4.Patrice (How I met your Mother)

Al estilo de Jerry, Patrice es una pobre mujer; siempre alegre y dispuesta, recibe sin quejarse las continuas reprimendas de Robin sin quejarse y sin perder la sonrisa. Pero yo creo que a pesar de su aparente bondad, en realidad tiene un plan secreto para asesinar a Robin mientras duerme. Aunque si se lo dijese, ella me haría galletas y me diría que he visto demasiadas series de conspiraciones. Nobody asked you Patrice!!

ERIK

3.Erik Reichenbach (Survivor Micronesia)

Como no todo es ficción, aquí tenemos un personaje de carne y hueso. El pobre Erik, heladero de 22 años de un pueblo de Michigan ha probado al mundo que la realidad, en ocasiones, supera a la ficción. Los que han visto Survivor están ahora mismo sonriendo mientras leen esto y saben porque está en la lista. Los que no lo sepáis tenéis que verlo. Este rubiales ha conseguido hacerme perder por un momento mi fe en la inteligencia humana. En febrero de 2013, ya con 27 años, tendrá una nueva oportunidad de mostrar al mundo que no es tan tonto como parece… ¿o sí?

2.Kenneth Parcell (30 rock)

Es uno de mis lerdos favoritos; Kenneth vive dentro de su propia fantasía televisiva, y es capaz de convertir en buena, cualquiera de las desgracias que suceden a su alrededor. Es uno de estos pocos personajes que consiguen trasladar su bobalicona sonrisa directamente a los labios del espectador. Con más Kennys por el mundo todos seríamos más felices.

JEFF

1.Joey Tribiani (Friends) y Jeff Murdock (Coupling)

En el lugar de honor tengo la obligación de sentar a dos personajes. Todos conocéis a Joey y poco puedo deciros sobre él tonto más popular de la tele, salvo que era entrañable y todos le queremos como si fuese parte de nuestra pandilla. Es posible, sin embargo, que algunos no conozcáis a Jeff de la comedia inglesa Coupling; Jeff es la versión mejorada de Joey, igual de absurdo y limitadito, pero mucho más salvaje en sus comentarios, menos políticamente correcto. La palabra exacta sería más bestia; mucho, mucho más bestia. Si no la conocéis tenéis que verla YA.

Este es mi top 10, tremendamente doloroso de seleccionar porque tuve que dejar a grandes personajes fuera como Paulie Gaulthieri Los soprano, Ray Carling Life on Mars/ Ashes to ashes, Micky Doctor Who o Beaver Greek.

Y como no, debemos hacer una breve mención a las series españolas en las que hay, como mínimo, un tonto por serie. Por destacar alguno tendríamos A “el Luisma” de Aida, Povedilla de los Hombres de Paco, el Fiti de los Serrano, Marcial de Medico de Familia, y en la telerealidad la corona sería para Jorge Berrocal de Gran hermano 1 y su “Quien me pone la pierna encima”, si sois muy jóvenes para recordarlo, por favor para eso está You Tube, id a verlo ya, es historia de la tele.

Espero que completéis mi lista con vuestros propios tontos, espero vuestras aportaciones, porque en el mundo nunca hay tontos suficientes. En ellos me incluyo porque, como algún listo habrá comprobado, he hecho un Top 10 con 11 personajes.

Nos vemos en tu serie o en la mía.

Birraseries Asturias edición Diciembre: Navidad en serie

19 Dic

Tras la resaca leonesa de Noviembre, el Birraseries Asturias retornó a su alineación original para celebrar la sesión pre-navideña.

Como siempre en el cálido y acogedor ambiente del Bar “Lord Byron” ,sede cuasioficial del encuentro de seriéfilos del norte (y digo del norte porque asistimos también gente de Valladolid y León, no solo de Asturias) nos congregamos un grupo de seriéfilos con ganas de compartir nuestra afición tan difícil de comentar con nuestros entornos más cercanos.

65172_473697706006365_975522915_n

En esta ocasión los deberes de cumplimiento obligatorio (ejem…)  eran elegir nuestro capítulo navideño favorito y recomendar una serie al resto para los días de parón.

Los episodios elegidos fueron de Futurama o Los Simpsons (el de Ayudante de Santa Claus cosecho muchos devotos), el especial navideño de la primera temporada de Gossip Girl, o el episodio sobre “Festivus” la navidad alternativa de George Constanza en Seinfeld.

Mi episodio elegido fue, al igual que el de @ainhop (creadora del blog Capitulos en FF) de mi serie favorita de todos los tiempos, El ala oeste de la Casa Blanca, en concreto yo elegí “In excesis Deo” de la primera temporada sobre un mendigo ex –marine y veterano de guerra que muere congelado y al que Toby Ziegler  busca dar un entierro digno (solo recordarlo se me caen las lagrimillas) mientras que el de Ainhoa era el episodio navideño de la temporada 2 sobre los traumas de uno de los protagonistas (no diré quien para no spoilear) desenmascarados en una conmovedora sesión de terapia la semana previa a navidad; ambos episodios son soberbios y maravillosos, pero es que no soy objetiva, me es imposible hablar mal de esta serie.

Por si alguien tenía alguna duda el capitulo ganador fue el del armadillo navideño de Friends, si otra vez gana Friends, empieza a cansar el tema. Y mucho. En serio gente de las series, hay vida más allá de Lost y Friends (se que me llevaré más de un capón por esta frase)

302794_473697866006349_800043914_n

Tras la comida, entre risas y anécdotas varias se fueron recomendando series a diestro y siniestro, siendo la parte más ivertida del día el toma y daca entre @ainhop y @kiber77 porque la primera acaba abandonando todas las series, y el otro es incapaz de abandonar ninguna, por malísima que sea; sus descripciones y crítica sobre la misma serie diferían tanto que no parecía que hablasen de la misma, y mientras una te contaba sus tres mil defectos, el otro por detrás levantaba sus pulgares diciendo que la serie era de “olé”.

De todas las recomendaciones, dos me convencieron especialmente, Southland (de la que ya os hable) con la que me dí un atracón , y Bron/Broen que acabo de empezar y tiene buena pinta aunque por lo poco que ví me parece lentísima.

399199_473697839339685_1255942548_n

Además de estas dos, me traje unos peculiares deberes seriéfilos; @mobius87 (creador del blog Cartas desde Invernalia) literalmente me “obligó” a ver una temporada de Survivor, en concreto la 16 “Favs Vs Fans “ que se desarrolla en Micronesia. Haré post aparte para relatar mis impresiones, que adelanto son bastante favorables, teniendo en cuenta mi visceral odio a los realities, eso es decir mucho.

Como siempre fue un placer rodearme de tan distinguidos amantes de las series, espero seguir compartiendo con ellos lo peor y lo mejor de las series el próximo 2013.

Nos vemos en tu serie o en la mía

El 8º Pasajero

En el espacio nadie puede leer tu blog

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Los calcetines no tienen glamour

Compendio de cosas sin sentido

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en Serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: