Parte Final temporada 5 Breaking Bad: Corta vida al rey (con spoilers)

11 Ago

Este domingo se estrena la segunda parte de la quinta, y última, temporada de Breaking Bad, y quería dedicarle unas líneas.

Si os soy sincera mis inicios con la serie no fueron nada prometedores. Recuerdo que tras ver los dos primeros , en especial “la escena de la bañera”,decidí que aquella serie no era para mí. Estaba convencida de que aquella era una serie en la que nos iban a contar las miserias  y patosadas de dos perdedores, con gags dignos de jack-ass.

Durante al menos un par de años la serie durmió el sueño de los justos en mi carpeta de series aparcadas, hasta que,  jaleada hasta el cansinismo por mi amigo @ernesmitre, decidí darle otra oportunidad.

El visionado de los primeros episodios  me costó una barbaridad porque no tenía claro hacia donde iba la serie, y, sinceramente, aguanté por que me ganó en el aspecto visual.

Dentro de mis series favoritas, cada una lo es por un aspecto en el que destaca sobre las demás, ya sea  la premisa, los personajes o los diálogos; pues bien, mi devoción por Breaking Bad es estética. La forma de mostrarnos las historias, de colocar la cámara, los planos de colores saturados en el desierto, la música totalmente contraria a la intención de la imagen y que sin embargo emplasta perfectamente son algunos de los puntos que consiguieron que no abandonase por segunda vez la serie de AMC.

Pero aunque visualmente me pareciese magistral, seguía detestando a todos y cada uno de los personajes; hablaba Alberto Nahum en su post sobre Breaking Bad de la diferencia entre alineamiento y empatía. Durante mucho tiempo yo me alineé con Walter White y compañía, pero no empatizaba, es decir, estaba junto a él pero no me sentía cerca de él.

walter

MI RELACIÓN CON WALTER

En el inicio de la serie Mr. White era una pringado, Jesse un espantapájaros al que el viento movía cada día en una dirección, y prefiero no hablar de los personajes femeninos, que a día de hoy son mi gran “pero” a la serie.

Pero poco a poco la serie y sus protagonistas empezaron a calar en mí; paradójicamente cuanto más se sumergía Walter White en el fango moral, más atrayente me resultaba el personaje. Su descenso a los infiernos fue mi elevación a los altares. Cuanto más emergía Heisenberg y más se diluía Walter White, más interés despertaba en mí el personaje.

Era un malvado distinto, porque le habíamos visto ser bueno, ser ingenuo, patoso y deleznable y sobre sus cenizas se había levantado una criatura cruel y maquiavélica, capaz de dejar a un lado las pulsiones que nos hacen débiles y poner el fin por delante de los medios, fuese o no su objetivo honorable. La serie nos proporciona un asiento de primera fila en evolución del ser humano falible al hombre perfecto de Nietzsche, al super yo, a la criatura que gobernaría la tierra, o, en este caso un cartel de drogas.

Posiblemente muchos de vosotros, que os dejásteis atrapar desde el principio,  no comprenderéis porque mi empatía no llegó hasta que Walter se volvió un grandisímo cabrón. No soy masoquista, ni satanista, ni especialmente fan de la “mala gente”, la razón es que en cierta manera Heisenberg nos redimió a todos.

En ocasiones cuando vemos series nos tiramos de los pelos pensando en la estupidez que acaba de cometer el protagonista que le ha privado de todo lo bueno (la pasta, la chica, en general la felicidad). En los albores de la serie, quedo claro que el hueco para la felicidad era casi inexistente. La vida de Walter, antes del nuevo embarazo de Skyler y el consabido cáncer, era ya una basura, con sus dos curros, su mujer pasivo-agresiva  su hijo amante de los cereales, y su frustración por haber vendido un exitoso futuro por 5.000 apestosos dólares.

Desde el duro suelo solo se puede ascender, y Walter lo hace. Aunque a veces no le salgan las cosas bien, él va actuando conforme a cualquiera de nosotros, desde nuestro sofá, lo haríamos. Ni sus sentimientos, ni los escrúpulos, ni una personalidad absurda hacen que Walter meta la pata. ¿Cuántas veces nos hemos quejado de que un personaje actúa de una forma absurda, en que se ve a la milla la mano de los guionistas, para mantener vivo un conflicto dramático? Esto no sucede en Breaking bad, porque Walter siempre tiene una razón para hacer las cosas, ya sea su familia, el dinero o su enorme ego, pero él es el dueño de su destino, y los guionistas le ponen piedras en el camino, pero no le obligan a sortearlas de forma irracional.

Y si él sólido tratamiento del personaje no fuese suficiente, de propina le permiten hacer aquellas cosas por las que cualquier mortal suspira, como cargarse al jefe que le presiona, soltarle lo que realmente le pasa por la cabeza a su mujer (ese I´m the one who knocks) o poner a un rival en su sitio a base de soberbia y posturno extremo (Say my name). Que levante la mano quién, en esas escenas, no se sintió redimido de toda su frustración vital durante unos instantes. Pues eso.

jesse

LA LIBERACIÓN DE JESSE PINKMAN

De igual manera Jesse, especialmente tras su desintoxicación, comenzó a mostrar más aristas. El personaje expulsó algo más que las drogas en su cura, comenzó a sudar capas, complejidad, y una moral muy discutible, pero auténtica. Las drogas habían anestesiado un alma hambrienta de reconocimiento. En la búsqueda de una figura paterna que le apreciase, Pinkman terminó poniéndose en manos de la persona equivocada. Un villano aún a medio cocer, y en el que Jesse avistaba todavía un espíritu afin y noble al que quería agradar. Un alma libre terminó esclavizándose por un puñado de buenas palabras y vendiendo su lealtad muy barata, siendo el pago un par de momentos redentores de Mr. White.

Aunque inicialmente el fenómeno que arrastró a Jesse a su “peonización” como side-kick del profesor de química, fue un mero complejo de inferioridad que busca ser sobrecompensado, su relación con el paso del tiempo se torno infinitamente más compleja.

La relación de Jesse y Heisemberg, nace de una reacción química con similar origen y efectos que su azulada obra maestra. Solo a través del exacto número de traiciones y redenciones, mezcladas en la cantidad justa, y centrifugadas al ritmo de los sucesos acaecidos, podría haberse creado una simbiosis tan perfecta, una lealtad a prueba, literalmente, de balas.

Más allá de lo que objetivamente cada uno de ellos aporta a la relación, la presencia física del otro es necesaria para comprobar que todo el mal que han hecho, lo han hecho juntos. Una vacía justificación moral que a ambos les bastaba para dormir por las noches. Una relación con una pureza extrema, y una malsana atracción mutua que impedía a ambos funcionar correctamente sin el otro; como si fueran dos imanes. Yeah, magnets Bitch!!

El progresivo alejamiento que vemos en la última temporada, es claramente el despertar de Jesse, que no solo comienza a destacar por su propia brillantez, sino que está comprendiendo que papá White ha perdido el rumbo, embarcado en su propio chute de egocentrismo extremo, la soberbia es su droga y ahora es Jesse el que debe decidir si acompañarle a que se desintoxique o dejarle morir por sobredosis de plomo en cualquier callejón de Alburquerque.

skyler

SKYLER ¿NECESARIA O POLARIZANTE?

  En el apartado femenino, mucho se ha dicho . Personalmente a mí me encantaría conocer a la madre de Vince Gilligan, porque está claro que tiene serios “mummy issues”. Solo dos mujeres protagonistas en la serie y ambas son enormemente castrantes. El papel de policía de la moral que ejerce Skyler es tan incómodo como necesario para la trama. Mrs White actúa como ancla para Walter, impidiendo una total libertad que hubiese terminado con muchos de sus problemas y pivotando como incesante fuente de conflictos al obligarle a mentir y buscar excusas para su comportamiento.

Pero el interés humano de Skyler nace a partir de descubrir el secreto de Walter. Desde ese momento ella comienza su particular viaje moral y su posicionamiento en la historia. Skyler deja de ser un pretexto en la trama y se convierte en texto, en contenido, generando nuevas y muy distintas reacciones ante los mismos eventos que viven Walter y Jesse.

Al igual que parece que los acontecimientos hace a Walter cada vez más frío, con su señora se invierte el proceso. Las dudas, el miedo, la ira, la codicia, inciden de forma abrumadora sobre ella. Es como si Skyler fuese el retrato para un Dorian Gray (Walter) solo que en vez de ser físico es moral. 

Es el contrapunto ideal  a Walter, porque nos permite avistar las cuestiones de fondo, que Walter ha dejado muy atrás,y que en un primer momento le impulsaron a iniciar su particular viaje al abismo. Aún con sus propias idiosincrasias ella permanece fiel a esos objetivos, dinero, seguridad, familia. Ella no comprende el cambio moral de Walter, la explosión de su ego, el nacimiento del rey. Skyler es un punto fijo que nos permite recordar como era Walter y como es ahora. Y ella, sin duda, no busca construir un imperio.

marie hank

“LOS OTROS”

No diré mucho de Hank, Marie y Walter Jr, porque son personajes bastante planos, y en muchas ocasiones hasta accesorios, que no me han aportado demasiado, más allá de mosstrarnos cuantas marcas de cereales existen en Estados Unidos. La hermana cotilla, el hijo prescindible y el cuñado convenientemente agente de la DEA, me han parecido poco dibujados para la intensidad del resto de personajes. Gracias a Dios que otros secundarios han compensando el paupérrimo interés de estos tres, porque sin Gus Fring, el tío Salamanca, Gale o Jane, la serie hubiese sufrido de una patológica cojera, en lo que ha secundarios se refiere.

Más por peso de guión que por peso dramático únicamente Hank es digno de mención. Los guionistas intentaron darle momentos tensos, como su trauma tras conocer al señor Tortuga en El Paso, o su (asombrosa) recuperación física. En ambos casos, no se si el personaje o el actor, se quedaron cortos. Igualmente está el empeño de Gilligan y compañía por vendérnoslo como un policía competente, cuando el mejor trabajo policial de Hank haya sido sentado en el trono.

La escena final del 5×08  me pareció algo tramposa, aunque había que dar una ayudita al cuñadísimo o nunca terminaría la serie. Quién sabe si el propio Water no lo dejo ahí a posta, ahora que sus días de emperador de la droga llegan a su fin. Puede que esa fuese la utilidad, y razón de ser, del personaje de Hank desde el principio. Quizás mejor un suicidio por polícia que toda una vida con Skyler, con o sin cáncer.

CONCLUYENDO

Tras cinco temporadas de impactante escenas de naturismo animal (la tortuga, la mosca, el ojo del osos de peluche), de cervezas que se “disparaban” solas, de pizzas voladoras, de malvados latinos cabreados, y de un frustrado falso-intento-de-suicidio de Skyler (por poco), de matar a muchos y dejar morir a algunos, de venenos mágicos, mafiosos con timbres, y perrerías en el desierto varias, solo nos quedan unos pocos episodios por disfrutar.

Solo espero que el fin de Heisenberg sea apoteósico. Dudo que,  por mucho que hablase de retirarse en el último episodio, Walter sobreviviese en el mundo que antes le resultaba cómodo; creo que preferiría morir a retornar al gris y patoso hombre que encerraba al grandioso Heisenberg, por lo que le deseo la muerte más honrosa que un villano pueda tener. Por él, por nosotros, por todos. ¡Corta vida al rey!

Nos vemos en tu serie o en la mía

4 comentarios to “Parte Final temporada 5 Breaking Bad: Corta vida al rey (con spoilers)”

  1. Lady Lazarus agosto 11, 2013 a 12:37 pm #

    A mi me costó Breaking Bad, la dejé dos veces y aunque estoy al día y estoy deseando que empiece la recta final de la última temporada no me considero una fan de la serie.

    No pongo en duda su calidad por que la tiene; sin duda lo que me llevó a seguir con la serie es lo bien contada que está la historia, unos magníficos personajes (unos más que otros, coincido en tu análisis) interpretados por unos magníficos actores y sí la estética.
    Mi problema es la empatía, no empatizo con ninguno de los personajes, me pasa como a ti al principio, no he logrado conectar con ninguno y ese es mi gran problema (no de la serie). Se lo comentaba a una amiga: ¡empatizo más con Dexter que con Mr. White/Heisenberg! Que conste que he logrado una ligera empatía con Jesse en este último tramo, pero aún así no la suficiente como para adorar la serie.

    La mayoría de la gente odia a Skyler y yo no lo entiendo. Sí es una pesada (sobre todo en las primeras temporadas) pero veo una reacción normal de una persona normal ante la metamorfosis de su marido, es perfectamente entendible sus reacciones. Que conste que con esto no quiero decir que sea mi personaje favorito, porque no lo es, ni de lejos. Es una pena que no le dieran otro tipo de matices, no solamente la mujer frustrada de Walter, su personaje gira totalmente alrededor de su marido.

    No sigo porque aún voy a hacer un comentario más largo que tu artículo!!! jajaja

    • sarabureba agosto 12, 2013 a 12:51 pm #

      Que conste que yo encantada de ver comentarios largos, eh!

      Entiendo tu posición porque fue la mía al principio, pero cambio cuando ellos “mejoraron” sobre todo Jesse, que sin drogas se volvió “listo” y empezó a pergeñar planes geniales.

      Lo de Skyer es lo que comento en el post, ella es el punto fijo que nos permite ver lo mucho que cambió Walter, y a la vez es el lugar donde vemos las reacciones que una persona corriente tendría ante todos los sucesos. Creo que el odio que genera se debe a que todo el mundo piensa que podría ser tan frío y molón, auqnue en el fondo sabemos que seríamos unos lloricas histéricos como Skyler.

      Gracias por el comment, me alegra ver que no soy la única a la que al principio no le emamoró esta serie🙂

  2. Anónimo agosto 28, 2013 a 11:40 pm #

    Me parece un análisis muy interesante. No voy a extenderme, pero en vista de los últimos acontecimientos de la serie parece que el cuñado va a tener algún papel interesante ya que, hasta ahora, ha sido totalmente prescindible.

    • sarabureba agosto 29, 2013 a 11:24 am #

      Y lo está teniendo, pero no tanto como si hubiese sido un personaje potente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Días de vino y series

Un sitio donde hablar de las series que más nos gustan o sorprenden

Crucigramas y Café

otro blog de series

Cine-Seriéfilas

Todo lo que necesites saber sobre cine y series de TV. De siempre y ahora

entresubtitulos

otro blog de series

La pantalla se mueve

otro blog de series

A ver series

otro blog de series

otro blog de series

otro blog de series

Film à porter

Series, cine y moda. Todo junto pero nada revuelto

Los Lunes Seriéfilos

otro blog de series

Asesino en serie

otro blog de series

otro blog de series

Quinta Temporada

otro blog de series

TV Spoiler Alert

otro blog de series

Diamantes en serie

otro blog de series

Sopranismo Ilustrado

otro blog de series

El Blog de Mon

otro blog de series

Not Penny's Blog

otro blog de series

Cien Megas

otro blog de series

Cartas desde Invernalia

otro blog de series

El Club Silencio

otro blog de series

Capítulos en FF

otro blog de series

A %d blogueros les gusta esto: