Un día en un mundo hecho de personajes de series

8 Nov

Buscando ideas para los post especiales por el I Aniversario del blog, el otro día mi colega del Birraseries Asturias @ainhop me sugirió crear mi propia familia de personajes de serie. He querido llevar la idea un poco más alla imaginando como sería vivir rodeados de los roles más carismáticos de la pequeña pantalla. Un pequeño universo al estilo de Los Simpsons donde las caras más conocidas jugasen un papel fundamental. Además podéis jugar a averiguar la serie de cada uno de ellos, pinchando en su nombre un link os lleva a la serie en la que saían. Ni que decir tiene que estáis invitados a añadir personajes.

Suena el despertador, no con unos horribles pitidos, sino con la divertida música de Los Conchords; perezosa salgo de la cama solo atraída por el apetitoso olor que viene de la cocina. Tras cantar a voz en grito el último éxito de Drive Shaft en la ducha, me visto y dejo mi habitación. Sonrío al pasar frente a la puerta de mi hermano Connor, que está cerrada a cal y canto. Imagino que anoche salió y hoy tiene una terrible resaca. Nada nuevo bajo el sol.

En la cocina mi padre, Jack Bristow, prepara huevos revueltos mientras mi madre, Alicia bebe apresuradamente un café mientras prepara su juicio de hoy. En la mesa mi hermana Blair no separa los ojos del móvil mientras escribe compulsivamente, sin tocar la comida, para variar. A veces le soltaría un sopapo a esta cría.

Mi madre levanta la vista del gigantesco dossier que está leyendo para decirme: “no olvides que hoy vienen tu tío Joey y tu tía River a comer”. Con todas mis historias se me había pasado que mis dos tíos solteros favoritos venían hoy a casa. Creo que mi tía tuvo un affair con un tipo extranjero o algo así, pero no terminó bien, por lo visto viajaba demasiado. En cambio a mi tío Joey no hay quien le cace, y eso que es un reputado actor de telenovelas.

Cuando por fin todos salen en tropel de casa, me siento con una taza de “macolate” y enciendo el televisor; aún me queda un rato antes de ir a la facultad. Will McAvoy está dando las noticias del día.

Parece que el presidente Barlet va a conceder muchas becas a estudiantes sin recursos y la alcaldesa de mi ciudad Leslie Knope por fin inauguró el parque que siempre quiso construir. Los agentes de policia John Cooper y John Luther detuvieron un negocio de drogas y atraparon al peligroso criminal Stringer Bell, pero aún no dieron caza al rey de la metanfemina un tal Heisenberg. Por último la buena noticia del día es que encontraron con vida a varios pasajeros de un vuelo que se estrelló hace varios años en su trayecto de Sydney a Los Ángeles. Seguro que estaban divinamente en una isla paradisíaca. Hay gente que se queja de vicio.  

En los deportes Casey McCall y Dan Rydell comentan las grandes trayectorias deportivas del MVP del fútbol americano Matt Saracen y del reciente ganador del anilo de la NBA Nathan Scott. El entrenador de Saracen en el instituto y el hermano de Scott están allí para comentar las imágenes, pero son bastante sosos y no dan mucho juego.

Con la tele se me va el santo al cielo y cuando miro el reloj tengo que salir disparada para la facultad. Mi maravilloso Chevrolet Impala me espera en el garaje y me saluda con un rugido cuando la llave hace contacto con su potente motor. Al encender la radio escucho la familiar voz del Dr. Frasier Crane y su programa de psiquiatría; una tal Liz Lemon le llama para pedir ayuda para su amigo Jack, que por lo visto tiene una insana obsesión con lograr un ascenso. Según el doctor parece un caso perdido.

Otra paciente, bastante alterada, dice haber perdido su boli verde y que si él todo el país está en peligro. Otro hombre llama a quejarse de su depresión porque alguien se comió su bocadillo. Y empieza a gritar ¡mi bocadillo, miii bocadillooooo! por lo que Frasier corta la llamada y pone anuncios. Cuanto loco suelto. Al menos esta publicidad  mola porque suena el jingle de la Pepsi patio, mi favorito, me pregunto quien lo habrá escrito.

Al llegar a  la puerta de la facultad mis amigos me esperan; formamos un grupo de estudio cuando empezamos en Greendale, mi universidad, y ahora somos inseparables. Bueno menos Pierce que murió en extrañas circunstancias. Sigo sin fiarme de Chang el “gorrilla” del parking, creo que tuvo algo que ver.  

Mientras atravesamos el campus tenemos que frenar para no ser arrollados por un grupo de corredores desnudos. Ni que decir tiene que son los pirados de las hermandades entre ellos Capie, Evan y Rusty, compañeros míos de clase, aunque no pisan mucho por allí.

 Me espera una dura mañana, gracias a que mis compañeros de sitio Ted y Seth me contarán miles de anécdotas interesantes durante las clases. Son tipos majos, sino estuviesen siempre lloriqueando uno por no tener novia y el otro porque “su Summer le dejó”. Necesitan un revolcón y rápido. A ver si les busco un ligue.

Al mirar mi horario veo que hoy tengo clase con el profesor Sheldon Cooper que es duro de pelar. Aunque aburrido, al menos el profesor Cooper es inofensivo, temo mucho más las clases de Hank Moody y sus “largas manos”.

Tras varias horas de clase y una genial comida con mis tíos me marcho a trabajar. La matricula no es barata, y desde que mi padre dejó la CIA  y se hizo jardinero hay que echar una mano para pagar las diademas de mi hermana Blair ¿Os dije que no la soporto? Pues eso.

Trabajo en una consulta médica, donde todo el mundo está liado con todo el mundo, menos yo, que le soy fiel a mi novio Cary, un abogado colega de mi madre. Mi jefa Meredith rompió con mi otro jefe Gregory y se llevan a matar, pero ella ahora sale con un congresista algo chungo llamado Francis Underwood y por su lado el Dr. House se acaba de comprometer con Nancy Botwin, una viuda muy agradable pero tremendamente celosa de su intimidad, cada vez que le pregunto a que se dedica se hace la loca y se larga. Curioso.

Hoy todos están agobiados porque llegó un paciente muy famoso a la consulta de la Doctora Melfi, una psiquiatra que comparte oficina con nosotros; por lo visto el tipo gordo y sudoroso que entró en su oficina, parece ser algo más que el dueño de una empresa de recogida de residuos. Miedo me dio cuando Marilyn mi compañera en la recepción le dio un corte de los suyos cuando pregunto de forma grosera por la oficina de la doctora, gracias a que pasó Jackie, una enfermera que siempre está en las nubes, y él se puso a piropearla al más puro estilo albañil. Después ella me comentó que el tipo le sonaba de algo, pero que no recordaba de qué. Esta mujer, parece que vive en otra galaxia.

Tras el trabajo quedo con mis amigos de toda la vida para que me cuenten sus novedades; Michael logró ligarse a su amigo Brian del que lleva colgado desde crío, ya le dije que él que la sigue la consigue. Mónica está encantada porque consiguió una mención al restaurante más limpio de la ciudad.

Kara, mi amiga piloto, cree que su novio Lee se declarará antes de que ella se marche de misión en un nuevo portaviones llamado Battlestar. Al menos será una misión cortita y volverá en poco tiempo. Qué bien nos lo pasaremos preparando su boda. Mónica está encantada con la idea y dice ya tener mucho avanzado. Kara pone gesto de pánico.

Y tras media hora de retraso, llega al Central Perk, mi amiga más hippy y mística, Willow.  Tras su fase pro-brujería ahora le ha dado por el rollo gótico. Creo que tiene mucho más que ver con su nuevo novio Richmond, que con su amor por lo siniestro.

Aún con eso nos convence a todos para ir a un garito llamado Fangtasia. Una vez allí veo de fondo a dos profesores míos, nunca imagine a Koothrappali y Wolowitz dentro de este ambiente. Kara mira de forma desafiante a todos los paisanos del bar, y Michael se agarra a mi como si fuese un Koala, al ver que lo que muchos beben no es vino tinto.

De repente una cuarentona enfundada en un vestido de latex muerde en el cuello a Mónica y deja entrever unos enormes colmillos. La histeria se adueña del bar y en medio del estruendo, la puerta del bar se abre de golpe y dos tipos muy duros empiezan a cortar cabezas, solo se salvan una pelirroja y un tipo rubio muy alto que escapan por la puerta trasera. Los tipos duros nos sacan del bar mientras se insultan el uno al otro y me piden si les puedo dejar mi coche para perseguir a los fugitivos.

Creo que lamentaré haberles dicho que sí. Bastante antes de lo esperado llega la caballería; dos agentes del FBI nada amenazantes la verdad. El primero es un tipo desgarbado pero atractivo con una gabardina gris que empieza a preguntarnos por lo sucedido, mientras su compañera, una pelirroja bajita y algo rechoncha comprueba que nadie sufrió heridas de gravedad.

Por fin nos dejan ir, aunque a Mónica se la llevan a dar puntos a urgencias, espero que allí vea a ese médico tan guapo que la atendió cuando se quemo las manos de tanto limpiar el baño de su restaurante.

Yo entre el susto y el frío que tengo solo quiero volver a casa, así que tras despedirme de mis amigos y tras ver que mi novio no coge el teléfono, llamo un taxi (efectivamente, no me devolvieron el coche). Un gracioso indio llamado Rajid me lleva hasta mi puerta, y al menos allí me espera una alegría.

Mi prima Miranda vino de visita y me trajo un regalo, ¡unas maracas! Esta chica siempre fue rarísima pero la quiero un montón, además es la única con la que comparto talla de zapatos. No es fácil encontrar botines del 44. Somos shopping buddies, y nos reímos de la gente con pies pequeños, como el tío Joey.

Tras despedirme de todos subo a mi habitación, y por el pasillo me cruzo con Connor que sale de fiesta en este momento. Al mirar por la ventana de mi cuarto veo que hay un amigo esperándole…es el tipo rubio del bar de góticos!  El mira hacia arriba sonríe y se pone un dedo en la boca para dejarme claro que debo estar calladita. En ese momento me doy cuenta que nadie puede ayudarme, pero a mi espalda una voz ronca y firme me dice, “Hola Sara soy John y estoy aquí para protegerte”. Incrédula me giro para ver que va acompañado de un tipo bajito con gafas que susurra “¿pensaba que estaba sola en esto? Señorita, usted mejor que nadie debería saber que siempre hay alguien observando.”

Nos vemos en tu serie o en la mía

12 comentarios to “Un día en un mundo hecho de personajes de series”

  1. Lady Lazarus noviembre 8, 2013 a 6:55 pm #

    (Ahora sí) Felicidadeeeeeeeeeees!!!😉
    Muy divertido el post!

  2. Dids noviembre 8, 2013 a 7:34 pm #

    ¡Esto es tremendísimo!😀 Es una idea super original, además de un juego súper divertido para todos nosotros, me han quedado algunas en el tintero, pero las que si renococí me han encantado. Y anda que no eres lista ni nada “le soy fiel a mi novio Cary”😄

    Un saludo y FELIZ ANIVERSARIO BLOGERIL :DDDD

    • sarabureba noviembre 8, 2013 a 7:45 pm #

      Hombreeeeee…si lo escribo yo y es mi mundo tengo el novio más estupendo posible…gracias por la felicitación

  3. escritoradelallama noviembre 8, 2013 a 10:08 pm #

    Jajaja, genial idea :D! Con tu permiso puede que te copie la idea (y te dé crédito y te enlace) cuando mi blog cumpla un año (o en cualquier otra ocasión que se me ocurra ^_^). Me ha encantado (llegué aquí de la mano de mi prima @ainhop ;P.

    ¡Saludos!

    Herminia

    • sarabureba noviembre 10, 2013 a 7:22 pm #

      jajaja me alegra que te guste, ademas si vienes por Ainho se te da permiso, al final ella me dio la inspiración para esta pequeña frikada🙂

  4. noeliaroalvarez noviembre 10, 2013 a 12:50 pm #

    creo que sólo me despistó tu hermano porque no pensé siquiera que fueras a meter a uno de London Irish y me imaginé que fuera de Queer as folk. Jajaja

    • sarabureba noviembre 10, 2013 a 7:19 pm #

      es que soy muy fan de Connor…es el flipao definitivo🙂

  5. Laura Rodríguez noviembre 10, 2013 a 3:00 pm #

    Jojojo lo que me he reído con tu post. Exijo un spin-off, en voz de Eric contando su noche de fiesta con Conor.

    ¡Enhorabuena por el primer año! ¡Qué vengan muchos más!🙂

    -L

    • sarabureba noviembre 10, 2013 a 7:21 pm #

      Te imagino tarareando la canción de Drive Shaft jajaj

  6. Cecilia García (@averseries) noviembre 10, 2013 a 5:04 pm #

    Qué post tan simpático para celebrar el primer aniversario! Cómo molaría vivir en un mundo con personajes de series, aunque sería un poco lisérgico también, jejeje. ¡Muchas felicidades y a seguir haciéndonos pasar tan buenos ratos!!

    • sarabureba noviembre 10, 2013 a 7:20 pm #

      Mil gracias por leerlo y comentar, lo mismo digo de los buenos ratos, ya sabes que me encanta tu blog🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Cine-Seriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: