House of cards inglesa (BBC) contra House of cards americana (Netflix) batalla tras la 2ª temporada (sin spoilers)

24 Feb

La pasada semana, a mi ritmo, terminé la segunda temporada de House of cards. Aunque la disfruto no soy una de sus grandes defensoras, más que nada porque soy una fanática de la versión original.

Podéis llamarme pedante, pero la adaptación del libro de Michael Dobbs que se marcó en la BBC Andrew Davies, el gran Andrew Davies, en 1990 es insustituible. Ni por Kevin Spacey, ni por el lucero del alba.

House of cards es una fábula moral sobre un  hombre maquiavélico y vengativo que demuestra que parar medrar en política lo único necesario es conocer los anhelos del que está en el lado opuesto de la mesa. Tras una dura humillación Francis Urqhart el Whip (jefe de disciplina) de los Tories en el parlamento inglés, inicia una campaña para subir de escalafón en la política británica, utilizando los cadáveres de sus enemigos como escaleras hacia el Olimpo gubernamental. Y a la prensa como pasamanos. Y su mujer aplaude mientras lo hace. Delirante.

Elegante, aunque algo avenjentada con el paso de estos 20 años, sutil y extrema, la historia no tiene pretensiones de credibilidad. Es un cuento, una fábula, con sus buenos, sus malos y sus peores. Como en todo relato fantástico no existen límites, y todo está permitido, solo que en esta epopeya épica han decidido situar la trama en el mundo real. Pero no por ello deja de ser delirante y despiadada y, para que negarlo, deliciosamente satisfactoria.

 Durante un puñado de episodios (menos en total  que la primera temporada de su hermana Yankie) las tres temporadas de la House of Cards de Davies, con el espectacular Ian Richardson a la cabeza, rezuman ironía, maldad y autosatisfacción por los cuatro costados.

Urqhart siempre nos mira a los ojos, sin nada que ocultar. Underwood es más esquivo.

Durante esas pocas horas, al espectador se nos permite, no solo ser malvados sin pagar las consecuencias, sino también, a través de uno de los mejores escorzos televisivos que haya visto, ser cómplices directos de las tropelías del protagonista. Sin duda este recurso narrativo es lo mejor de la serie. La trangresión de la norma fundamental de la ficción: la separación  entre espectador e historia.

Aquí el protagonista se vuelve y mira a los ojos al espectador, y le habla a él , directamente, sin intermediarios ni voz en off. Francis Urqhart trasciende la pantalla y tiende una mano al público, para convertirlo en algo más que un convidado de piedra. Como decía antes el espectador es gustoso secuaz del político, superando la empatía para convertirse en parte de la historia y su discurso. Magistral.

Esta técnica del escorzo se rescata en la versión americana, que si bien recoge la esencia de la serie británica, realiza los suficientes cambios como para lograr una entidad propia. Dichos ajustes, si bien le confieren una cierta independencia de la serie, y el libro, original no se realizan en todos los casos con el mismo acierto. Veamos los aciertos y errores de esta adaptación:

Sí, soy una perra del infierno y siempre consigo lo que quiero.

ACIERTOS

–          La adaptación al sistema político americano es sobresaliente. La relevancia de ser políticamente correcto es muchísimo más acusado en Underwood que en Urqhart, signo de las diferencias entre ambos países.

–          Un mayor peso de la esposa del protagonista en la historia. La señora Urquhart tardó mucho en dar juego y siempre me pregunté cómo hubiese sido la serie si hubiésemos visto más de ella. En el caso de Claire Underwood (Robin Wright) su historia ha ido de menos a más. Si en la primera temporada era rígida y calculadora en la segunda aumentó su sentimentalismo a la par que se volvía más perra. Me encanta. Por norma a  las mujeres pragmáticas y ambiciosas, Hollywood las suele pintar como solteronas amargadas. Claire demuestra que se puede tener todo, solo hay que elegir bien a tu partener.

–          El giro de tuerca sexual. Urqhart era un putero. Así sin más. No era capaz de mantener los pantalones puestos y eso, en ocasiones, le llevaba a complicar su vida más de lo necesario. Underwood parecía ir por el mismo camino en la primera temporada, si bien, tras una leve insinuación en la anterior, han dejado claro en esta segunda que Frank es mucho más capaz de controlar esa clase de impulsos de lo que creíamos. Su autocontrol pasa por un poco de remo, unas carreras y una ducha fría. Hasta ahí puedo leer.

–         Cambiar al enemigo directo de Underwood en la segunda temporada. La versión inglesa “To play the king” tenía un duro oponente en su segunda, pero el “equivalente americano” era claramente inferior al congresista. Por ello se desvió la confrontación al personaje de Raymond Tusk, mucho más interesante y claramente mucho más al nivel de Frank. No podemos negar que la batalla estuvo muy igualada.

lady urqhart

Lady Urqhart la perfecta Lady McBeth, gana las batallas con susurros, nunca confrontando en persona, dejando que otros hagan el trabajo sucio.

 ERORRES

–          La ausencia de la flema ensombrece el tono de la serie. Los ingleses se ríen extraordinariamente bien de sí mismos. Los americanos son mucho más graves y se toman muy en serio. Aún con ello la ironía sigue presente en Underwood, al menos cuando se dirige al espectador, si bien sus intercambios con el público no son igual de agudos o irónicos que los de su colega inglés.

 –          Los personajes son fisicamente deamasiado atractivos. Solo basta ver a los arrebatadores protagonistas y compararlos con los british (viejos, fofos y feos) para ver que en USA hasta los políticos necesitan una sonrisa Profident. Hace más plausible los escarceos amatorios de Francis Underwood que tiene unos 15 años menos (o eso aparenta) que Urqhart, siendo aún más extrema la diferencia entre sus esposas.

 –          Los secundarios no llegan al nivel. La excesiva interpretación de Corey Stoll que no le pilla el punto al congresista Peter Russo contra la sutileza de Miles Anderson y su decadente  Roger O´Neill puede ser la comparación más odiosa. También es muy superior Sussanah Harker  a Kate Mara, como niña bonita del Whip. Su forma de hablarle resuena de forma incómoda a lo largo de toda la serie “Daddy, daddy…”.

Pero también hay un caso en que gana la americana;  el del chief of staff, Doug Stamper, que si bien en la serie original (Tim Stamper) es simplemente un personaje retorcido y mezquino, con la interpretación de Michael Kelly se torna complejo y delicioso, lleno de matices y batallas interiores; uno de los grandes aciertos de la segunda temporada fue concederle mayor protagonismo. Soberbio.

MichaelKelly

Doug Stamper, el perro fiel, el perro herido.

–          El notorio recelo de los secundarios con el protagonista hace más difícil creer la premisa. Los personajes enseguida desconfían de Underwood, la prensa se ceba, y es más difícil creer en sus logros si todo el mundo le tiene tan cogida la medida.  La gracia de Urqhart era que su encanto enmascaraba sus acciones y  para cuando se daban cuenta de su juego, ya eran cadáveres políticos. Con Underwood, al confiar en él siendo, como varios dicen, un tipo despreciable, los secundarios demuestran una candidez extrema ( Peter Russo, Jackie, el presidente…) que no existiría en un político real. Estos son demasiado buenos sobreviviendo y en ese mundillo el buen depredador es el que mata en silencio, y suavemente.

–           El excesivo sentimentalismo y moralina yankie. La historia inglesa como digo es una fábula moral, con su trama y su moraleja final, pero en el caso americano las collejas caen en cada episodio. Ya sea Frank o Claire, ambos sufren crisis y epifanías en cada episodio. Es posible que esto sea necesario para adaptarlo al sentir americano, pero hace que se deshinche la premisa. Los Underwood son dos despreciables manipuladores sin cortapisas morales, y me cuesta comprender comportamientos sentimentaloides que han tenido, sobre todo en la segunda temporada. Los norteamericanos son tan santurrones que hasta sus más despreciables elementos tienen alma. Increíble.

 Sin duda  sigo recomendando la inglesa, pero ambas pueden verse de forma independiente, sobre todo a partir de la segunda temporada, donde la separación en las historias es mucho mayor, lo cual, desde el punto de vista de espectadora, agradezco. Todo ha mejorado bastante respecto de la anterior temporada, en especial la interpretación de Robin Wright y las tramas secundarias, que han enriquecido la historia y han dado más profundidad a muchos personajes (Doug Stamper,, Mitchun, Rachel…). Mi mayor pero es la poca fuerza del presidente que como comenté se ve compensada por el personaje de Raymond Tusk. El estupendo ritmo de la serie, su cuidada producción, y la posibilidad de poderlo ver todo seguido, hacen que sea una serie que disfruto, aunque en menor medida que la británica.

La decisión de cual es mejor la dejo a vuestra elección, que a todos los que defendemos la versión inglesa nos llaman pedantes y reyes del postureo. Vosotros muy bien podriáis pensar eso, yo no podría comentarlo.  

Nos vemos en tu serie o en la mía.

19 comentarios to “House of cards inglesa (BBC) contra House of cards americana (Netflix) batalla tras la 2ª temporada (sin spoilers)”

  1. The Brooklyn Follies febrero 25, 2014 a 8:28 am #

    Me gustó mucho el articulo, ahora tendré que ver la serie inglesa.

    • sarabureba febrero 25, 2014 a 9:21 am #

      Gracias!!!
      Es muy cortita, merece la pena.

      Gracias por comentar🙂

  2. anch22 febrero 26, 2014 a 10:49 am #

    ¡Genial el artículo!
    He visto la inglesa y me gustó mucho. Ahora estoy dudando si ver la americana…

    • sarabureba febrero 26, 2014 a 1:15 pm #

      Es diferente, es una buena forma de ver como se ve lo mismo en los dos países. los yankies son más drmáticos, los inglese más irónicos.
      Entretenida es, tien más culebrón y menos miga, sobre todo la segunda temporada.

  3. Lady Lazarus febrero 26, 2014 a 5:32 pm #

    Yo las tengo muy pendientes. Quería ver primero la británica aunque tengo una amiga que sólo vió la estadounidense y me dice que Kevin Spacey está genial y que es imposible mejorar el personaje. Aunque yo sigo en mis trece y quiero ver antes la británica. Cuando acabe con mi revisionado de Mad Men, creo que empezaré con ella.

    • sarabureba febrero 26, 2014 a 7:03 pm #

      Son dos rollos distintos al mismo personaje..yo vi antes la inglesa y me quedo con ian Richarson, pero Spacey esta estupendo

  4. juandecard marzo 2, 2014 a 2:23 pm #

    Si hubo algo de la versión americana que me pareció un error monumental fue la presentación de Frank Underwood. Recordemos la presentación de Francis: describiendo sarcásticamente a los principales miembros del partido desde un segundo plano, de hecho es el último del que oímos su nombre, y es un personaje que poco a poco va quitándose capas hasta mostrar el monstruo en el último episodio de la primera temporada. Pero con Frank quiere correr y decirte: “Mira que malo es. Mira que pedazo de cabrón”. No sé, me parece que arruinaron una buena oportunidad de desarrollar a Frank desde la ignorancia del espectador considerando que la original quedaba bastante atrás en el tiempo.
    El artículo es genial, por cierto.

    • sarabureba marzo 2, 2014 a 2:35 pm #

      Tienes mucha razon.Empezaron poniendole fatal pero luego empezaron con el sistema americano de “tiene su corazoncito”. Quiza el estilo es mejor para USA igual que el estilo crudo es mejor para UK. Es interesante ver como se desarrolla la misma historia segun la moral del pais.
      Gracias por comentar🙂

  5. olayagongar marzo 14, 2014 a 9:38 pm #

    ¡Muy buen artículo! Me ha resultado muy útil, ya que estaba bastante indecisa sobre cuál de las dos empezar

  6. Ana marzo 16, 2014 a 9:20 pm #

    Magnífico artículo!
    Acabo de ver la versión inglesa que me recomendaste y he de decir que has vuelto a acertar…Trama perfecta y reparto maravilloso,pero el final demasiado previsible…Esperaba un giro de 180 grados en el que se frustraran las ilegítimas expectativas del maquiavélico Urquhart y saliera triunfante mi adorada Mattie…Creo que la novela en la que se inspira la serie,acababa de una manera más parecida al final que yo me esperaba…A pesar de esto y de los “Daddy”de Mattie 😱…Me ha encantado!
    Si saco un hueco en mi apretada agenda veré la versión americana,ya te contaré!
    Muchas gracias por tus recomendaciones,eres genial!

    • sarabureba marzo 24, 2014 a 7:30 am #

      Me alegro de que te gustase. Puedes seguir con el resto de la trilogia “To play the king” y “The final cut” que son estupemdas tambien.Ahi la americana se desvia aun mas de la inglesa

      • Anónimo abril 9, 2014 a 8:50 am #

        Acabo de ver el último capítulo de “To play the king” …Maquiavelo no tendría nada que hacer al lado de Urquhart…Espectaculares primeros planos en los que con su típica templanza inglesa te convence de que todo lo que hace está bien…Maravilloso mostruo…
        Ahora empiezo con “The final cut”…Sólo el título me da miedo…A ver con qué ideas nos sorprende este angelito…

      • sarabureba abril 10, 2014 a 2:14 pm #

        Cada movimiento es mejor que el anterior…ya me contarás que te parece el final de la serie…porque es espectacular

  7. Alfon julio 17, 2014 a 10:14 am #

    Me ha encantado el artículo, yo también veré la serie inglesa.
    Comento simplemente que tienes razón, he pensado muchas veces que la tendencia al melodrama de los estadounidenses cansa a veces, pero como la sociedad se va americanizando, con los años lo noto menos:-/
    Por otro lado, el tema del aspecto físico y algunos otros aspectos que reseñas, son producto más de la diferencia temporal que de la diferencia geográfica o dramatúrgica. La gente guapa vende más que la fea, y dado que al final todo depende del dinero que se gana con la serie, toca vender… Hoy en día el arte está mucho más sometido al poder económico, o esa es la impresión que a mí me da (no tengo edad para poder afirmarlo con rotundidad…).
    Gracias por el artículo, ahora pasaré a ver qué tal está el material nuevo del sitio, que si hay artículos así me lo voy a pasar bien😄.
    Un saludo.

  8. Pilar septiembre 23, 2014 a 8:51 pm #

    Estupendo artículo. Estoy de acuerdo en “casi todo” lo que comentas. La adaptación a la política americana y a la época actual es magnífica. El guión no chirría, la realización es impecable y la música….de lo mejor.
    Pero, a pesar de su regusto añejo, me quedo con el FU inglés, siempre. Con el actor y con el personaje; con su fina ironía y sus modales de gentleman. La media sonrisa de Ian Richarson rompiendo la cuarta pared es de lo mejor de la historia de la televisión !
    Prefiero a su arpía señora esposa antes que a Claire mil veces. Supondo que en los USA actuales no se puede perfilar un personaje sin ambiciones propias al margen de su marido. Y Mathie ? …mucho más retorcida y creible que Zoe Barnes…va a parar. Lo que creo que deberías considerar es el llamar “putero” a Francis Urqhart…sería más bien un pervertido😉

  9. Antonio Torres julio 21, 2015 a 5:24 pm #

    Terminé de ver la segunda temporada de la versión americana, estoy bajando la tercera. Pero en la búsqueda de ella, me sorprendió saber que existía una primera versión inglesa. Estoy pasando por una crísis económica fuerte, por lo que comprarla sería difícil… ¿Sabrás si existe manera de bajarla en línea? Claro, gratuítamen. Te agradezco cualquier información que puedas brindarme.

  10. SamBAires septiembre 2, 2016 a 4:38 pm #

    Muchas gracias por tu post. Coincido plenamente con lo que dices. Acabo de terminar las tres temporadas y llevo vistas todas de la versión americana. He reproducido tu comentario [con link a este post y mencionando tu autoría] en mi blog. http://wp.me/pnaxv-2g5

Trackbacks/Pingbacks

  1. Estils diferents | - abril 2, 2014

    […] posts hi apareixen principalment imatges centrades, no ficades a la dreta ni a l’esquerra sinó que ocupen tota la columna. Són imatges […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Cine-Seriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: